Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Ganar-Perder en las relaciones interpersonales (Smoking Room)

Ganar-Perder en las relaciones interpersonales (Smoking Room) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Eduard Fernández es Ramírez, un contable de la  filial española de una multinacional americana. Tras prohibirse fumar en toda la oficina, Ramírez, harto de tener que fumar en la calle, intenta  reunir  firmas de sus compañeros contra una prohibición que considera injusta, su objetivo es convertir  un despacho de dos metros cuadrados en desuso, en una sala para fumadores, o lo que es lo mismo y suena más serio en americano, una «Smoking Room». Aparentemente todos están de acuerdo con su revindicación y le prometen su apoyo. Sin embargo,uno tras otros todos sus compañeros  pondrán una serie de excusas para evitar formar parte de esta lista; paralelamente todos los empleados insisten en inscribirse en otra lista, la lista de un equipo para jugar un partido de fútbol contra los empleados de otra oficina, todos se inscribirán sin ningún tipo de excusas ni dificultades, con esta lista no hay ningún problema.

Una película que con la excusa de la prohibición de fumar en la oficina aborda los problemas de comunicación interpersonal latentes en la sociedad actual, la falta de empatía, el egocentrismo y la supeficialidad  diaria que nos lleva a la soledad y la falta de valores en nuestras vidas.

A lo largo de la película,un grupo inicialmente visto como masa (los empleados de la sucursal), va dando paso a una perspectiva más individual de cada uno de los trabajadores que lo forman, para volver a terminar en una visión de conglomerado. Quizás sean las personas con las que más tiempo pasan a la semana, con las que aparentemente tienen algo en común. Y sin embargo, a través de intensos y bien logrados monólogos como diálogos unidireccionales, vemos lo superficial de sus relaciones.

Cuando hablamos de comunicación interpersonal, factores como la reciprocidad, la empatía, la atención a través de la comunicación no verbal, son indispensables para que pueda darse realmente. Esta película se convierte en un excelente ensayo  sobre errores fundamentales de comunicación en un grupo. Aquí no encontramos que se cumpla el feedback propio, ni el ponerse en el lugar del otro, ni siquiera la atención. Personas que necesitan hablar, lo hacen incluso a costa de que el oyente sólo cumpla función de acompañante pasivo.

Ramírez no está dispuesto a aceptar la nueva norma impuesta por los dueños: prohibido fumar dentro de las oficinas, y crea una lista para que él y sus compañeros firmen en contra. En principio, todos están de acuerdo, todos parecen estar indignados por la situación y apoyan a Ramírez en su empeño. Pero según va avanzando la lista, las excusas para no firmar van creciendo y abarcando campos muy diferentes a los reales. Esta sensación de que la otra parte está intentando bloquear sus expectativas, es la que va a iniciar el conflicto grupal.

Para que se dé un conflicto tiene que ser percibido como tal por todas las partes implicadas. Por un lado, para Ramírez, la idea de crear una sala para fumar en las instalaciones a través de la hoja de firmas, representa en verdad su preocupación por defender un derecho básico, que subyace por debajo de la idea de percibir el hecho de fumar fuera como una situación que deteriora su condición de trabajo en la empresa, y su imagen como trabajador. Y por otro lado,para sus otros compañeros, la hoja de firmas no significaría cubrirse un derecho para su mejora de bienestar, sino por el contrario, la percepción de un elemento negativo en contra a la hora de mantener su puesto de trabajo, o de conseguir un posible ascenso. A esto contribuyen otros dos ingredientes muy comunes en las relaciones laborales e interpersonales, los rumores, y el qué se espera de nosotros como empleados.

Este conflicto de intereses, que era firmar una hoja, pasa a tratarse como un conflicto personal y de relación. Pero, ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué no se queda simplemente en un intento frustrado o logrado por crear la “smoking room”? Una empresa se forma por individuos y grupos. Para poder alcanzar sus objetivos con éxito, hay que intentar controlar la energía que desarrollan y encauzarla hacia ese éxito de la organización. Se trataría de cooperar por los intereses comunes, pero claro está que para ello habría que explicitarlos junto con las metas a corto y a largo plazo, con la máxima claridad. En este sentido, los trabajadores no se encuentran satisfechos con sus jornadas laborales, cuentan con unas expectativas llenas de incertidumbre, unas metas distorsionadas… todas ellas condiciones que de ningún modo facilitan ni propician la comunicación, muy al contrario, la inhibe. Y es éste el punto de partida de la película, el descontento a nivel personal y grupal que encontramos. Si unimos esto, al egoísmo y la falta de valores de los personajes, será difícil llegar a una filosofía de interacción “ganar-ganar”.

Stephen Covey explica en su libro de «Los 7 Hábitos de la gente altamente eficiente» que en la interacción entre personas se pueden dar 6 paradigmas:

– ganar-ganar

– gano-pierdes

– pierdo-ganas

– ganar

– perder-perder

– ganar-ganar

– no hay trato

Desde pequeños crecemos aprendiendo a hacer las cosas de manera competitiva, a ganar, y para hacerlo, tiene que perder el otro (paradigma gano-pierdes). Las personas con baja confianza en sí mismas, pueden adoptar la postura pierdo-ganas, dan por hecho que van a perder, pero además pretenden buscar así aceptación, o no son capaces de expresar sus opiniones. Si encima se enfrentan dos individuos ganar-perder, dan lugar a perder-perder, con tal de que tú pierdas, soy capaz de perder contigo.

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva (Stephen Covey) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Ramírez empieza teniendo la imagen de un líder informal, todos parecen seguirle, pero a la hora de comprometerse, se echan atrás. No es un buen negociador, y deja de ser líder cuando en realidad no está escuchando a sus compañeros, casi les quiere obligar mirando su propio interés y su batalla personal, no representa los verdaderos intereses del grupo, que también es cierto que son egoístas, funcionan por miedos, por amenazas. Un buen ejemplo en definitiva de ganar-perder.

Sólo ganar-ganar concibe una forma cooperativa de llegar a los objetivos, no se trata de ganar o perder, sino de trabajar de otra manera, buscando beneficios para todas las partes. Si el director de la sucursal hubiese intentado atender y mediar en el conflicto, la hoja de firmas no se hubiese convertido en una verdadera contienda, que al final, no sólo enfrenta a los individuos a nivel personal, sino que supone crear una parte hostil para la empresa. Pero viendo el tipo de organización que nos encontramos, vertical, y sus directivos, que son los primeros que funcionan en un sentido de ganar-perder, jugando sucio, sin contar con los empleados como seres humanos con necesidades, ¿qué tipo de comunicación y habilidades se van a generar?

Si queréis ver más ejemplos sobre la comunicación interpersonal, aquí tenéis unos cuantos: “El método” (Marcelo Piñeyro, 2005),Casual day” (Max Lemcke, 2007),The Office” (serie, Ricky Gervais, Stephen Merchant, 2001). Hablaremos de ellas en otra ocasión; la comunicación, al fin y al cabo, es el eje de nuestro día a día, y habrá que profundizar.

(Olga Burque) Filmoterapia

«El de ganar/ganar es una estructura de la mente y el corazón que constantemente procura el beneficio mutuo en todas las interaccio­nes humanas. Ganar/ganar significa que los acuerdos o soluciones son mutuamente benéficos, mutuamente satisfactorios. Con una so­lución de ganar/ganar todas las partes se sienten bien por la decisión que se tome, y se comprometen con el plan de acción. Ganar/ganar ve la vida como un escenario cooperativo, no competitivo. La mayo­ría de las personas tiende a pensar en términos de dicotomías: fuerte o débil, rudo o suave, ganar o perder. Pero este tipo de pensamiento es fundamentalmente defectuoso. Se basa en el poder y la posición, y no en principios. Ganar/ganar, en cambio, se basa en el paradigma de que hay mucho para todos, de que el éxito de una persona no se logra a expensas o excluyendo el éxito de los otros.

Ganar/ganar se basa en la creencia de que existe una tercera al­ternativa. No se trata de tu éxito o el mío, sino de un éxito mejor de un camino superior.»

Stephen Covey en «Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente»

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Comunicacion, Dilemas éticos, Empatía, Ganar-Ganar, Grupos, Recursos humanos, Reflexiones terapeuticas, Valores

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine español, Dramas, Largometrajes, Otros

Más artículos de la misma categoría

La fortaleza psicológica de la valentía (Hotel Rwanda)

“Incluso en los momentos más oscuros de nuestra historia, personas de un carácter extraordinario han vivido entre nosotros mostrándonos una manera de salir del terrible ciclo de odio y agresión. Es esta gente […]

Crisis y crecimiento personal (Vivir, Akira Kurosawa)

Akira Kurosawa, maestro del cine universal y representante del humanismo y de la reflexión existencial, merece un apartado especial en el cine como terapia. Por eso, coincidiendo con el centenario de su nacimiento, […]

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *