Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

14 prácticas para vencer el miedo a volar

miedo-volar1

Uno de cada tres pasajeros tienen miedo a volar. Es cierto que este miedo varía mucho en cada persona respecto a su nivel de intensidad, desde quienes aguantan el viaje con un esfuerzo considerable hasta los que les resulta imposible pisar hasta un aeropuerto. Aún así la proporción es muy alta y genera bastante malestar a muchas personas, por eso esta semana queremos porponer 14 puntos muy prácticos que nos pueden ayudar a vencer el miedo a volar o al menos no pasarlo tan mal en el próximo vuelo.

Nuestro punto de partida es un video muy creativo de New Zealand Airlines en donde se explica a apartir de las películas del Hobbit y El señor de los anillos, las medidas de seguridad del avión como ponerse el cinturón y esas cosas ( la segunda parte está al final del post). Un video que nos gusta mucho porque es tan divertido y relajante que nos quita bastante ansiedad y miedo a volar. Espero que os aporte y o guste nuestras prácticas para un viaje cómodo y reconfortante.

14 prácticas para vencer el miedo a volar

1. Acepta el problema y busca ayuda profesional

Esta es la práctica más eficaz y sólida de todas las que vamos a proponer. A mucha gente le cuesta admitir que su miedo a volar es un problema debido que lo consideran una debilidad o ni siquiera son conscientes de ello. Al acudir a una terapia psicológica se pueden aprender de manera muy sólida una serie de recursos y herramientas (muchas las comentaremos hoy en el post) y practicar con la ayuda y supervisión de un profesional.

2. Aprende a percibir tu ansiedad como algo natural

Saber como que significa esta emoción y como funciona es un recurso fundamental para poder saber afrontarla. Os dejamos a continuación dos posts muy interesantes sobre este tema que puede ayudarte a entender esta emoción:

– Los beneficios de la ansiedad
– 16 principios básicos para el manejo del estrés

3. Dale a la fobia un nombre

Averiguar que es lo que desencadena nuestro miedo es un importante primer paso para gestionar la ansiedad que nos genera el avión. Creemos que todos los miedos a volar son la misma cosa pero diferentes aspectos de un vuelo pueden desencadenar diferentes miedos dependiendo de cada persona. Una persona puede tener miedo de las turbulencias y sentirse nervioso durante un despegue, otra tener fobia a los gérmenes y agobiarse por la propagación de gérmenes en un espacio tan confinado o una tercera puede tener miedo a que debido a la ansiedad tenga ganas de vomitar. Según Martin N. Seif,, psicólogo clínico y director del programa de tratamiento de la de Ansiedad y Fobia a volar en White Plañís (Nueva Cork) «El denominador común de más de 90 por ciento de los fóbicos de vuelo es el temor a sentirse abrumados por la ansiedad durante el vuelo». Conocer el mecanismo de nuestro medo nos ayuda a reconocer que nuestra fobia no es racional. Aquí os dejamos a continuación algunas de las causas más típicas en el miedo a volar:

• un miedo de espacios cerrados (claustrofobia), como la cabina de un avión
• un miedo de alturas (acrofobia)
• sensación de no tener el control
• un miedo de tener ataques de pánico en ciertos lugares, donde el escape sería difícil o embarazoso (agorafobia)
• un miedo de la piratería aérea
• un miedo de turbulencia
• un miedo de volar encima de agua o volar durante la noche
• un miedo de un accidente que resultará en la herida o la muerte

4. Familiarízate con todos lo elementos del avión

Si estamos a punto de aterrizar y el avión está sacudiéndose de tal manera que parece que las dos ruedas están a punto de caerse, ¿es el momento de entrar en pánico? La respuesta es definitivamente no, lo que está ocurriendo en ese momento es que el equipaje de mano y las tablas del respaldo se están moviendo ligeramente (al igual que lo hacen cada vez que el avión despega). A veces todo lo que se necesita para combatir la ansiedad es un poco de información. Por ejemplo, puedes leer y familiariazarte sobre los movimientos y ruidos típicos que pueden ocurrir durante un vuelo (Ehotels.com tiene una lista de común de los sonidos de un vuelo)
O por ejemplo las turbulencias, una parte perfectamente normal de volar y que ocurre cuando el avión se encuentra con patrones climáticos normales, como las corrientes de aire o las nubes. Existe una aplicación, el Turbcast (diseñado por un piloto) y que analiza los patrones climáticos como si fuésemos un piloto, ojeando factores como las bolsas de aire y tormentas eléctricas que suelen causar las turbulencias.

También ayuda comprender hasta qué nivel extremo de rigurosidad son las medidas de seguridad en los aviones. Nuestra ansiedad se alimenta de los famosos » ¿y si? » un tipo de pensamiento catastróficos que nos hace anticiparnos de manera muy negativa al futuro al centrarnos en problemas irreales. Una vez que nos llenamos de conocimientos bien fundados, nuestros pensamientos «Y si” estarán limitados por los hechos más objetivos, racionales y realistas.

thehobbit

5. Lleva contigo una foto de tu destino (y visualízate)

Visualizar nuestro destino en vez de imaginarnos a nosotros mismos (y anticipar nuestros síntomas) puede ser un poderoso antídoto contra la ansiedad y puede ayudar a evitar que nos centremos en aquello negativo que pueda ocurrir. Podemos hacerlo con o sin una foto, pero tener una imagen física para referirnos a nuestra meta (ya sea una foto del móvil o una postal) puede ayudar a mantener centrada a nuestra mente en algo positivo. Según el capitán Steve Allright , responsable del programa de la British Airways ‘Volando con Confianza», otro método muy poderoso es el de «imaginarnos en un lugar seguro, en algún lugar que nos sentamos cómodos y seguros. Nuestro dormitorio, tal vez, o en una playa. Cerrar los ojos, imaginarnos allí y poco a poco relajarnos.» La idea es dejar de pensar en esas pequeñas (y negativas) cosas que hacen que tengamos miedo a volar y centarnos en los aspectos positivos de nuestro viaje.

practicas -miedo-volar6. Evita los excesos

Comer mucho, los estimulantes (por ejemplo el café) y el alcohol pueden ser unos enemigos muy potentes en nuestro viaje. Es cierto que una copita de vino ayuda a relajarse, pero la línea es delicada (sobre todo cuando uno tiene ansiedad) y el exceso de alcohol puede generar pensamientos negativos y difíciles de controlar, además nos deshidrata llegando a resultar perjudicial cuando se trata de vuelos de larga duración.
Se aconseja también que la comida tampoco sea copiosa (ni comer muy rápido a causa del estrés) pues las molestias gastrointestinales podrían desencadenar también la ansiedad. ¿Y el café?..Pues más de los mismo, estoy nervioso porque voy a volar, no duermo bien entonces tomo litros de café y entro al avión con una ansiedad de caballo.
En su lugar de todo esto, podemos optar por llevar con nosotros una botellita de agua y tomar una comida ligera antes del vuelo, o llevar con nosotros un refrigerio ligero como palitos de zanahoria, nueces, o una manzana para quitar el gusanillo.

7. Lleva un libro que ya hayas empezado o una serie de televisión a la que estés enganchado

Una manera muy eficaz de afrontar el miedo a volar son los distractores, o dicho de otra manera, maneras de ayudar al cerebro a dejar de focalizarse en los elementos negativos del viaje. Las compañías aéreas proporcionan pequeñas comodidades como pequeños televisores, canales de música y revistas para ayudarnos a distraer la atención de los ruidos y movimientos durante el vuelo y que nos ayudan a sentirnos un poco más como en casa en vez de un lugar en un lugar extraño. Una de las mejores maneras de distraerse durante un vuelo es llevar un libro que ya hayas comenzado, una película que tengas muchas de ver o esa serie a la que estás tan enganchad. Además hoy en día los móviles o tabletas nos permiten llevar una cantidad amplia de recursos para escuchar nuestra música favorita y/o relajante, ponernos una aplicación del móvil para relajarnos, o jugar a nuestro juego favorito. Si os dais cuenta tenemos muchos distractores que si llevamos con nosotros en el viaje nos pueden servir de gran ayuda.

(Ya que estamos con El señor de los anillos, que mejor que ponernos a ver esta parte tan bonta y relajante de la trilogía… y si no te apetece pues un libro, un comic, un podcast…)

8. Si puedes habla de tu miedo con alguien

Una buena idea es dejar que los demás sepan que no lo pasas muy bien con eso de volar (puedes hablar con el piloto brevemente mientras te subes al avión o recibir atención extra de los asistentes de vuelo durante el vuelo). Si vas a viajar con amigos o miembros de la familia, hablar con ellos acerca de lo que te hace estar nervioso puede ayudar a aliviar la tensión, pero también es muy importante que eligas tu hasta que `puto tienes ganas de habla. A veces, el hecho de saber que otros están disponibles para ayudarte en caso de que aparezca la ansiedad es suficiente para ayudar a mantener esa ansiedad bajo control.

9. Respira hondo (un poquito de respiración diafragmática nunca sienta mal)

La respiración profunda es muy importante durante el despegue y otros puntos durante el vuelo en los que experimentes ansiedad. Es cierto que si estamos nerviosos no nos vamos a poner a respirar como si estuviésemos en una playa tumbados en una hamaca pero si hacemos aunque sea un par de respiraciones profundamente, desencadenaremos una respuesta calmante en nuestro cuerpo y puede ayudar a prevenir un aumento de nuestra ansiedad. Trata de mantener una postura relajada, y recuerda que existen muchas aplicaciones para móvil con guías de respiración (y si no te las grabas de Internet en el móvil) que pueden ayudarte mucho en esa situación. Te pones los cascos y te dejas guiar por la relajación guiada, suele funcionar bastante bien.

(Aquí te dejamos un ejemplo de relajación guiada, pero tu puedes buscar aquella que te sirva y que se adapte a tus gustos)


10. Siéntete cómodo

La comodidad es un elemento muy importante cuando viajamos en avión. Elije ropa ligera y cómoda, que te permita moverte libremente y no obstaculice la circulación sanguínea. Es bueno también levantarse de vez en cuando si el vuelo es muy largo, para mover un poco los brazos y las piernas.

11. Trabaja tus pensamientos negativos

Según como interpretes el vuelo generarás emcoiones positivas o negativas y eso te da bastante capacidad para controlar y gestionar lo que sientes. Te proponemos tres posts que hicimos en en blog muy interesantes que pueden yudarte a trabajar los pensamientos irracionales que tanto daño te está haciendo cuando vuelas:

– El ABC de nuestras emociones ( y de nuestra felicidad)
– Como trabajar (y mejorar) nuestra actitud ante la vida
– Los “debería”, los obstáculos más grandes de nuestra vida

 

12. Lleva contigo instrucciones positivas (autoafirmaciones)

Si te cuesta distraerse, trata de decirte frases relajantes o que te den seguridad.Llévalas contigo apuntadas en un libreta o en el móvil y repítelas hasta que notes que la ansiedad va disminuyendo.También si quieres puedes llevar contigo estos 14 puntos del blog, porque el hecho de saber que las tenemos a mano ya relajan. Aquí te dejamos algunas autoafirmaciones típicas  referidas a la ansiedad:

«La ansiedad NO es peligrosa, sólo es incómoda. He aguantado sensaciones como ésta y peores antes.»
«Hago tres o cuatro respiraciones diafragmáticas relajadas y luego me distraigo.»
«Examino mi lista de habilidades y recursos para salir adelante y las utilizo.»
«No es necesario combatir lo que estoy sintiendo. Aun cuando resulte molesto, no es más que adrenalina y se pasará.»
«Estas sensaciones no son más que viejas pautas de hábito. Las he practicado durante tantos años, que no existe ninguna razón para que me sorprenda cuando reaparecen ocasionalmente. Finalmente desaparecerán. Ahora, haré un par de respiraciones diafragmáticas, relajadas, y me centraré en lo que necesito hacer aquí y ahora.»

«Cada vez que me vea un poco ansioso es una muy buena una oportunidad para practicar el uso de mis habilidades.»
«Respiro profundo, cierro los ojos y pienso en mi destino, en todo aquello maravilloso que me espera»

13. Llega a tiempo al aeropuerto

Es importante ir con tiempo al aeropuerto. Las prisas junto con el temor a perder el avión pueden generar estrés incluso antes de llegar al aeropuerto. Por eso es recomendable salir de casa con tiempo suficiente para poder llegar tranquilamente y poder relajarse.
Recuerda que si no puedes llegar a tiempo al aeropuerto, no te preocupes, tienes muchos recursos más que te van a ayudar igual de bien.

14. Lleva contigo algún relajante, pero sólo utilízalo como último recurso

Algunos médicos prescriben ansiolíticos para afrontar el miedo a volar, un recurso que sin duda relaja pero es muy importante llevarlo como una opción de “ultimo recurso”. Esta visión del ansiolítico como recurso de mergncia nos tranquilizará en todo momento y puede que ni siquiera lo usemos finalmente. Cuando sientas que la ansiedad se acerca, puedes también empezar por el empleo de un relajante leve, como una manzanilla o una tila. De esta manera estarás tomando algo que solemos también asociar con la relajación y puede tener gratos efectos secundarios.

Por Jaime Burque

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Ansiedad, Relajación, Vencer miedos

Etiquetas de cine: Especiales

Más artículos de la misma categoría

16 principios básicos para el manejo del estrés

Nuestro ritmo de vida actual es muy propicio a sentirnos bombardeados por preocupaciones, agendas excesivamente llenas o problemas constantes que pueden generar unos niveles de ansiedad demasiado altos. Una situación esta que a […]

¿Eres un perfeccionista o un optimalista en la vida?

«Creo que el perfeccionismo está basado en la creencia obsesiva de que si corres con suficiente cuidado, pisando cada escalón perfectamente, no tendrás que morir. Lo cierto es que morirás de todos modos […]

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *