Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Eternal Sunshine of the Spotless Mind /¡Olvídate de mí! (Michel Gondry, 2004)

 

"Hablar constantemente no significa que nos estemos comunicando." (Olvídate de mí/Eternal Sunshine of the Spotless Mind )

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Latinoamerica) u Olvídate de mí (España), una estremecedora película en donde Michel Gondry consigue con medios audiovisuales darle forma a todas esas sensaciones desgarradoras que invaden a las personas cuando les toca vivir una “historia de amor” con su inesperado final.

De pronto la vida cuesta, se tambalea su sentido, la mente no funciona para recrear futuros mejores. De pronto la persona que te ha dejado se convierte en el amor de tu vida y empiezas a creer que no habrá nadie igual. Y te agarras tanto a ese pensamiento, a evocar lo positivo de lo pasado, que a golpe de insistencia, todo se gira y vas sintiendo poco a poco rabia hacia esa persona. Y en ese momento, desearías cerrar los ojos, y dejas dos opciones abiertas, o que nada malo hubiese pasado, o que al abrirlos hubiese pasado el tiempo suficiente para olvidar.

Esta película nos da una de esas opciones que siempre se pasan por la cabeza, y en medio de sentimientos inmanejables, obsesivos y destructivos, propone simplemente olvidar con un aparato. Olvidar y volver a empezar sin recuerdos, aunque siempre vaya a ser eterno el espacio del recuerdo, esto es, la amplitud del subconsciente, los lazos y conexiones que llevan de un recuerdo a otro, de una emoción a otra y de una temporalidad a otra. ¿Cómo borrar entonces un trozo de tu vida?

Otro estilo de duelo, de pérdida personal, tan común y cotidiano como la muerte misma, que lidera temáticas, conversaciones, canciones, libros, películas.

Una película con una nueva visión sobre las parejas; caótica y en ciertos puntos incomprensible, pero dotada del humor y el drama perfecto para llegar a darle realismo a una historia desarrollada en gran parte en el interior de la mente de los personajes.

Olga Burque(Filmoterapia)

SINOPSIS

Joel (Jim Carrey) se queda asombrado y aturdido cuando se entera de que su novia Clementine (Kate Winslet) ha borrado de su cerebro los recuerdos de su tumultuosa relación. Desesperado, Joel contacta con el inventor del proceso, el Dr. Howard Mierzwiak (Tom Wilkinson) para eliminar cualquier recuerdo de Clementine de su propia memoria. Pero sucede que, mientras los recuerdos progresivamente desaparecen, Joel comienza a redescubrir su pasión inicial.

Extracto de una crítica de Vivoleyendo de Filmaffinity

“…en «Olvídate de mí» se ha inventado esa máquina, que rastrea los recuerdos que el paciente desea borrar.
En un principio, el invento parece brillante, otorgando a la gente la posibilidad de deshacerse de sus memorias desagradables. Pero muy pronto se advierte que los mecanismos del cerebro humano son tan infinitamente complejos que es imposible controlarlos y abarcarlos. El poder del subconsciente, la insondable profundidad de los sentimientos, así como el hecho de que en la mente humana no es posible separar la felicidad de la tristeza, lo bello de lo amargo, lo luminoso de las tinieblas.”

Mas información sobre el amor y el desamor en filmoterapia

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Amor, Desamor, Relaciones

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

Mi pie izquierdo (Jim Sheridan, 1989)

Proponemos esta semana la revisión de «Mi pie izquierdo» a través de una excelente crítica sobre cine y terapia .Una persona que ha trabajado durante años con discapacitados físicos reflexiona a través de […]

Adiós, muchachos (Louis Malle,1987)

Retomamos tras el verano nuestro análisis semanal de peliculas en filmoterapia con la revisión de «Adios muchachos» (1987) de Louis Malle a través de un magnifico comentario de Vivoleyendo en filmaffinity, en donde […]

4 comentarios

  1. La historia reflexiona sobre la idea de que si fuesemos capaces de reflexionar nuestras experiencias en su conjunto veriamos que son únicas y enriquecedoras, aunque conjuguen malos y buenos momentos, colocandose estos últimos por encima de los primeros.

  2. Me resultó especialmente reveladora la parte de la pelicula en la que, una vez comenzado el «proceso de borrado» (al que se somete Joel por la rabia y despecho de saberse borrado de la mente de Clementine), comienza la busqueda y eliminación de todos los recuerdos que le unen a ella… pero durante ese proceso, no sólo empiezan a recordar los buenos momentos vividos juntos, sino que ven los comportamientos mediocres que les llevaron a la situación en la que terminaron, y lo absurdo de los mismos. Emprendiendo una huida desesperada de esa máquina despiadada que quiere robarles sus recuerdos, y con ellos, parte de lo que ellos son… y lo hacen juntos (y Gondry nos lo enseña con todo su poder musical y visual).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *