Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Elevarse en el cine (una emoción única)

Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

¿Por qué a veces nos emocionamos de manera tan intensa al observar actos moralmente bellos en una película? ¿Por qué cuando el protagonista consigue su objetivo nos estremecemos y se nos ponen los pelos de punta? ¿Como es posible que al acabar una película inspiradora nos quedemos durante minutos sentados en la butaca en una especie de trance, con una sensación de bienestar?. Este conjunto de sensaciones emocionales es lo que se llama el “proceso de elevación” y que nos proponemos analizar. La elevación es lo que sentimos cuando presenciamos algo que nos asombra, conmueve o inspira, particularmente cuando se trata de una acción admirable por parte de una persona. Nos «eleva» el ver a un atleta olímpico rompiendo todos los récords, o a un músico ofrecer una interpretación maravillosa de una pieza.  Sobre todo, nos sentimos «elevados» cuando vemos a alguien realizar un acto de generosidad, valentía o entrega extraordinario. Presenciar la grandeza de otras personas nos inspira a tratar de hacer algo similar, a ser mejores. Cuando pensamos en la elevación, pensamos en los momentos en los que nos sentimos orgullosos de pertenecer al género humano. El psicólogo social Jonathan Haidt acuño en 2003 el termino “elevación” para describir este tipo de emoción, describiendo tres componentes principales:

  1. Ser testigo de un acto de belleza moral (ej.humanidad, valentía, persistencia, disfrute)
  2. La sensación física de calidez, opresión en el pecho o sensación de bienestar;y/o un estremecimiento en la piel ,particularmente en la nuca, en la espalda o en la cabeza.
  3. Una motivación a mejorar ética o moralmente (ej ayudando a otros o intentando ser mejor persona)

Hay algo delicioso al observar un personaje que demuestra su felicidad en una calle lluviosa (Cantando bajo la lluvia, 1952), fluye al pintar un cuadro (Historias de Nueva York, 1989), o un equipo consigue ganar un partido de baloncesto (Hoosiers, 1986). De la misma manera, el espectador queda impactado emocionalmente viendo una película sobre un personaje creativo (Man on wire, 2008), altruista (La lista de Schindler, 1993) o que persiste en sus metas (Gattaca, 1997). Cuando el espectador se encuentra en un proceso de “elevación” en una película , es como estar en un estado de trance, absorbido totalmente por la película  e influido por lo tanto con mayor intensidad por los valores, creencias y conductas de la escena en concreto. Jonathan Haidt, quien acuñó el término de elevación, comenta: «en ocasiones un momento intenso de elevación es como  reiniciar el ordenador,  acabando con sentimientos como el cinismo y sustituyéndolos por sentimientos de esperanza, amor y optimismo, y un sentido de inspiración moral. » Los estudios neuropsicologicos sobre esta emoción concluyen  que la elevación se activa por el estímulo de nuestro nervio vago, el único nervio que comienza en el tronco cerebral y se extiende hasta debajo de la cabeza, el cuello, el pecho y el abdomen, donde contribuye a la inervación de la vísceras.  Al activarse este nervio experimentamos un sentimiento visceral de propagación, de calor líquido en el pecho, de nudo en la garganta. El nervio vago ciertamente explicaría lo que sentimos al ver una escena de este tipo en una película, una sensación más física que mental. En ocasiones cuando se nos pregunta «¿Por qué te fascinó tanto esta película o aquella escena?» respondemos de maneras parecidas: «porque me estremeció todo el cuerpo», «porque me puso la piel de gallina», «un nudo en la garganta», «un hormigueo por todo el cuerpo»,»un cosquilleo en la nuca» . Reacciones mas relacionadas con lo físico que con lo cerebral y reflexivo. Los estudios también concluyen que esta emoción se experimenta con más fuerza cuando estamos en un grupo que de manera individual. Una observación importante que nos ayuda a explicar por qué sentimos más nítidas nuestras emociones en una sala de cine que cuando estamos viendo solos un DVD en casa. En un nivel profundo, somos parte de un grupo que tiene una experiencia compartida. Proponemos a continuación 6 grandes escenas del cine, ejemplos magníficos de la elevación en circunstancias completamente diferentes pero que al verlas siempre nos estremecen al ser testigos de acciones bellas que nos conmueven y nos inspiran.

Por Jaime Burque

Categoría: Psicología a través del cine

Etiquetas: Elevarse, Emociones negativas, Emociones positivas, Inspiración

Etiquetas de cine: Especiales, Otros

Más artículos de la misma categoría

¿Por qué disfrutamos de las películas de miedo? (El silencio de los cordero)

¿Como es posible que sintamos placer y nos relajemos al experimentar la mas negativa de nuestras emociones negativas, el miedo?¿Por que disfrutamos tanto de películas tan inquietantes y escalofriantes como El silencio de […]

Definiendo el amor (2046, de Wong Kar-Wai)

  En 2046 se mezclan pasado y androides, recuerdos que se intentan dejar atrás,  pero sobre todo amor y, al igual que éste, puede resultar compleja, lenta e, incluso, confusa por momentos. El […]

2 comentarios

  1. Fantastica reflexion. Me  ha gustado el termino Elevación, como una emoción provocada por algunas peliculas. Creo que precisamente las peliculas que mas me gustan es por este motivo. Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *