Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

El camino hacia la felicidad, por Amelie Poulain

Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

“Amélie es mucho más que un bonito cuento. Amélie es ese mundo en el que todos desearíamos vivir.
Amélie es esa realidad donde los sentimientos más humanos se disfrazan de adorables personajes esperpénticos.
Amélie es ese deseo de repartir bondad que todos guardamos dentro, algo escondido.
Amélie son esos colores con los que quisiéramos pintar nuestra vida.
Amélie es amor multiplicado por mil.
Amélie es soñar, no dejar jamás de soñar, y creérselo.”

Belén (usuaria de filmaffinity)

Dedicamos hoy el post a una de la películas recientes mas representativas dentro de la filmoterapia por muchas razones, votada entre las 25 películas mas filmoterapeuticas por nuestros lectores en 2009, Amelie es un gran referente dentro del cine y la terapia por una serie de características que resumimos a continuación:

-Emociones positivas. Una historia que nos crea emociones agradables sin caer en el exceso o el sentimentalismo. Una fábula colorista, amable y original que consigue subir nuestro ánimo tras su visionado.

-Evolución de los personajes. Personajes que evolucionan a lo largo de la historia de manera equilibrada, sin dureza, sin finales amargos, sin consecuencias negativas. Nos sentimos identificados con las vidas de muchos de ellos y empatizamos fácilmente con sus vivencias

- Relaciones humanas. Una historia sobre la amistad y los vinculos emocionales.Y una historia de amor diferente con final feliz que deja un buen poso emocional.

-Fortalezas y felicidad. Y por último, Amelie nos habla de fortalezas y actitudes que influyen en nuestra felicidad. Fortalezas que la protagonista ya posee y practica como la creatividad y la imaginación. Y fortalezas presentes de manera potencial y que la protagonista desarrollará, aumentando sus niveles de felicidad de manera significativa. Una fortaleza que trataremos hoy en el post, el altruismo.

Amelie Poulain es una camarera parisina de clase media trabajadora. Es inocente, creativa e imaginativa, cualidades que le ayudaron a afrontar una infancia complicada y solitaria, pero a sus 23 años es momento de cambiar, su timidez e inseguridades le mantienen prisionera en una vida monótona y aburrida, tan solo parcheada por su enorme imaginación

Un día Amelie mira a través de una grieta en la pared de su baño y descubre una vieja caja de hojalata infantil dejada allí por un niño en 1957 y que le da una idea, “El 31 de agosto de 1997 a las 4 de la mañana Amelie decide buscar al dueño de la caja y devolvérselo. Si él se conmueve dedicará su vida a ayudar a los demás, sino, pues nada”. Esta clase de intento por cambiar su vida, aunque condicionado a factores externos, marca el comienzo de sus pensamientos y conductas altruistas. Amelie comienza a buscar al dueño y tras grandes esfuerzos consigue devolverle la caja. Al encontrarse con su cajita de infancia 40 años después, su dueño se emociona y se sorprende, prometiéndose a si mismo reencontrarse con su hija antes de que el acabe en su propia cajita. Tras asistir a esta experiencia Amelie experimenta un cambio drástico en su manera de concebir la vida “Amelie se siente en total armonía consigo misma…..un arrebato de amor, un deseo de ayudar a la humanidad le invade de repente”. Nuestro personaje cumple su promesa y comienza a desarrollar una serie de acciones altruistas. Y para poder dedicar tiempo a esta nueva misión en su vida deberá romper con sus rutinas diarias y buscar de forma deliberada oportunidades para hacer el bien a los demás. El proceso de cambio está en marcha.

amelie fracaso

Muchos de los personajes que rodean a Amelie están atascados en su vida, inmovilizados en una serie de rutinas que les impiden ver que esta ocurriendo en su interior o su exterior; las acciones de bondad de Amelie servirán como catalizadores que ayudarán a los demás a salir de sus círculos negativos. Amelie se convertirá por lo tanto en un agente de cambio que hace posible a los demás aumentar y mejorar su conciencia, disfrute, significado y niveles de felicidad.

Su creatividad e imaginación le aportan originales maneras de ser bondadosa, con su familia, con sus compañeros del bar, con extranjeros, con vecinos. Por ejemplo, el padre de Amelie está deprimido y recluido desde la muerte de su madre años atrás, hundido tan profundamente en sus pensamientos y en su interior que no es capaz de vivir su vida, Amelie decide robarle el gnomo de jardín y dárselo a una amiga azafata para que le haga fotos en diferentes ciudades alrededor del mundo y se las envíe de forma anónima por carta, todo para inspirarle a viajar y a cambiar su vida. Amelie también juega a celestina, desbloquea un proceso de duelo de una mujer o aumenta las ganas de vivir de un anciano. Incluso demuestra una serie de valores y principios en defensa de un chico discapacitado, dependiente de una frutería quien es siempre puesto en ridículo por su jefe autoritario y antipático.

Después de todos estos comportamientos desinteresados hacia los demás Amelie comienza a darse cuenta (con la ayuda de su vecino, “el hombre de cristal”) que no se ha dedicado nada a cuidarse a ella misma. Poco a poco irá siendo también generosa y altruista consigo mismo, y poco a poco también irá enamorándose de un hombre. Su generosidad hacia los demás le ayudará a vencer su timidez, su miedo a enfrentarse ante lo desconocido y su inseguridad. Pronto comenzará a asumir riesgos en su vida, por ejemplo en el amor.

A partir de todos estos cambios dentro de Amelie, podríamos preguntarnos, ¿es feliz Amelie?¿ Ha aumentado nuestra protagonista su felicidad por ser mas altruista? En el film esta cuestión no se plantea en ningún momento de forma directa, pero es fácil contestar a ambas preguntas con un rotundo SI.

Según las ultimas investigaciones, existen tres factores primarios que influencian los niveles de felicidad de una persona, factores genéticos, circunstancias externas (demográficas, geográficas, educacionales, culturales…) y actividades intencionales (por ejemplo actitudes, pensamientos, comportamientos o aspectos motivacionales que la persona adopta en su vida).

Según estos estudios los tres factores representarían respectivamente el 50%, 10% y 40% del nivel de felicidad de un individuo. Partiendo que la felicidad de Amelie depende en un 40% en sus actividades intencionadas (por ejemplo, su decisión consciente de practicar regularmente actos bondadosos de manera creativa, o de sus actos altruistas) , no es ninguna sorpresa observar como estos comportamientos conllevan una serie de beneficios positivos en su vida, una especie de bola de nieve positiva que conecta todas sus areas de felicidad en lo que se denomina “un ciclo autogenerador de cambios positivos”.

Por Jaime Burque

Pienso que es mejor dedicarle mi vida a los demás que a un gnomo de jardín.

 

“Felicidad es la palabra que mejor describe a esta película. Felicidad es un estado de gracia individual y personal que ya sabemos que lamentablemente es breve. Pero pareciera ser que en este caso fue un estado colectivo que aglutinó las capacidades creativas de director, guionista, actores, músicos, fotógrafos, diseñadores, etc, etc. Y el resultado es que cuando nos sumergimos en el mundo de Amelie, compartimos ese estado y somos felices por 120 minutos. Otra palabra que define esta joyita es: originalidad. Nada es convencional en esta obra, pero no porque se busque la ruptura, la provocación (que no está mal en sí mismo), sino porque simplemente la felicidad y la ternura se apropiaron de esta película, y no la sueltan nunca. Por suerte. Y por suerte podemos conservar “Amelie” en nuestra casa y volver a verla cuantas veces querramos.” ( por zelmarux filmaffinity).

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Altruismo, Amistad, Amor, Creatividad, Felicidad, Ilusión, Imaginación, Vivir la vida

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine francés, Comedias, Largometrajes, Otros

Más artículos de la misma categoría

Actitudes negativas y desesperanza aprendida en LOS LUNES AL SOL (Por Olga Burque)

Coincidiendo con estas largas fechas que estamos viviendo, esta semana hablamos de “Los lunes al sol”, una película de Fernando León de Aranoa, cuyo título da nombre a unas jornadas de lucha de […]

Celebración (Thomas Vinterberg, 1998)

Tras dos semanas dedicando nuestro blog a analizar grandes peliculs positivas en la filmoterapia, cambiamos completamente de registro y proponemos un film que se encuentra en las antipodas de la positividad, una historia […]

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *