Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

La hazaña de ser feliz (Vive Como Quieras,Frank Capra 1938)

La hazaña de ser feliz. Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueEsta semana en filmoterapia proponemos un clásico del cine americano, Vive Como Quieras, un maravilloso film dirigido por uno de los directores mas admirados en filmoterapia, Frank Capra.

Vivoleyendo traza un excelente análisis de la película, de la felicidad y de la influencia de la sociedad occidental en la visión de la vida. Una excelente crítica que esperamos que la disfruten y que animen a quien no ha visto la película a adentrarse en el mundo de Frank Capra.

(Ver el trailer de Vive como Quieras)

 

“La hazaña de ser feliz” por Vivoleyendo

Capra conoció una época dorada en la Columbia, entre las décadas de los treinta y los cuarenta. Desarrolló el lado más tierno y tragicómico y exaltó valores como la bondad, la generosidad, la sencillez y el amor. Y algo imprescindible: la persecución de la felicidad.
La sociedad estaba cada vez más acelerada, más deshumanizada, el gigante codicioso llamado ambición sembraba infelicidad por doquier. Faltaba afecto, solidaridad, el simple gesto de hacer algo por alguien sólo por el placer de inyectar un poquito de alegría. Faltaban sonrisas sinceras, el disfrute de las pequeñas cosas. Ni más ni menos que lo que viene sucediendo en estos siglos alocados y en nuestras civilizaciones hiperdesarrolladas, en duro contraste con otras subdesarrolladas, que tienen en común el arrastrar un remolque saturado de desgraciados, olvidados, anónimos y frustrados.
Una obra de teatro (y Capra llegaría a especializarse a veces en obtener guiones basados en obras teatrales) sirvió de excelente base para una de las más brillantes comedias de la historia: “You can’t take it with you”, de George S. Kaufman y Moss Hart, que ganó el Premio Pulitzer en 1937.
En contraposición a la realidad del sueño americano (que por muy bonito que quisiera pintar el panorama en la teoría, en la práctica contribuía a gestar una sociedad competitiva y materialista), la exitosa obra cómica, y el guión adaptado para Capra, plantean un alejamiento radical de dicho sueño engañoso.

La hazaña de ser feliz (Vive Como Quieras, Frank Capra 1938) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Se contraponen dos mundos paralelos y opuestos: el opulento, snob, aburrido y rapaz de los altos burgueses sumergidos en un feroz sistema capitalista, y el sencillo, entrañable, distendido y divertido de una clase media para la que el dinero es un factor de escasa importancia, sustituyéndolo por la riqueza de espíritu. Los económicamente ricos son al final los más pobres de todos, porque se agarran a un espejismo que sólo devuelve vacío y soledad. Y por el contrario, los económicamente pobres son los que poseen más abundancia, en amor, amistad y felicidad. Un seguro para llegar a la plenitud.
A. P. Kirby es un aguerrido empresario de altura, dueño de empresas muy poderosas y un buitre que acosa a las presas hasta hacerse con lo que desea, que es tener más. Pero en sus planes devoradores se clava una espina muy molesta: un vecino insignificante, Vanderhof, se niega a vender su casa, cuyo terreno serviría para completar otro de los negocios de Kirby.

La hazaña de ser feliz (Vive Como Quieras, Frank Capra 1938) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Vanderhof es un patriarca filosófico, tranquilo y pacífico. Un buen día decidió cambiar de arriba abajo su manera de actuar y decidió que era una tontería malgastar los valiosos días haciendo cosas que le disgustaban y que no servían más que para ganar un dinero que le sobraría y del que no gozaría. Dejó sus negocios, desarrolló sus aficiones y se entregó a los que realmente le importaban, su familia y amigos. Se dio cuenta de que con ganar lo justo para cubrir las necesidades, todo lo demás venía rodado. Como él reza a Dios antes de comer, “lo importante es la salud, y todo lo demás lo dejamos en tus manos.” Su casa es una olla de grillos donde cada uno hace lo que le gusta. Él mismo, su hija, su yerno, sus nietas, el marido de una de ellas, la criada, el prometido de la criada, y algunos amigos de los que un día vinieron por cualquier motivo y acabaron quedándose para siempre. La casa está abierta al que necesite calor y compañía. Y ahí nadie se aburre. El tecleo de una máquina de escribir creando alguna novela imposible, una chica ensayando números de danza, su marido tocando el metalófono para ella, otra chica bajando por el pasamanos de la escalera y desafiando a su abuelo a hacerlo mejor, un hombre maduro aficionado a la pirotecnia, otro que fabrica juguetes e inventos…
Y entre las ocupadísimas empresas Kirby, y la disparatada y alegre familia Vanderhof, surge un romance: Tony, el hijo de Kirby, se ha enamorado de su secretaria, Alice, la nieta de Vanderhof. Están hechos el uno para el otro. Tony es un buen muchacho que no ha heredado las ambiciones de su padre, y Alice es su chica ideal…

Enredos, escenas muy divertidas, encuentros desternillantes entre ambos mundos tan contrastados, con el punto en común de los encantadores Tony y Alice y el elemento catártico de un Vanderhof magnífico, encarnado por un Lionel Barrymore en un momento pletórico de su veterana carrera.
Lo que cuenta es ser feliz, querer y ser querido.
Todo lo demás se lo lleva el viento.

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Amor, Bondad, Felicidad, Ganas de vivir, Generosidad, Vivir la vida

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Cine clásico, Comedias, Grandes directores, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

Películas que inspiran: El Ilusionista (Sylvian Chomet,2010)

El ser humano tiene una capacidad intangible de visualizar el futuro, una capacidad que a veces se usa de manera negativa (preocupándose y anticipandose negativamente a las alternativas del futuro) pero que también […]

Películas que inspiran: Otra Mujer (Woody Allen, 1988)

Esta semana en filmoterapia hablamos de uno de los autores mas psicológicos de la historia del cine, maestro en analizar aspectos como las relaciones afectiva o el sentido de la vida. Woody Allen […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *