Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

La felicidad es un idioma que se puede aprender (con su gramática, su vocabulario y sus tiempos verbales)

ishp1uq0e

Está claro que en Filmoterapia nos encantan las metáforas y las hemos usado para definir la felicidad de muchas maneras, la hemos comparado al coyote y el correcaminos,  con la metáfora de las gafas o a la del cuidador de bueyes. Pero una una de las mejores comparaciones posible sea el ver la felicidad como un idioma que se puede aprender. Porque es cierto, aunque muchos no lo crean, uno puede aprender a ser feliz, no es una panacea imposible, ni un gen que tienen muy pocos elegidos, ni una fantasía de marketing inventada por CocaCola, ni siquiera un punto álgido en la vida de las personas que solo se alcanza un par de veces. Uno puede aprender la lengua de la felicidad y conseguir una muy buena nota media en la vida, quizás no llegue a ser bilingüe ni profesor emérito de felicidad, pero se puede aprender a hablar este idioma con un nivel muy pero que muy alto.

Para concretar mejor esta comparación “lingüística” vamos a suponer que este idioma que queremos aprender es el inglés, una lengua que nos viene al pelo porque tiene muchas similitudes con la felicidad. Empecemos por los que siempre hemos tenido un poco de envidia, lo que hablan inglés perfectamente desde pequeños. Que suerte y que maravilla hablar tan bien inglés, parece que a estas personas el inglés les viene de serie, pero aunque hay gente que tiene más predisposición para aprender idiomas nadie nace aprendido, obviamente si tus padres lo hablan muy bien y hablan contigo pues tú lo hablarás muy bien, o si tienes amigos ingleses desde pequeños también tendrás oportunidad de aprenderlo, también si has pasado toda tu infancia viviendo en Arkansas lo tendrás más fácil. Con la felicidad la cosa es parecida, hay mucha gente que parece que nace con este lenguaje (el de la felicidad) en los genes y aunque pueda existir una mayor predisposición, la clave vuelve a estar en el aprendizaje, personas que lo han aprendiendo desde pequeños gracias al ejemplo y las enseñanzas que le dieron sus padres,a estar en entornos adecuados, a la educación,la sociedad, la cultura, sus propias experiencias vitales…

Pero no hay que desmoralizarse, porque también tenemos la situación contraria en donde el inglés también se puede aprender de adulto casi desde 0, desde el más pleno de los analfabetismos, aunque no sepas decir ni gracias en inglés. Si, se puede, y lo mismo pasa con la felicidad, puedes ser muy pero que muy infeliz y aprender a ser feliz de mayor. Vale,es más dificil, necesitamos tiempo y hay que trabajar mucho, pero se puede.

La mayoría de los mortales tenemos una buena noticia con el inglés, parece que no pero desde pequeños ya estamos muy familiarizados con este idioma tan universal hoy en dia, desde siempre hemos oído palabras, frases y expresiones en inglés que nos hacen muy  familiar este idioma, es un idioma que está por todos lados.Todos tenemos alguna noción de inglés. Hasta vivimos en una cultura en donde nos dicen que el inglés es el idioma fundamental y necesario para todo. Pasa lo mismo con el lenguaje de la felicidad, la buena noticia es que desde pequeños oímos y leemos frases de autoayuda, artículos en los periódicos sobre la felicidad e incluso hemos ojeado algún libro sobre el tema, la felicidad es un tema muy familiar para nosotros y todos tenemos alguna noción sobre cómo funciona. Incluso vivimos en una cultura que nos dice que la felicidad es nuestra principal prioridad, que hasta tenemos el derecho de ser felices y todo Pero al igual que el inglés, por muchas frasecitas que oigamos, por mucho Apple que tengamos y Running que hagamos, o las estudiamos y las integramos de verdad o solo quedarán como palabrejas aisladas. Sabremos lo que significa good morning, good night  y un puñado más de expresiones pero no tendremos ni (pajolera) idea de inglés.

La felicidad está dentro de uno, no al lado de nadie.

Incluso nos puede pasar que un día, viendo lo bien que habla nuestro vecino inglés  hasta nos puede dar un agobio por no tener ni idea y comprarnos una pila de libros de esos que pone:  APRENDA INGLÉS MÁGICAMENTE EN 3 DÍAS (O SI NO ES USTED IMBÉCIL) y obviamente, al no lograrlo nos sentiremos más inútiles que nunca ( e imbéciles). Igual pasa on la felicidad, un día nos puede dar un apretón de esos vitales y comprarnos el típico libro de autoayuda que pone:  APRENDA A SER FELIZ EN 3 PASOS ( O SI NO ES USTED UN IMBÉCIL) y por supuesto, tras leer este libro nos vendremos abajo sin remision ( y nos sentiremos muy imbéciles).

Para aprender inglés hay que querer de verdad, ya sea por una motivación positiva (irnos de viaje) o por una motivación negativa (estar en el paro). Vamos y un día nos ponemos en serio a aprender inglés. No valen tonterías, hay que ponerse de verdad. Cuando empezamos este camino sabemos que necesitamos persistencia, paciencia, mucho hábito de estudio y nos ponemos manos a la obra. También sabemos que  hay que aprenderlo con un buen profesor que nos guíe desde desde la teoría, conociendo a fondo la gramática, el vocabulario, los phrasal verbs o las conjugaciones verbales. Es cierto que podemos aprender inglés por nosotros mismos, pero un profe nos ayuda a personalizar, a ser consciente de nuestro nivel, a saber los errores que cometemos al hablar inglés y a conocer al dedillo todos lo recovecos del lenguaje.

Los mismo ocurre con la felicidad, para aprender a ser felices primero hay que querer de verdad. Un día vamos y nos ponemos a aprenderla ya sea por una motivación positiva (querer crecer como persona) o por una motivación negativa  (al caer en una depresión) y nos ponemos en serio con la cosa. Cuando empezamos este camino sabemos que vamos a necesitar mucha persistencia, paciencia y mucho hábito de estudio. También sabemos que vamos a necesitar un buen terapeuta que nos guíe desde la teoría o nos diga los pasos necesarios para llegar a ser feliz. Es cierto que podemos aprender a ser felices por nosotros mismos, pero un terapeuta nos ayuda a personalizar nuestro aprendizaje, a ser  conscientes de nuestras actitudes erróneas, de aquellas ideas irracionales que tenemos en la vida y conocer al dedillo el funcionamiento de nuestra mente.

Una vez aprendido la teoría, cualquier profe de inglés te dirá que aún más importante es la práctica. Por mucho que te leas 200 tratados de la lengua inglesa, o empiezas a hablar y a escribir o nada de nada. Hay que practicar mucho y equivocarse mucho también, y subir el listón poco a poco, primero intentar unas palabritas, luego unas frases, luego temas enteros, más tarde conversar en clase, irse un mes a Inglaterra, un años de erasmus, un trabajo que se hable inglés, una estancia larga…y así hasta que un día te das cuenta de que sueñas en inglés y que hablas tan fluido que parece que naciste en el mismo Oxford. Pues más de lo mismo con aprender a ser feliz, cualquier psicoterapeuta te dirás que más importante que la teoría es la práctica. Por mucho que te estudies 7 veces seguidas la carrera de psicología, o empiezas a practicar o nada de nada. Hay que practicar mucho para ser feliz, y equivocarse mucho también, y poco a poco subir el listón, primero trabajar las ideas irracionales, luego las actitudes erróneas, aprendes a ser más proactivo, a no responsabilizarte de las emociones de los demás, te arriesgas a tomar decisiones, aceptas la vida y sus circunstancias, vives el presente, ganas autoestima, te enfrentas a situaciones difíciles en la vida y saber superarlas…y así hasta que un día te ves feliz como una perdiz y encima te sale sin esforzarte y sin depender de las circunstancias que te rodeen, por fin disfrutas plenamente del viaje de tu vida

Es mucho más fácil ser feliz… es mucho mas fácil elegir amar las cosas que tienes en vez de anhelar siempre lo que te falta o lo que tu te imaginas que te falta.

Aprender inglés y aprender a ser feliz son dos procesos muy parecidos pero con una diferencia abismal, mientras que el inglés nos ayuda a encontrar trabajo, a tener más cultura, a disfrutar más de los viajes o a ver películas en versión original, aprender a ser feliz tiene unos beneficios muchísimos más poderosos, ni más ni menos que aprender a vivir la única vida que tenemos en este planeta de la mejor forma posible, no hay mejor aprendizaje en la vida que saber vivirla, de eso no hay ninguna duda.

21 claves del idioma de la felicidad (según 21 ilustres profesores sobre el tema)

Si quereis aprender el idioma de la felicidad os proponemos daros una vuelta por nuestro blog en donde hablamos desde muchas perspectivas como ir dando pasos, aprendiendo su gramática, su vocabulario o sus tiempos verbales. Pero para abrir boca, aquí os dejamos 21 citas sobre el tema que os pueden animar a empezar a aprender este lidioma tan maravilloso.

1. No es lo que tienes o lo que eres o dónde estás lo que te hace feliz o infeliz. Es lo que piensas sobre ello.-Dale Carnegie-

2. Se feliz con lo que tienes; regocíjate con cómo son las cosas. Cuando te des cuenta que nada te hace falta, el mundo te pertenecerá.-Lao Tzu-

3. Hacer lo que te gusta es la felicidad. Gustarte lo que haces es felicidad.-Frank Tyger-

4. Por cada minuto que estas enfadado, pierdes sesenta segundos de felicidad.-Ralph Waldo Emerson-

5. La vida es un viaje y si te enamorar del viaje, estarás enamorado para siempre.-Peter Hagerty-

6. Sólo hay un camino a la felicidad y es dejar de preocuparse por las cosas que están más allá del poder de nuestra voluntad.-Epicteto-

7. Puede que la acción no traiga siempre felicidad; pero no hay felicidad sin acción.-Benjamin Disraeli-

8. No hay camino para la felicidad, la felicidad es el camino.-Thich Nhat Hanh-

9. La gente feliz planea acciones, no planea resultados.-Dennis Waitley-

10. La felicidad depende de nosotros mismos.-Aristóteles-

11. Aprender a dejar ir. Esa es la clave de la felicidad.-Buda-

12. Si quieres que otros sean felices, practica la compasión. Si quieres ser feliz, practica la compasión.-Dalai Lama-

13. En nuestras vidas, el cambio es inevitable, la pérdida es inevitable. En la adaptabilidad y facilidad con la que experimentamos el cambio, se encuentra nuestra felicidad y la libertad.-Buda-

14. La mayoría de las personas son tan felices como ellas mismas deciden ser.-Abraham Lincoln-

15. El talento para ser feliz reside en apreciar y querer lo que tienes, en lugar de lo que no tienes.-Woody Allen-

14089090_10155199522513266_5309176643334254134_n

16. La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.-Henry Van Dyke-

17. La mayoría de la gente prefiere tener la certeza de que son desgraciados, que arriesgarse a ser feliz.-Robert Anthony-

18. La felicidad es el significado y el propósito de la vida, la meta y finalidad de la existencia humana.-Aristóteles-

19. La felicidad llega solo cuando empujamos a nuestros cerebros y corazones a los confines más lejanos de los que somos capaces.-Leo Rosten-

20. Ser desgraciado es un hábito; ser feliz es un hábito; y tu tienes la opción de elegir.-Tom Hopkins-

21. La felicidad es una actitud. Nos hacemos nosotros mismos desgraciados o felices y fuertes. La cantidad de trabajo es la misma.-Francesca Reigler-

 

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Aprendizaje, Crecimiento personal, Felicidad, Terapia cognitiva

Etiquetas de cine: Especiales

Más artículos de la misma categoría

Cómo aprender a disfrutar la vida (en vez de acumular experiencias compulsivamente)

Tienes que viajar, tienes que gustarte muchísimo viajar, tienes que tener vivencias alucinantes, tienes que hacer fotos increíbles de sitios increíbles, tienes que tener muchos hobbies, tienes que hacer una carrera de 10 […]

Vacaciones y crisis (5 pasos para una terapia de pareja y una película)

Esta semana hemos hablado en la radio sobre las crisis de pareja postvacacionales y por eso queremos dedicarle un artículo sobre el tema, porque no hay ninguna duda, siempre que acaban unas vacaciones […]

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *