Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

La pianista (Michael Haneke, 2001)

La pianista (Michael Haneke, 2001) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Esta semana en filmoterapia Oscar Blanco , uno de nuestros lectores mas activos vuelve a repetir colaboración con filmoterapia ( ver el post de Prayers for Bobby) y realiza un estupenda crítica sobre La Pianista. El director Michael Haneke (psicólogo y maestro en hurgar a fondo en nuestras emociones), nos presenta un personaje con trastorno limite de la personalidad, masoquista y con extrañas vertientes sexuales para que junto a él exploremos  las perturbantes obsesiones de una vida desequilibrada y desoladora. Una cinta que no es apta para todos los publicos pero como siempre decimos, en filmoterapia amamos el cine como generador de sensaciones (buenas y malas) y La Pianista es una  agitación de sensaciones que van desde el rechazo mas repugnante hasta los placeres mas turbadores y sensuales. Una genial provocación emocional del que sin duda no nos dejará indiferentes.

La Pianista de Michael Haneke:

Datos:

Dirección: Michael Haneke.
Países:
Austria, Francia.
Año: 2001.
Duración: 130 min.
Interpretación: Isabelle Huppert (Erika Kohut), Benoît Magimel (Walter Klemmer), Annie Girardot (la madre), Anna Sigalevitch (Anna Schober), Susanne Lothar (sra. Schober), Udo Samel (Dr. Blonskij), Cornelia Köndgen (Mme Blonskij).
Guión: Michael Haneke; basado en la novela de Elfriede Jelinek.
Producción: Veit Heiduschka.
Música: Pacal Chauvin.
Fotografía: Christian Berger.
Montaje: Nadine Muse y Monika Willi.
Diseño de producción: Christoph Kanter.
Vestuario: Annette Beaufays.
Decorados: Hans Wagner.

Comentario

Inicia esta película con una cámara clavada en las teclas del piano, como las miradas de la gente que anda por la calle rumbo al colegio, al trabajo o la oficina de empleo. Sin ver que hay un mundo alrededor que está deseando que lo descubran.

La actriz protagonista, Isabelle Huppert, borda un papel que, puede parecer fácil  pero se antoja infernal al tener que transmitir los sentimientos de un personaje que los asfixia y estrangula como alfileres en la garganta.

Afortunadamente Isabelle Huppert, que debe tener prohibido sonreír por orden de Monsieur Sarcozy, es capaz de compartir esos alfileres con el espectador y, juntos de la mano, asquearnos mutuamente de la vida que deciden vivir algunos, o que les obligan a vivir.

Como breve sinopsis: Erika (Isabelle Huppert) es una virtuosa profesora de piano que vive con su madre, ésta ejerce una influencia brutal sobre la pianista, que no puede desarrollarse como persona, y vive de los deshechos sentimentales que roba de cabinas de sex shop o de auto-cines.

(Ver el siguiente video sobre un extracto de la película)

Tan excepcional y virtuosa es su pasión por el piano como mundana y viciosa su necesidad de ser amada, ser querida, ser poseída. El descontrol que tiene sobre sus sentimientos y su propio cuerpo contrasta con la perfección de las melodías de piano, única música de la película. En definitiva, la protagonista lleva una vida de contrastes, como el que existe entre las teclas blancas y las teclas negras.

Una escena: la rodilla desnuda de Erika bajo el piano, mientras un apuesto mozalbete acaricia las teclas sin acercarse siquiera rozarle la piel. No vemos la cara de la actriz pero podemos imaginárnosla.

Como conclusión acabar diciendo que es refrescante que, en las monstruosas avenidas del pensamiento único, todavía queden francotiradores como Michael Haneke que apuntan directamente al cerebro o al corazón, salvándonos sin piedad de todo tipo de roles establecidos mientras nos desangramos y analizamos por dónde ha entrado la bala y porqué puñetera razón se ha quedado ahí.

Por Oscar Blanco

(En el siguiente  video vemos un montaje sobre el trastorno sadomasoquista a lo largo de la película)

A continuación proponemos un extracto de un analisis psiconalitico de esta película que puede aportarnos una reflexión sobre las caracteristicas de la protagonista:

“A lo largo de la película el elemento que permanece es la insatisfacción. En ningún momento aparece alguna risa, o algo placentero, las escenas sexuales no alcanzan un nivel erótico, se vuelven desagradables, ¿ Por qué?, ¿Cuál es el extraño placer de Erika? . Freud aborda el tema del que estamos hablando a través de su texto: “ El problema económico del masoquismo” Freud nos deja ver que el asunto del masoquismo no es algo simple, no se reduce a lo que ahora comúnmente se hace, decir que el masoquismo es el placer por sentir dolor. Vale la pena por su puesto la revisión completa del texto, por cuestiones de espacio vamos a una parte específica del artículo, aquella donde Freud dice: “ En el ser vivo(pluricelular), la libido se enfrenta con la pulsión de destrucción o de muerte; esta, que impera dentro de él, querría desagregarlo y llevar a cada uno de los organismos elementales a la condición de la estabilidad inorgánica (aunque tal estabilidad sólo pueda ser relativa). La tarea de la libido es volver inocua esta pulsión destructora; la desempeña desviándola en buena parte y muy pronto con la ayuda de un sistema de órgano particular,la musculatura hacia fuera, dirigiéndola hacia los objetos del mundo exterior. Recibe entonces el nombre de pulsión de destrucción, pulsión de apoderamiento, voluntad de poder. Un sector de esta pulsión es puesto directamente al servicio de la función sexual, donde tiene a su cargo una importante operación. Es el sadismo propiamente dicho. Otro sector no obedece a este traslado hacia fuera, permanece en el interior del organismo y allí es ligado libidinosamente con ayuda de la coexcitación sexual antes mencionada; en ese sector tenemos que discernir el masoquismo erógeno, originario.”

LA PIANISTA

“Elementos de la perversión en un núcleo masoquista” por Gustavo Fuentes Fuentes

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Actitudes negativas, Autodestruccion, Sensaciones negativas, Trastornos

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine francés, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

Mr. Smith Goes to Washington / Caballero sin espada (Frank Capra, 1939)

Caballero sin espada (1939) de Frank Capra SINOPSIS Jefferson Smith (James Stewart), un joven ingenuo e idealista, que parece fácil de manipular, es designado senador. Lo que ignora es que en Wahsington tendrá […]

El sabor del sake (Yasujiro Ozu, 1962)

Esta semana en filmoterapia comenzamos una colaboración muy especial con una excelente crítica de cine , Vivoleyendo, quien nos aportará sus estupendas propuestas desde filmaffinity a través de narraciones de gran calidad y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *