Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Aprendiendo asertividad. Capítulo 2 (Características de las personas asertivas)

Como ya hemos dicho en el capítulo anterior no todo el mundo saca un 10 en asertividad ni en todos los campos de su vida. Por eso es muy importante apuntar que las 16 características de alguien asertivo que veremos esta semana son una visión ideal de la asertividad (que se puede llegar a conseguir). Pero la realidad es que no somos robots y  a veces tenemos malas épocas, en algunas áreas de nuestra vida somos más inseguros y  con algunas relaciones gritamos y nos enfadamos más de lo que deberíamos. Es muy difícil encontrar a alguien 100% asertivo en todas las áreas de su vida, porque mucha gente es muy asertiva con sus hijos pero no lo es con sus jefes. O es muy asertiva con sus amistades y en grupos pero justo con su pareja cambia de estilo completamente. El objetivo por lo tanto es ser conscientes de las cualidades de una persona asertiva, aprenderlas e incluso aprender de aquellas áreas en las que somos asertivos y aplicarlas a aquellas que no lo somos tanto.

Algunos ejemplo de asertividad en nuestro día a día

Antes de empezar a definir la asertividad aquí os dejo algunos ejemplos muy típicos (y que seguramente todos hemos vivido alguna vez) de acciones asertivas en nuestro día a día. Ya solo con leerlos nos podemos hacer una idea de lo que significa (y como andamos nosotros de asertividad).  Además a lo largo del artículo veremos a tres personajes que nos enseñarán ejemplos muy prácticos sobre el tema.

“Saber cortar la típica llamada publicitaria insistente y pesada”
“Saber decir a la persona que te gusta que le invita a cenar, o te gusta, o que quieres algo más”
“Saber quejarte en un restaurante si la comida está mal e incluso saber pedir el libro de reclamaciones”
“Participar y dar tu opinión en un nuevo grupo que no conoces”
“Ir por la calle y saber decir que NO a alguien de una ONG que te insiste en hacerte socio”
“Decirle que NO a un amigo que te propone un plan sin necesidad de justificarte o mentir”
“Saber hacerte escuchar en una reunión de trabajo”
“Pedirle aclaraciones a alguien que está hablando mal de ti”
“Saber decirle a alguien que no te conoce que no es quien para decirte como educar a tus hijos
“Decirle a tu pareja que hay cosas de la relación que no te gusta”
“Comentarle a tu jefe que estás trabajando más horas de las que te corresponden”
“Saber dejar una relación”
“Ponerle límites a alguien que se está metiendo contigo o que te está haciendo una crítica extrema”
“Saber llevar una queja o una crítica que te hagan”
“Ponerle límites a alguien que te está acosando”
“Decirle a alguien que se ha colado en la fila del supermercado que vas tu antes”
“Gestionar un conflicto de intereses”
“Quejarte al carpintero de que no está cumpliendo los plazo que te prometió”
“Pedir un aumento de sueldo en el trabajo”
“Saber gestionar a clientes que se sobrepasan”
“Decirle que NO a alguien que te pide dinero (o pedirle el dinero que te debe)”
“Saber hacer una crítica a alguien”
“Estar en un grupo de conocidos y saber expresar tu desacuerdo con la opinión de otra persona”
“Ser un trabajador autónomo, estar hasta arriba de trabajo y saber decir que NO a posibles nuevos clientes”

(En la película 12 Hombres sin Piedad podemos ver a un Henry Fonda que cumple a lo largo de la historia todas las características de la asertividad. Muy recomendable)

 

16 características de las personas asertivas

1. Las personas asertivas se respetan a sí mismos (y a los demás).

Y eso lo hacen conociendo sus propios derechos y defendiéndolos continuamente. También conocen y respetan los derechos asertivos de los demás.
¿Y qué son los Derechos Asertivos? Son aquellos derechos que los seres humanos asumimos y tenemos por el sólo hecho de ser ser personas. Son derechos que defienden nuestras propias necesidades y afirman nuestras aspiraciones frente a las exigencias de los demás. Así de primeras parece algo obvio esto de los derechos asertivos, pero muchas veces lo olvidamos a costa de nuestra autoestima. Estos derechos sirven para nosotros pero también para los demás, por eso nos sirven para considerarnos a la misma altura que todos los demás. Todo un verdadero equilibrio en las relaciones que nos puede aportar muchas cosas a nivel comunicacional. Veamos a continuación cuales son estos derechos:

1.Tienes derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
2.Tienes derecho a equivocarte y a hacerte responsable de tus propios errores.
3.Tienes derecho a tener tus propios valores y opiniones.
4.Tienes derecho a tener tus propias necesidades y que éstas sean tan importantes como las de los demás.
5.Tienes derecho a ser uno el único juez de ti mismo, a experimentar y a expresar los propios sentimientos.
6.Tienes derecho a cambiar de opinión, idea o línea de acción.
7.Tienes derecho a protestar cuando te tratan de una manera injusta.
8.Tienes derecho a cambiar lo que no nos es satisfactorio.
9.Tienes derecho a detenerte y pensar antes de actuar.
10.Tienes derecho a pedir lo que quieres o necesitas( y la otra persona tiene derecho a decirte que NO)
11.Tienes derecho a ser independiente.
12.Tienes derecho a decidir qué hacer con tu propio cuerpo y con el propio tiempo y las propias propiedades.
13.Tienes derecho a hacer menos de lo que humanamente se es capaz de hacer.
14.Tienes derecho a ignorar los consejos de los demás.
15.Tienes derecho a rechazar peticiones sin sentirte culpable o egoísta.
16.Tienes derecho a estar solo aún cuando los demás deseen tu compañía.
17.Tienes derecho a no justificarte ante los demás.
18.Tienes derecho a decidir si quieres o no responsabilizarte de los problemas de otros.
19.Tienes derecho a no anticiparte a las necesidades y deseos de los demás.
20.Tienes derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
21.Tienes derecho a elegir entre responder o no hacerlo.
22.Tienes derecho a hacer cualquier cosa mientras no se violen los derechos de otra persona.
23.Tienes derecho a sentir y expresar el dolor.
24.Tienes derecho a hablar sobre un problema con la persona implicada y en los casos límites en los que los derechos de cada uno no están del todo claro, llegar a un compromiso viable.
25.Tienes derecho a escoger no comportarte de una forma asertiva.

2. Autoestima

Poseen una alta y sana autoestima. Reconocen sus cualidades, aceptan sus puntos débiles, se metas metas realistas y saben que las pueden conseguir…y sobre todo no se consideran ni inferiores ni superiores a los demás.

3. Proactividad

Poseen una actitud ante la vida muy proactiva y eficaz. Ante un problema en la relación no se quedan enquistados en él, buscan las mejores alternativas posibles. Este tipo de personas no suelen tener “suciedades en las gafas” y no suelen caer en victimismo, perfeccionismos, necesidad de aprobación o “deberías”.

4. Tienen una buena brújula personal.

Poseen una serie de valores sólidos y metas claras. De convicciones fuertes pero flexibles. Son valientes y persistentes. Saben muy bien lo que quieren, hacia dónde van, qué es lo importante en su vida. Y si tienen alguna duda comprensible sobre sus metas o tienen miedo a reconocerlo y aprender de los demás

5. Suelen tener relaciones basadas en la filosofía de “Ganar- Ganar.”

Es decir, en las relaciones con los demás no van a «ganar a toda costa», sino a «llegar a un acuerdo».
El «Ganar/ganar» en las relaciones busca el beneficio mutuo y que ganen las dos partes. Es una tercera vía (diferente al ganar-perder y el perder-ganar que vimos en el capítulo anterior) que siempre es la mejor y que ayuda poderosamente a encontrar el equilibrio en las relaciones humanas conservando el sentido de bien común y equidad. Como dice Stephen Covey «Ganar- ganar consiste en creer en una tercera alternativa, ni su manera ni la mía sino en una manera mejor.»
Pero llegar hasta aquí no es fácil, necesitamos de la suficiente seguridad personal, flexibilidad y coraje para poder permitir que el otro gane sin nosotros perder y esto es complicado con algunas personas en las relaciones afectivas, comerciales, políticas o familiares. Debemos estar muy fuertes, tener mucha perspectiva y saber lo que queremos para poder negociar y llegar al consenso.
Según Javier Linares, las personas que tienen claro que hay que buscar relaciones ganar/ganar son personas que practican lo siguiente:

  • Buscan el beneficio mutuo. Son cooperativos creativos, no competitivos destructivos.
  • Escuchan más, dedican más tiempo a la comunicación en cantidad y calidad.
  • Demuestran acciones consistentes que convencen a la gente.
  • Se han ganado una buena reputación de honestidad, integridad y lealtad.
  • Sus acciones son consistentes con su conducta, sus decisiones y su posición.
  • Creen lo mejor de las otras personas.
  • Revelan, ayudan a los demás a entender su posición, su conducta y sus decisiones.
  • Comunican expectativas claras.
  • Buscan otras ideas y escuchan con empatía.
  • Son exactos, oportunos y honestos en la comunicación.
  • Tratan a la gente con respeto y responden a las necesidades de los demás.
  • Se enfocan en lo positivo, pero proporcionan retroalimentación constructiva sobre las áreas de mejora.

Pero como dijimos llegar a un Ganar-Ganar no es siempre fácil, las personas asertivas en ocasiones se pueden encontrar personas que solo piensan en ganar a toda costa y que no están dispuestas a ceder debido a que son agresivas, egoístas o intolerantes. Por ejemplo, imagínate que tu jefe quiere que te encargues de una serie de proyectos que no son de tu área y tu lo consideras una demanda excesiva por su parte ya que te pueden consumir un tiempo que no tienes. Después de intentar negociar alternativas ves que es imposible llegar a algún acuerdo porque es incapaz de ceder. En este tipo de ocasiones la persona asertiva, tras intentar buscar todas las soluciones posibles, es capaz de plantarse y proponer “una solución en donde todos ganen o no hay acuerdo”. En este tipo de situaciones complicadas las personas asertivas son capaces de plantear a una expresión superior del paradigma ganar/ganar, el «ganar/ganar o no hay trato».


No hay trato significa que, si no podemos encontrar una solución que beneficie a ambas partes, coincidiremos en disentir de común acuerdo: no hay trato. El caso de tu jefe sería plantearle que o se llega a una alternativa o no hay trato. En eso consiste en poner límites, le estás diciendo a la otra persona: “Yo no acepto tu visión, ni vamos a emprender juntos una tarea en donde yo salgo perdiendo, porque es ob­vio que nuestros valores o nuestras metas van en direcciones opues­tas. Es mucho mejor comprenderlo desde el principio, y no más ade­lante, cuando las expectativas creadas lleven a la desilusión de todas las partes.”

(En Coach Carter, Samuel L. Jackson tendrá que ser capaz de gestionar un «Ganar/Ganar o no hay trato» con un equipo muy conflictivo de baloncesto. Un muy buen ejemplo de asertividad en todas sus vertientes.)

6. Inteligencia emocional

Son muy conscientes de sus emociones, las comprenden y saben expresarlas (tanto las positivas como las negativas). También tienen una alta sensación de control emocional. En este sentido poseen un alto grado de inteligencia emocional a nivel intrapersonal e interpersonal.

7. Siempre centrado en las alternativas

Poseen un enfoque de solución de problemas. Cuando existe un problema que le parezca debe ser modificado, lo plantean a la otra persona de la mejor manera posible, explican su postura y finalmente plantean las posibles soluciones. No se atascan en los problemas ni los personalizan porque están muy entrenados en plantear alternativas y opciones.

8. Límites claros y acordes a cada situación

Saben poner límites y defenderse sin caer en la agresión. Saben decir NO y saben aclarar equívocos cuando es necesario (haciendo sentir al otro respetado y valorado)

9. Expresan sus opiniones

Son honestos y capaces de compartir sus opiniones, gustos, preferencias o intereses. Manifiesta su propia postura ante un tema, petición, demanda. Si no entienden algo preguntan. Y si discrepan con la otra persona lo hacen de manera abierta y natural.

10. Buena gestión del enfado

Saben enfadarse. Las personas asertivas suelen hablar con calma y serenidad ante los conflictos y actúan de manera muy natural pero si alguien les ataca son capaces de ponerle límites serios, frenarle o desarmarle. No se dejan llevar por odios ni rencores porque saben que eso les vuelve más débiles y reactivos. En este sentido saben usar de manera eficaz la emoción del enfado.

(Julia Roberts nos muestra como poner límites en esta escena y nos enseña cómo la asertividad nos puede servir para conseguir nuestras metas, en la película Erin Brockovich)

11. Adaptativos y estratégicos

Saben adaptarse a cada momento y situación. Y por lo tanto saben ajustar su estilo a cada momento, no de manera reactiva y miedosa como haría un pasivo. Lo hacen como estrategia, sin reaccionar y con una sana distancia emocional.

12. Buena comunicación

Funcionan muy bien en la parte de más de expresar de la comunicación. Saben hacerse escuchar y tienen unas altas habilidades a nivel comunicación

13. Saben pedir

Saben pedir de manera natural, ya sea algo que necesiten, un favor, dinero, cariño o tiempo. Lo hacen tranquilamente y sin miedo porque entre otras cosas saben que al igual que ellos tienen derecho a pedir, los demás tienen todo el derecho a decirles NO.

14. Saben repartir responsabilidad en las relaciones

Se responsabilizan de sus propias emociones. Pero de las de nadie más, eso les hace inmune al chantaje emocional o a la culpa. Eso provoca que tampoco caigan en el victimismo o en la búsqueda de chivos expiatorios. En este sentido saben que en la comunicación la responsabilidad es compartida. Por eso son capaces de decir NO sin sentirse culpables o de decirle a alguien que no les grite sin sentirse inseguro.

15. Optimalismo

Son muy optimalistas, tienen una capacidad muy potente de aceptación. Tanto de sus errores como la de los demás. Eso les permite centrarse en un enfoque de solución de problemas de manera flexible y firme.

16. El conflicto puede ser bueno

No tienen miedo al conflicto. Es más, suelen ver el conflicto como algo constructivo y necesario. No tienen miedo a la reacción del otro, al mal rollo, a hacer daño, a fracasar, a molestar, a decepcionar…esto les da una gran autonomía personal y por lo tanto se sienten tranquilos ante un conflicto y verlo como una oportunidad. A veces pueden sentir algún miedo a una situación conflictiva pero ahí es donde aparece la valentía.

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Asertividad, Exito, Habilidades sociales, Inteligencia emocional, Motivación, Recursos psicológicos, Relaciones, Relaciones positivas

Etiquetas de cine: Especiales

Más artículos de la misma categoría

Cómo deshacerse del orgullo negativo y la soberbia

Quitarse la coraza envenenada del orgullo negativo y la soberbia no es fácil pero se puede conseguir. No es fácil porque es una emoción tramposa que nos hace creer que es la mejor […]

El síndrome de superioridad ilusoria, o cómo internet nos está haciendo cada vez más ignorantes (e intolerantes)

Recuerdo cuando yo era un adolescente y me ponía a discutir (al mejor estilo adolescente) con mi padre argumentando con una seguridad y chulería juvenil de cosas que no tenía ni idea. Después […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *