Mi pie izquierdo (Jim Sheridan, 1989)

Proponemos esta semana la revisión de “Mi pie izquierdo” a través de una excelente crítica sobre cine y terapia .Una persona que ha trabajado durante años con discapacitados físicos reflexiona a través de la película sobre la valentía, la superación y el reto de la vida.La historia real de un discapacitado magistralmente interpretado por Daniel Day-Lewis.

LA SUPERACIÓN SIEMPRE ES POSIBLE
Luis Guillermo Cardona usuario de filmaffinity

“Tuve el privilegio de trabajar con los llamados discapacitados físicos por varios años, y con esta experiencia maravillosa, pude llegar a una clara conclusión: No existe más que una discapacidad, la de la mente. Se puede ser discapacitado con ambos brazos o sin ellos, con la vista abierta o con los ojos apagados, con piernas o sentado en una silla de ruedas. Pero quien pueda pensar, aprender, percibir, crear, adaptarse, resolver problemas y emocionarse, no tiene ninguna discapacidad. Tiene limitaciones físicas omitibles. ¿Y quién no las tiene? Todo el mundo sabe hacer cosas con su cuerpo que otros no sabemos hacer. Yo sé utilizar mis manos para escribir, pero no sé usarlas para tocar una guitarra. Aquel sabe levantar una pelota con sus pies durante varios minutos y para mi resulta imposible hacerlo. Y ni te compares con los animales porque entonces sí sabrás lo “discapacitados” que somos.

mi_pie_izquierdo“MI PIE IZQUIERDO” es la historia de un personaje admirable: Christy Brown, un irlandés con coraje, con dignidad, invencible, un hombre que vio los obstáculos como una oportunidad y asumió sus limitaciones como un reto a vencer.

Nació en Irlanda y los médicos le diagnosticaron una enfermedad muy “elegante” (como suele hacerse ahora): Parálisis Cerebral Ateloide que, en castellano del pueblo, es simplemente inmovilidad permanente del cuerpo.

Esta película del admirable director irlandés, Jim Sheridan, rompe con la actitud compasiva frente al discapacitado y, muy especialmente, tira por el piso la autocompasión, para dar paso a un ser humano vulnerable, pero con fiereza; necesitado de ayuda, pero decidido a valerse por si mismo; sin ciertos potenciales, pero capaz de demostrar que posee otros dignos de admirar en todo el mundo.

Christy sufre, pero se sobrepone; conoce el fracaso, pero lo trasciende. Lo que ocurre en su vida es el esfuerzo de salir de la escasez – que te pule y te enseña la realidad -, para pasar al autoconocimiento y al triunfo de poder ser. Su familia es proletaria y católica y de vez en cuando le toca comer avena al desayuno, el almuerzo y la comida, pero la valerosa madre que tienen, les enseña con huellas indelebles, que siempre se puede salir avante y que, donde hay amor, las carencias apenas se notan.

sin-tatulo-2Y como a todo el mundo le ponen en el camino a sus ángeles – sí, también a ti, abre bien los ojos o aguza los sentidos y un día los verás- a Christy le llega un día la doctora Eileen Cole. Y la superación ya está en línea recta.

“MI PIE IZQUIERDO”, es un llamado a la valentía, un poema esperanzador que te invita a tener cojones y a que te des cuenta de que, los problemas por lo que tú te amargas, son una nimiedad al lado de los que padecen otros.

Esto es CINE, así, con mayúsculas.”

Mas información sobre confiar en la vida, renovación y transformación, luchar contra uno mismo, y otros problemas familiares,en filmoterapia.

No related posts.

Related posts brought to you by Yet Another Related Posts Plugin.

Tags: , , ,

Una respuesta a “Mi pie izquierdo (Jim Sheridan, 1989)”

  1. 5 películas, personajes vitales Dice:

    [...] Una dramática y sobrecogedora película de superación y vitalidad.(Mas información en nuestro post sobre Mi pie [...]

Deja un comentario