Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Mademoiselle Chambon (Stéphane Brizé, 2009)

Mademoiselle Chambon. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

«Poéticamente silenciosa, ligera en su cálido humor cotidiano francés, con un majestuoso uso de la transición entre escenas» (Fausto Fernández: Fotogramas)

Esta semana , nuestro colaborador Oscar Blanco nos propone una excelente crítica de la película francesa Mademoiselle Chambon, una hermosa historia de amor, genialmente llena de silencios, cálida, emotiva. Que la disfruteis.

“Mademoiselle Chambon”

Dirección: Stéphane Brizé.

País: Francia.

Año: 2009.

Duración: 101 min.

Género: Drama, romance.

Interpretación: Vincent Lindon (Jean), Sandrine Kiberlain (Verónique Chambon), Aure Atika (Anne-Marie), Jean-Marc Thibault (padre de Jean), Arthur Le Houérou (Jérémy), Bruno Lochet. Guion: Stéphane Brizé y Florence Vignon; basado en la novela de Eric Holder. Producción: Milena Poylo y Gilles Sacuto.

Estreno en Francia: 14 Octubre 2009. Estreno en España: 25 Marzo 2011. Apta para todos los públicos.

Sinopsis: Ella, una profesora recién llegada al pueblo. Él, un albañil tranquilo con una rutina plácida. Conocerse y desbaratar sus respectivas vidas fue todo uno.

Comentario:

Hay dos actitudes claras cuando uno se enfrenta a la tarea de comerse un yogur. Imaginemos la tarea con un yogur griego con pedacitos de stracciatella. La actitud ansiosa, con tres cucharadas y los carrillos llenos, el yogur se deglute y desaparece en el buche. O la parsimoniosa, la que lleva tiempo, manteniendo un extraño ritual personal: abrir la tapa con lentitud, comprobar cuánto yogur queda en el reverso, recoger el contenido con la mitad de la cuchara, escuchar crujir la stracciatella entre los dientes, saborear cada cremoso gramo, rebañar bien el envase con la cuchara o con la lengua hasta donde uno llegue, y suspirar por que se ha ido ese momento y nos ha dejado cientos de calorías tan innecesarias como placenteras.

“Mademoiselle Chambon” puede ser visualizada de ambas maneras, pero, obviamente, se le quita mucho más rendimiento con la actitud parsimoniosa. En resumen, la película es la historia de un adulterio. Personas normales, con vidas normales, casi anodinas, que bruscamente caen en un torrente de pasiones más o menos desatadas. Y hasta aquí el comentario más obvio.

Mi comentario va en otro sentido: si no existiera el adulterio, habría que inventarlo para que pudiesen hacer esta película. “Mademoiselle Chambon” es capaz de mostrar que con cualquier micro detalle se puede emitir ese mensaje del amor traicionado o casi cualquier otro mensaje. Con “nano-detalles” tan pequeños como el permitir pasar el tiempo en compañía de “la otra persona” se prueba que se están cometiendo tantos adulterios como décimas de segundo transcurren en ese acto.

El filme está lleno de silencios, miradas, respiros, que crujen súbitamente entre los dientes del espectador como la stracciatella, dándo más sabor si cabe. El filme rebosa de cremosas esperas, de silencios incómodos, de falta de excusas para verse de nuevo, de amantes que no saben que son amantes, del callejón sin salida que supone tomar según qué decisiones y de lo fácil que es sentirse identificado con sus protagonistas, con el entorno y con la vida que llevan.

Olvídense de amantes despechados, de persecuciones en coche, de agresiones físicas, insultos proferidos por la pareja que descubre la cornamenta y amores que acaban en sangre. ”Mademoiselle Chambon” es sencilla, lógica, natural y soberbia, como la nariz de su actriz. Yo no cambiaría ni un ápice de ambas.

¿Y por qué se pueden llegar a estas situaciones? Sólo me viene a la memoria una canción del malogrado Juan Antonio Canta, la “Balada del Adúltero” cuando dice: “Reíamos, como tú y yo al principio, antes de que compráramos pisito.”

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Amor, Desamor, Enamoramiento

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine francés, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

Películas que inspiran: Algo en Común (Zach Braff, 2004)

10 años después de abandonar su casa natal en Nueva Jersey, Andrew Largeman (Zach Braff) debe volver para asistir al funeral de su madre. Allí remueve su pasado y y conoce una chica, Samantha […]

Discapacidad y superación a través del cine

La película Intocable es una maravillosa película llena de calidad, sensaciones y mucha energía vital  que usaremos como genial excusa para hablar de varias fortalezas psicológicas a través de la discapacidad física en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *