Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Habilidades interpersonales, la filosofía Ganar-Ganar (5 films)

Habilidades interpersonales, la filosofía Ganar-Ganar. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque
Esta semana hemos visto la entretenida Win Win (Ganamos todos), la nueva película del siempre “filmoterapeutico” Thomas McCarthy  (autor de The Visitor y Vias Cruzadas) y nos ha dado una gran idea, explicar la filosofía del ganar- ganar en las relaciones interpersonales  (y sus alternativas) a través de 5 grandes películas. Que lo disfruteis.

(Ver el trailer de Win Win, ganamos todos)

Los seres humanos somos seres sociales, ya sea en nuestro trabajo, en la familia o en cualquier área de nuestra vida, necesitamos relacionarnos con los demás e interrelacionar con ellos. Es en ese momento cuando pasamos de la independencia a la interdependencia y una sólida interacción interpresonal es la que nos garantiza los mejores resultados para todos, avanzando hacia un rol de liderazgo y encontrándonos en la posición de influir so­bre otras personas.

Cuando hablamos de Ganar/Ganar no hablamos de una técnica para relacionarnos mejor con los demás, ni siquiera de exitosas habilidades interpersonales, hablamos de una filosofía total en la inte­racción humana, el pilar fundamental a partir del cual todo se genera. Ganar/ganar es la filosofía mas efectiva en las relaciones interpersonales como iremos viendo pero existen otras filosofías que también comentaremos y que nos darán pistas de porque es tan vital plantearse la vida en términos de gana/ganar. Vemos a continuación estas 5 opciones (explicadas desde el prisma de Stephen Covey) y las películas que proponemos esta semana:

1. Gano/pierdes. Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio) (1992) de James Foley.

2. Pierdo/ganas. El Apartamento (1960) de Billy Wilder.

3. Pierdo/pierdes. La Guerra de los Rose (1989) de Danny Devito.

4. Ganar/ganar. Gran Torino (2008) de Clint Eastwood.

5. Ganar/ganar o no hay trato. Entrenador Carter (2004) de Thomas Carter

(Mas sobre ganar- ganar enel post sobre la pelicula  Smoking room y en nuestra guía de películas sobre relaciones)

1. Gano/pierdes.

Como estilo de relación interpersonal, gano/pierdes es el enfoque autoritario: «Si yo consigo lo que quiero, tú no consigues lo que quieres». Las personas del tipo gano/pierdes son proclives a utilizar la posición, el poder, los títulos, las posesiones o la personalidad para lograr lo que persiguen. Y por supuesto sin pensar nada en el otro y provocando que el otro siempre pierda.

Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio) (1992) de James Foley

SINOPSIS. Narra las ajetradas vidas de unos agentes inmobiliarios de Chicago que intentan sobrevivir en un mundo altamente competitivo y un mercado en plena depresión. A pesar de la situación reaccionan siempre con unos escrúpulos y una solidaridad considerables. (FILMAFFINITY)

CRÍTICA. Formidable película de vendedores de propiedades inmobiliarias al borde de un ataque de nervios. El texto de David Mamet -premio Pulitzer en el año 1984- condensa una durísima condena a la sociedad materialista e insolidaria de hoy en día, una espléndida radiografía del culto al dinero y la adicción al trabajo del americano medio, amén de un magistral estudio de personajes soportado por un reparto soberbio -atención a un sorprendente Alec Baldwin y al deslumbrante recital de Lemmon- que transmite intensidad en cada plano. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)

2. Pierdo/ganas

Algunas personas están programadas a la inversa: pierdo/ganas. «Yo pierdo, tú ganas.» «Adelante. Imponme lo que quieres.» «Pisotéame de nuevo. Todos lo hacen.» «Soy un perdedor. Siempre lo he sido.» «Soy un conciliador. Haré cualquier cosa para conservar la paz.» Pierdo/ganas es peor que gano/pierdes, porque no tiene ninguna norma: ningún requerimiento, ninguna expectativa, ninguna visión.

Las personas que piensan en pierdo/ganas por lo general están deseo­sas de agradar o apaciguar. Buscan fuerza en la aceptación o la popularidad. Tienen poco coraje para expresar sus sentimientos y con­vicciones, y la fuerza del yo de los demás las intimida fácilmente.

El Apartamento (1960) de Billy Wilder

SINOPSIS. C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray). (FILMAFFINITY)

CRITICA. Wilder, una vez más, en estado de gracia dosificando lo hilarante y lo corrosivo con un Lemmon inconmensurable como gris oficinista que entrega una y otra vez su dignidad en forma de apartamento para que sus jefes lo usen como casa de citas… Claro que Shirley MacLaine bien merece, incluso para el más sumiso, rebelarse contra la tiranía (crítica de Rufo Pajares para FA). (FILMAFFINITY)

3. Pierdo/pierdes

La postura perder/perder ocurre cuando pones frente a frente a dos individuos dogmáticos, obstinados, egoístas e intolerantes. El resultado es terrible. Ambos perderán en una espiral casi infinita.

Las dos partes se enrocan convencidos de que el otro no tiene nada de razón en una posición de “Yo soy el bueno y el otro el malo” o “Yo tengo toda la razón y el otro ninguna”. Las dos partes son incapaces de llegar a algún punto en común produciendo un desgaste tremendo, un odio en escalada y acciones cada vez más destructivas. Se vuelven vengativos y quieren recobrar lo que se les quite o «hacérselas pa­gar» al otro, ciegos al hecho de su postura suicida, de que la venganza es un arma de doble filo.

Pierdo/pierdes es también la filosofía de las personas altamente dependientes sin dirección interior, que son desdichadas y piensan que todos los demás también deben serlo. «Si nadie gana nunca, tal vez ser un perdedor no sea tan malo.»

La Guerra de los Rose (1989) de Danny Devito

SINOPSIS. La desintegración de un matrimonio perfecto, tan modélico que resultan insultantes sus vidas tan cómodas como vacías, se produce cuando la esposa, madre y ama de casa perfecta, con una eficaz y oronda sirvienta alemana que completa el cuadro familiar, cae en la cuenta de que desea algo más: recobrar su propia identidad. (FILMAFFINITY)

CRITICA.El Matrimonio mostrado en su forma mas pura, una batalla de aciertos en la dirección, actuaciones, tomas de cámaras (sombras, ángulos, primeros planos), un guión sólido con mezclas de humor. Las relaciones personales al límite, tan actual ayer como hoy y como lo será mañana. El amor mirado desde una perspectiva real y sincera como una mezcla de intereses y desilusiones, al querer que los demás sean como queremos que sean. Una realista y soberbia película que tiene mucho que enseñar (Juan Diego GP. Filmaffinity)

4. Ganar/ganar

El «Ganar/ganar» en las relaciones busca el beneficio mutuo y que ganen las dos partes. Es una tercera vía que siempre es la mejor y que ayuda poderosamente a encontrar el equilibrio en las relaciones humanas conservando el sentido de bien común y equidad. Como dice Stephen Covey «Ganar- ganar consiste en creer en una tercera alternativa, ni su manera ni la mía sino en una manera mejor.»

Pero llegar hasta aquí no es fácil, necesitamos de la suficiente seguridad personal, flexibilidad y coraje para poder permitir que el otro gane sin nosotros perder y esto es complicado con algunas personas en las relaciones afectivas, comerciales, políticas o familiares. Debemos estar muy fuertes, tener mucha perspectiva y saber lo que queremos para poder negociar y llegar al consenso.

Según Javier Linares, las personas que tienen claro que hay que buscar relaciones ganar/ganar son personas que practican lo siguiente:

  • Buscan el beneficio mutuo. Son cooperativos creativos, no competitivos destructivos.
  • Escuchan más,  dedican más tiempo a la comunicación en cantidad y calidad.
  • Demuestran acciones consistentes que convencen a la gente.
  • Se han ganado una buena reputación de honestidad, integridad y lealtad.
  • Sus acciones son consistentes con su conducta, sus decisiones y su posición.
  • Creen lo mejor de las otras personas.
  • Revelan, ayudan a los demás a entender su posición, su conducta y sus decisiones.
  • Comunican expectativas claras.
  • Buscan otras ideas y escuchan con empatía.
  • Son exactos, oportunos y honestos en la comunicación.
  • Tratan a la gente con respeto y responden a las necesidades de los demás.
  • Se enfocan en lo positivo, pero proporcionan retroalimentación constructiva sobre las áreas de mejora.

Gran Torino (2008) de Clint Eastwood

SINOPSIS. Walt Kowalski (Clint Eastwood), un veterano de la guerra de Corea, es un obrero jubilado del sector del automóvil. Su máxima pasión es cuidar de su más preciado tesoro: un coche Gran Torino de 1972. Es un hombre inflexible y con una voluntad de hierro, al que le cuesta trabajo asimilar los cambios que se producen a su alrededor. Sin embargo, las circustancias harán que se vea obligado a replantearse sus ideas. (FILMAFFINITY)

CRITICA. «Todo fluye y palpita en esta película magistral, concebida con los medios justos, con enorme talento, con sentido moral. Es normal que la emoción explote con un desenlace tan imprevisible como épico.» (Carlos Boyero: Diario El País)

5. Ganar/ganar o no hay trato.

Muchas veces cuando los individuos no son capaces de llegar a una solución en donde todos ganen o haya un acuerdo, se puede recurrir a una expresión superior del paradigma ganar/ganar, el «ganar/ganar o no hay trato».

No hay trato significa que, si no podemos encontrar una solución que beneficie a ambas partes, coincidiremos en disentir de común acuerdo: no hay trato. No se ha creado ninguna expectativa, ni se ha establecido ningún contrato. Yo no lo acepto a usted como emplea­do o jugador, ni vamos a emprender juntos una tarea particular, porque es ob­vio que nuestros valores o nuestras metas van en direcciones opues­tas. Es mucho mejor comprenderlo desde el principio, y no más ade­lante, cuando las expectativas creadas lleven a la desilusión de todas las partes.

Entrenador Carter (2004) de Thomas Carter.

SINOPSIS. Basada en la vida real del controvertido entrenador de baloncesto Ken Carter. En 1999, fue entrenador en el Instituto Richmond de California y, a pesar de que su equipo llevaba catorce victorias consecutivas, decidió que los jugadores no disputarían los dos partidos siguientes, sino que, debido a su bajo nivel académico, se dedicarían a estudiar para los exámenes trimestrales. (FILMAFFINITY)

CRITICA. «Un logrado y entretenido biopic (…) Gracias principalmente a su actor principal, este nuevo alumno de un género bastante frecuentado merece ponerse de los primeros de la clase» (Sean Daly: The Washington Post)

Categoría: Psicología a través del cine

Etiquetas: Ganar-Ganar, Habilidades sociales, Liderazgo, Relaciones

Etiquetas de cine: Especiales, Otros

Más artículos de la misma categoría

¿Por que nos gustan (tanto) los perdedores? 10 razones y un puñado de títulos

El cine y las series son sin duda un reflejo de nosotros mismos y de nuestras relaciones, recogen una serie de actitudes y estados de ánimo que nos influyen , nos contagian y […]

¿El «secreto» de la felicidad? Crítica al libro de Rhonda Byrne (I)

Pensamiento positivo a todas horas, alcanzar metas como si no hubiese un mañana, pseudoespiritualidad, éxito y más éxito, pseudocientifismo, pócimas secretas de la felicidad…ingredientes que se repiten una y otra vez en muchos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *