Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Vida perfecta (o cómo aprender a aceptar nuestra imperfecta vida)

Esta semana se estrena en la plataforma Movistar+ una serie que he tenido la ocasión de ver hace unas semanas en el festival de San Sebastián. “Vida perfecta” nos habla sobre la vida de tres mujeres treintañeras en plena crisis vital, tres mujeres que a lo largo de 8 capítulos tendrán que aprender a evolucionar y a crecer como personas. Al igual que en su primera película como directora (Requisitos para ser una persona normal), Leticia Dolera nos habla de un tema muy terapéutico y que hemos hablado muchas veces en Filmoterapia: El perfeccionismo (me encanta que el cartel de la serie “Vida perfecta” esté al revés). Y no nos referimos a un perfeccionismo relacionado con ser ordenado o un tiquismiquis de la limpieza, hablamos de algo que comprende muchos más elementos y que se convierte en una de las mayores fuentes de malestar psicológico hoy en día.

Vivimos en una sociedad patológicamente sobresaturada y distorsionada de cientos de perfeccionismos, de fama perfecta made in Hollywood, de metas perfectas made in Nike, de trabajos perfectos made in Apple, de belleza Instagram, de éxito Wall Street,  de sexo Pornhub, de amor Walt Disney, de felicidad Coca Cola… El perfeccionismo nos rodea y nos asfixia allá por donde nos movamos. 

“Si consigues la perfección te ganarás tu felicidad.” Este es el eslogan que resume a la cultura actual y que nos repite 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año Una trampa maquiavélica porque como decía el psicólogo Erich Fromm “Si no eres feliz con lo que eres, tampoco lo serás con lo que te falta.” La consecuencia de este eslogan imposible sólo puede ser una espiral infinita de búsqueda de un imposible que solo nos llenará de angustia, frustración, culpa o miedo y que finalmente nos arrastrará a nuestra propia infelicidad.

La sociedad actual nos habla de que podemos aprovechar cada segundo de nuestra vida cómo si fuese el último, de que podemos ser superfelices siempre que nos esforcemos, de que si queremos podemos lograr cualquier meta que nos propongamos, de que podemos ser jóvenes eternamente, de que el verdadero amor si que existe…pero la vida (afortunadamente) no es así. La vida está hecha de defectos, de obstáculos a veces insalvables, de fracasos estrepitoso, de debilidades e infelicidades. Porque la vida es imperfecta y sólo seremos felices si aceptamos que lo es.

La mayoría de los problemas psicológicos hoy en día se basan en un no aceptar la imperfección de nuestras vidas, de no aceptar la mediocridad, la injusticia, el aburrimiento,las arrugas o las metas incumplidas. Y esta maravillosa serie nos habla de todo eso, de tres vidas muy imperfectas llenas de todas estas imperfecciones y que su directora logra retratar de la manera más íntima, bella y humana posible.

Ganadora en Cannes Serie 2019 del premio a la mejor serie y premio especial de interpretación para sus tres protagonistas femeninas , “Vida perfecta” es una serie que quiero recomendar porque está llena de muchos de los ingredientes que más nos gusta en Filmoterapia. Reflexiona y rompe con mucho sentido del humor y profundidad un buen puñado de tabúes sociales relacionados con el perfeccionismo y nos regala una moraleja tan terapéutica como infrecuente hoy en día: “La imperfección si que es posible, y si logras aceptarla puedes ser muy feliz en tu vida.”

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Felicidad, Infelicidad, Metas, Perfeccionismo, Perfeccionismo vs. Optimalismo

Etiquetas de cine: Series

Más artículos de la misma categoría

Las dos caras de una misma emoción, el orgullo positivo y el orgullo negativo

¿Con qué orgullo te quedas? ¿Con el orgullo lleno de confianza y valentía que nos empuja a levantarnos ante un fracaso o con ese orgullo soberbio e inseguro que no nos deja ni siquiera […]

Cómo deshacerse del orgullo negativo y la soberbia

Quitarse la coraza envenenada del orgullo negativo y la soberbia no es fácil pero se puede conseguir. No es fácil porque es una emoción tramposa que nos hace creer que es la mejor […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *