Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

68. VIVIR, 1952 (FILMOTERAPIA, 100 PELÍCULAS INSPIRADORAS)

«Watanabe, es usted un hombre maravilloso. Me impresiona su espíritu de rebeldía. Ha sido hasta ahora un esclavo de la vida y ahora está intentando convertirse en su amo, porque gozar la vida es el deber del hombre; malgastar la vida es una profanación de Dios.»  (Vivir/Ikiru)


Vivir

Ikiru


1952 – Japón – 143 min. – Drama


DIRECCIÓN: Akira Kurosawa

REPARTO: Takashi Shimura, Nobuo Kaneko, Kyôko Seki, Makoto Kobori, Kumeko Urabe, Yoshie Minami, Miki Odagiri, Kamatari Fujiwara


El señor Kanji Watanabe es un viejo funcionario público en el Japón de la posguerra. Un narrador omnisciente nos describe el oscuro futuro del protagonista incluso desde el comienzo de la historia, pues Watanabe tiene cáncer de estómago y pronto morirá. Sin embargo, esta noticia puede trastocar sus prioridades y cambiar su actitud ante la vida.


CLAVES FILMOTERAPÉUTICAS:

QUIÉN SOY, EL SENTIDO DE LA VIDA, ZONA DE CONFORT, LUCHAR CONTRA LA ADVERSIDAD, DUELO, CRISIS VITALES, CRECIMIENTO PERSONAL, CAMBIO, FELICIDAD VS. INFELICIDAD, ÉXITO VS. FRACASO, LOS “DEBERÍA”, GANAS DE VIVIR


Watanabe es alguien que vive una existencia superflua, vacía, sin rumbo. Viudo desde hace unos veinte años, ha vivido durante este tiempo centrado en su trabajo y en criar a su hijo. Un día descubre que tiene un cáncer de estómago y que solamente le quedan seis meses de vida.

Esa noticia es el punto de partida de su camino de transformación personal. En este film Kurosawa nos presenta una aparente paradoja: una mayor conciencia de nuestra mortalidad nos puede llevar a vivir una vida más plena y más auténtica. El protagonista inicia un viaje personal de búsqueda y aceptación. Un viaje que le llevará a enfrentarse a numerosas etapas transformadoras con la ayuda de dos “vulgares” mentores: un escritor anónimo de novelas baratas y Toyo, una joven que acaba de dejar su empleo en una oficina para trabajar en una fábrica de juguetes.

En un primer momento el mediocre escritor le mostrará una vida hedonista y llena de placeres superfluos. Desde su nueva situación, Watanabe aprenderá lo importante que es disfrutar la vida al máximo. La joven Toyo, más tarde, le enseñará su vitalidad y su humanidad, e inspirará a Watanabe a buscar nuevas metas a través de un altruismo desinteresado.

Estos dos personajes le ayudarán a reflexionar sobre el sentido de la vida y a descubrir sus fortalezas psicológicas: valor, sentido del humor o gratitud. También, a través de estas breves relaciones, Watanabe aliviará su sufrimiento y su soledad, comenzando a soportar lo insoportable. Llegará un momento en que ya esté listo para su cambio vital, pues todas aquellas actitudes erróneas que llevaba consigo desde hacía demasiados años se desmoronan y, por fin, se siente libre de elegir su vida.

A pesar de su futuro oscuro, Watanabe se da cuenta de que todavía tiene la libertad de elegir su presente, un destino que dará un sentido a su vida y que conllevará una profunda conexión con los demás. Por ello vuelve a su trabajo en busca de esta meta y comienza a luchar por el proyecto de una asociación de mujeres para drenar una zona pantanosa y construir un parque infantil. Comienza a vivir, tiene un objetivo y está lleno de energía, rebosa tanta voluntad que es capaz de enfrentarse y derribar los inmóviles mecanismos de la burocracia o las amenazas de la mafia.

Por fin es libre en su vida, ha tenido que morir para vivir, para habitar su presente. Como dice Eckhart Tolle en El poder del ahora:“No te responsabilizas definitivamente de la vida hasta que te responsabilizas de este momento, del ahora. Esto se debe a que en el ahora es el único lugar donde se halla la vida”.

Obra maestra del cine, Vivir es una película que nos conmueve y que nos eleva. Un estudio de los años ochenta demostró que las personas que habían visto esta película tenían una reducción significativa del miedo a la muerte en comparación con aquellas que no la habían visto. La razón es evidente, Vivir es una de las películas más inspiradoras de la historia del cine. Se trata de un canto a la vida y a la muerte que, además, nos enseña a vivir nuestro presente, pues siempre podemos transformarnos y crecer como personas. Porque, como bien aprende Watanabe, siempre podemos llegar a ser felices incluso ante la cercanía de nuestra muerte.


FORTALEZAS PSICOLÓGICAS

#GENEROSIDAD #SABIDURÍA, INTEGRIDAD #VALENTÍA #PERSISTENCIA
#CIVISMO #ESPIRITUALIDAD #MENTE ABIERTA



Otras partes del Libro

Índice de películas

Prólogo María Guerra 

Prólogo Ana Férnandez

Introducción

Anexo:Claves filmoterapeuticas y fortalezas psicológicas


Categoría: Psicología a través del cine

Etiquetas: El libro de Filmoterapia

Etiquetas de cine: Análisis película, El libro de Filmoterapia

Más artículos de la misma categoría

67. ANTES DEL AMANECER, 1995 (FILMOTERAPIA, 100 PELÍCULAS INSPIRADORAS)

«La mayoría de la gente huye del conflicto cuando, para mí, muchas cosas buenas surgen del conflicto.»  (Céline en Antes del amanecer) Antes del amanecer Before Sunset 1995 – EE. UU. – 101 […]

69. HOTEL RWANDA, 2004 (FILMOTERAPIA, 100 PELÍCULAS INSPIRADORAS)

Hotel Rwanda Hotel Rwanda 2004 – Reino Unido – 110 min. – Drama DIRECCIÓN: Terry George REPARTO: Don Cheadle, Sophie Okonedo, Desmond Dube, Hakeem Kae-Kazim, Nick Nolte, Joaquin Phoenix, Cara Seymour, Fana Mokoena, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *