Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Los 10 cuadros del boyero (una metáfora del cambio)

10 buey12

En filmoterapia nos gustan mucho las metáforas porque ayudan a comprender cuestiones que a veces son muy difíciles de explicar, a visualizar elementos que de otra manera serían demasiado abstractos o a incluso a motivarnos sobre nuestras metas. Las metáforas son un buque insignia de nuestro blog y las usamos a través de cuentos, dibujos y sobre todo, a través del cine. En consulta también lo hacemos y al comienzo de las sesiones, cuando la gente no sabe bien que es lo que les espera a lo largo de la terapia o el coaching  solemos utilizar la metáfora de un camino para explicar los pasos que vamos dando para mejorar, alcanzar nuestras metas, aprender cualquier recurso psicológico, llegar a gestionar nuestras emociones o llegar a ser más felices, un camino difícil pero en el que cada paso tiene un valor indiscutible y que sólo ellos serán capaces de dar. Siguiendo esa línea también usamos otra metáfora, la de que venir a terapia o a coaching es como aprender un idioma nuevo (que nos ayudará por ejemplo a ser más felices) pero como buen aprendizaje de cualquier idioma (ya sea el inglés,el  italiano o el de la felicidad), la cosa no es mágica, necesitamos trabajar mucho, conociendo al dedillo la gramática, el vocabulario o la sintaxis pero sobre todo necesitamos motivarnos constantemente para practicarlo, crear hábitos e integrarlo poco a poco en nuestra vida.

Obviamente nosotros no hemos inventado nada en el mundo de la metáfora, por ejemplo esto de la metáfora del camino del cambio ya se inventó hace mucho tiempo de una manera magistral. Un tal Kakuan Zenji, maestro zen chino del siglo XII se sacó de la manga la metáfora de “Los diez cuadros del boyero”, 10 dibujos acompañados de poemas y que fueron creados para explicar las etapas en el camino del despertar a través de la meditación Zen. Este camino está simbolizado por la historia de un cuidador de bueyes que busca a su buey perdido y que va recorriendo varias etapas.
Ese buey que tan afanosamente busca el boyero representa muchas cosas y como buena metáfora da para muchas interpretaciones, puede representar la evolución a través del mindfulnes y la meditación, pero también puede representar la felicidad, ser capaz de vivir plenamente el presente, la paz interior o crecer como persona y ya hace casi mil años nuestro amigo Kekuan explicaba maravillosamente un proceso que muchas personas, casi mil años después, viven también gracias a sus experiencias personales, a la terapia, el coaching o a través de aprendizajes vitales.

A continuación vamos a explicar estos 10 cuadros del boyero, os dejaremos un breve corto de animación (que por algo estamos en filmoterapia) y ya que nos ponemos con metáforas, nos ayudaremos también de la metáfora del idioma que contamos al comienzo para poder entenderlo mejor.

(Los 10 cuadros de boyero, un breve pero maravilloso corto de animación)

Este sería un resumen de las diferentes etapas de cambio:

1- Buscar al buey: la conciencia de una necesidad.

La primera imagen muestra el boyero buscando desesperadamente en todas partes por su buey perdido. No está satisfecho con su vida y es incapaz de encontrar la verdadera felicidad que él busca. Sus esfuerzos para conseguir riqueza, amigos, fama o placer no le han traído lo que está buscando y es consciente de que le falta algo. Como muchos de nosotros, él está buscando algo, aunque no sabe seguro exactamente lo que es, busca algo que le llene y que permita ser feliz.

(Siguiendo la metáfora del idioma, esta etapa es como cuando nos damos cuenta de que queremos aprender un nuevo idioma en nuestra vida, nos ronda por la cabeza empezar a estudiarlo,  porque algo nos dice que nos va a ir mejor con él y le damos vueltas porque sabemos que puede a ser importante para nosotros)

2- Ver las pisadas: encontrar respuestas en las enseñanzas.

La segunda fotografía muestra que el boyero ahora ha avistado las pisadas del buey, con lo que genera una nueva esperanza de que su buey no se pierda para siempre. Esto podría interpretarse en el sentido de que ha reconocido su angustia y su malestar, y ha dado un paso fundamental en busca de soluciones (como dijimos antes ya sea a través de la terapia, del mindfulness, leyendo libros sobre el tema o de la fuente de aprendizaje que sea). Pero eso sí, el boyero todavía está en la etapa de pensar y hablar sobre sus problemas y distintas soluciones posibles. Él aún no ha encontrado un camino a seguir y todavía no ha comenzado a practicar.

(Cuando queremos aprender un idioma, un día damos un paso fundamental, el paso de ir a clase y empezar a aprender la teoría de este nuevo idioma… la gramática, el vocabulario…Parece difícil y apenas entendemos nada de ese idioma pero intuimos que nos puede llevar a alguna parte)

3- Ver al buey: el primer despertar.

En la tercera imagen, el boyero alcanza a ver el buey. Ahora, después de haber comenzado a practicar, se vislumbra a lo lejos el camino para lograr ser feliz, vivir el presente o ser una persona plena (como queramos llamarle). Pero el boyero todavía no entiende como dar los pasos (muchas veces le sale sin querer o sin saber por qué lo hace) y la forma de aplicarlos en su búsqueda de la paz y la alegría.

(Seguimos estudiando nuestro particular idioma y ya somos capaces de decir alguna cosilla pero de manera mecánica, repetitiva y memorizada. Empezamos a hablarlo un poco y por primera vez empezamos a atisbar que puede ocurrir si seguimos practicándolo)

4- Atar al buey: aprender a controlar las nuevas experiencias.

La cuarta imagen muestra como el boyero ha aprendido a controlar el buey a través de la brida de la disciplina. Esto simboliza la rigurosa disciplina requerida del practicante zen y el trabajo y la constancia que se necesita para trabajar en la meditación, en terapia, creando rutinas positivas o llevando a la práctica lo que se va aprendiendo. A pesar de que ahora se da cuenta de que el poder de transformar su vida se encuentra dentro de sí mismo, es cierto que todos sus condicionamientos previos siguen tirando de él y empujándolo en diferentes direcciones. Ese tira y afloja con la cuerda con fuerza significa que debe trabajar duro para superar sus malos hábitos del pasado  y que dieron origen a todas sus aflicciones.

(Para aprender a fondo una lengua se necesita disciplina y practicar todo el rato, enfrentarnos a nuestros errores gramaticales, de vocabulario, de sintaxis ..en esta etapa también seguimos traduciendo mecánicamente desde nuestra idioma anterior (imaginemos traduciendo del español al iglés por ejemplo) y nos sentimos inseguros aunque parece que empezamos a manejarnos cada vez mejor)

5- Domar al buey: practicar la disciplina.

La quinta imagen muestra que con la práctica disciplinada se pueden superar los malos hábitos de del pasado y consolidar un hábito positivo y acorde con la verdadera naturaleza de la realidad. Aunque todavía se necesita disciplina, porque los viejos hábitos de la mente todavía tienen poder, ser más consciente de uno mismo y de su realidad le da a uno la energía y dirección a vivir una vida sana. Ahora el buey voluntariamente sigue a la casa al boyero, lo que significa que los nuevos hábitos han llegado para quedarse.

(Ya comenzamos a hablar este idioma con fluidez, sin trabas. La práctica y la disciplina constante nos ha creado nuevos hábitos, y la gramática y la sintaxis parece que se van integrando en nuestro lenguaje.)

10 buey2

6- Cabalgando sobre el buey volver a casa: se han vencido los impedimentos, está liberado y feliz, se domina a sí mismo.

La sexta imagen sugiere la tranquilidad y la alegría que genera haber creado este nuevo hábito; ahora el boyero monta en la parte posterior del buey, jugando alegremente su flauta. El boyero se libera de temores y ansiedades y ahora puede expresar sus energías creativas en la celebración de la vida.

(Estamos muy contentos porque ya hablamos con mucha fluidez, ganamos seguridad y empezamos a soltarnos cada vez más. Se nota en nuestro acento que no somos bilingües pero orgullosos de nosotros mismos y muy animados.)

7- El buey olvidado, el hombre mismo solo: ya no hay nada que controlar, el problema ha desaparecido.

En la séptima imagen del boyero se ha dado cuenta de su identidad con el buey; el buey se puede olvidar, porque no es otra que la experiencia de las cosas cotidianas. Esto puede ser interpretado en el sentido de que la separación de la práctica y la realización se ha superado.  Hasta ahora se ha estado practicando la meditación como un medio para alcanzar la iluminación (o por ejemplo practicando la herramienta de la terapia cognitiva para aprender a ser más feliz). Sin embargo, ahora ya no piensa en lo que ha aprendido para llegar a estar bien, ahora está en su presente sin necesidad de pensar en lo aprendido. Al fin es más importante el viaje que el destino

(De repente un día hablamos nuestra nuevo lengua y paradójicamente nos olvidamos de ella, nos olvidamos de la gramática y de cómo tenemos que conjugar los verbos. De repente nos olvidamos de que lo estamos hablando, nos olvidamos de conjugar, de traducir simultáneamente. Un día lo hablamos tan bien que ya no recordamos que lo estamos hablando)

8- Hombre y buey olvidados: el yo desaparece porque nunca ha existido.

El octavo imagen nos dice que cuando la dualidad del yo y la realidad ha superado no sólo es la realidad (el buey) olvidado, pero también lo es el yo (el boyero); el círculo simboliza el vacío que todo lo abarca, que constituye el fundamento de todas las cosas. Ahora, en la conciencia de la transformación incesante y la interconexión total de en cada experiencia que uno está libre de todo deseo y odio por el otro. En esta libertad, hay un sentido de la plenitud y la perfección de las cosas ordinarias. La persona fluye plenamente en lo que hace y en sus circunstancias sin pensar ni en él ni en lo aprendido.

(Fluimos de tal manera en este nuevo idioma, lo tenemos tan integrado, que podemos llegar a pensar, hablar o soñar sin recordar que lo estamos haciendo y de que somos nosotros quienes lo hacemos)

Mindfulness

9- Volver al origen: totalmente desvanecido, percibe el mundo tal y como es.

Cuando el yo y la realidad (como construcciones) se quedan atrás, entonces las cosas se revelan como lo que son en sí mismas; arroyos serpentean sobre de sí mismos y flores de color rojo natural florecen rojo. En los acontecimientos ordinarios de la vida se encuentran las verdades más profundas. Nuestras “gafas” se limpian de tal manera que vemos la realidad como es. Ahora somos y la realidad se percibe tal y como es.

(Cuando integramos de tal manera un idioma que se convierte en nuestro idioma materno, cuando es así toda nuestra realidad se convierte en el propio idioma. Somos lo que pensamos y somos como nos hablamos)

10- Entrar en el mercado con las manos dispuestas a ayudar: se identifica con sus semejantes.

Por último, la décima imagen muestra el boyero iluminado entra en el mercado de la ciudad, haciendo todas las cosas comunes que hacen los demás. Pero a causa de su profunda conciencia, todo lo que hace es bastante extraordinario. Él no se retira del mundo, pero comparte su existencia iluminada con todos a su alrededor. Es capaz de dar, de ayudar conscientemente (porque si nosotros estamos bien podremos ayudar mucho mejor a los demás), e incluso debido a su energía creativa y el resplandor de su vida, incluso los árboles marchitos florecen a su alrededor.

(Finalmente hablamos este nuevo idioma de manera tan fluida, magistral y natural, que somos un ejemplo para mucha gente y desde la humildad enseñamos desprendidamente a los demás a hablarlo y a mejorar en él como nosotros lo hicimos)

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Crecimiento personal, Felicidad, Meditación, Mindfulness, Vivir el presente

Etiquetas de cine: Cine de animación, Especiales

Más artículos de la misma categoría

21 suciedades de nuestras gafas (o 21 actitudes erróneas que nos impiden ser felices)

Como dijimos en el artículo del ABC de nuestras emociones ( y de nuestra felicidad), existen una serie de actitudes erróneas en nuestra manera de analizar y de interpretar el mundo ( a […]

15 maneras de acabar con una emoción 100% inútil, la envidia

La envidia es flaca porque muerde pero nunca come.-Proverbio. Ay la envidia, esa emoción tan puñetera que se nos mete dentro y sin que nosotros lo sepamos nos destruye y nos inmoviliza en […]

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *