Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Integridad, liderazgo y humanidad: Atticus Finch en Matar a un ruiseñor

Integridad, liderazgo y humanidad en Matar a un ruiseñor Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Esta semana hablamos sobre uno de los personajes mas filmoterapeuticos de la historia del cine, Atticus Finch, un padre que nos conmueve y nos inspira por su integridad, su valentía y su lucha por la justicia. Matar a un Ruiseñor es una obra maestra del cine que nos ayuda a reflexionar sobre los prejuicios e injusticias del ser humano. Elegida entre las 11 películas mas filmoterapeuticas entre nuestros lectores y segunda película americana más inspiradora de la historia según la AFI, Matar a un Ruiseñor es una película de obligada visión para cualquier amante del cine, del ser humano y de los valores éticos.
Vivoleyendo nos propone una excelente  crítica  sobre esta maravillosa película. Que la disfruten.

(Ver la presentación de Matar a un ruiseñor en Que grande es el cine)

Muchas veces he admirado a mi padre, y me he sentido orgullosa de ser su hija. Porque es un buen hombre, un hombre honesto que se cuenta entre esas personas constructivas y que logran que la sociedad sea un poco mejor.
Por eso entiendo cómo se sentirían Jem y Scout Finch al ser testigos de cómo su padre se encaraba con el pétreo muro de los prejuicios, cómo andaba con la cabeza bien alta entre gentes de escasas luces que alimentaban absurdos e irracionales odios, para defender a los agraviados y clamar justicia en un país donde la justicia se medía por el rasero del color de la piel, de los orígenes, del dinero, del poder y, en resumen, de los que tenían la sartén por el mango.
Atticus Finch debía de ser, a los ojos de sus hijos, un pequeño David que hacía frente, con su escueta honda, a un Goliat del tamaño de una montaña. Luchando bravamente, pese al gigantesco obstáculo que el Sur le imponía, portando simplemente con el arma de sus principios.
“Hay hombres en este mundo que han nacido para cargar con las tareas desagradables de los demás.” Atticus Finch asumió esa carga sobre sus hombros, y la soportaría hasta el final. Porque él era una de esas personas que, como se suele decir, tienen agallas, riñones, coraje. Que los tienen bien puestos.
Para unos niños, no debe de haber muchas cosas más dignas de admiración que ver cómo su padre mantiene a raya a las fieras sin perder jamás la compostura y espetándoles a la cara toda la dignidad con la que deja al descubierto la vileza de quienes envenenan el mundo con sus actos mezquinos.
(Ver el siguiente video con el trailer de la película)


En un estado sureño, en plena Gran Depresión, dos hermanos, que cuentan con el impagable ejemplo de ese gran hombre que es su padre, aprenden a quitarse el velo de los dañinos prejuicios.
Muchas veces juzgamos por las apariencias, antes de conocer. Y hay quienes llegan mucho más lejos que eso. Hay quienes no vacilarían en eliminar a otros semejantes por el simple hecho de que tengan la piel de un color diferente. Y que no dudarían en ampararse en el poder que les concede un Estado y una “Justicia” igualmente lastrados.
La justicia no es ciega ni sorda. Casi siempre se inclina hacia el lado que más le interesa y le conviene.
Atticus es de los pocos que tiene como objetivo impedir que ese sistema corrompido se perpetúe.

Sobradamente merecedora del premio Pulitzer, la novela “Matar a un ruiseñor” dio lugar a uno de los más extraordinarios dramas que se han filmado sobre el peliagudo y vergonzoso tema del racismo y los prejuicios y, por extensión, sobre las aberrantes injusticias humanas.
Y sobre esos héroes desconocidos que nadan a contracorriente sin portar más que su valor y su palabra.
Para que los ruiseñores sigan cantando.
Quería que vieras lo que es realmente el valor, en lugar de tener la idea de que el valor es un hombre con un arma en su mano. El verdadero valor es cuando sabes que tienes todas las de perder, pero emprendes la acción y la llevas a cabo a pesar de todo. Raramente ganas, pero algunas veces lo logras.

Categoría: Fortalezas psicológicas

Etiquetas: Carisma, Coraje, Integridad, Justicia, Sabiduría, Valentía, Valores

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Cine clásico, Dramas, Largometrajes, Personajes

Más artículos de la misma categoría

Enamorarse en «Antes del amanecer» (Richard Linklater, 1995)

La filmoterapia también consiste en hablar de esas emociones y sensaciones tan intensas y agradables que pueden llegar a evocarnos algunas películas. Y son las historias sobre el amor romántico las que más […]

Fortalezas psicológicas: La apreciación de la belleza (8 documentales)

La naturaleza es fuente de activación, relajación, plenitud  y generadora de una de las fortalezas del ser humano, la apreciación de la belleza. Esta semana  queremos explicar esta fortaleza que tanto nos aporta […]

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *