Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

La fortaleza psicológica del perdón en Warrior (2011)

La verdad es que cuando me puse a ver Warrior, no me esperaba mucho, aspiraba (con suerte) a ver una peli de acción fácil, mucha adrenalina, palomitas de microondas y a dormir. La vi además porque me pareció sorprendente la altísima puntuación que tenía ( por ejemplo un 7,5 en filmaffinity) y porque encontré en el reparto al gran Nick Nolte. Pues eso, que me puse a verla y mi gozo en un pozo (el de las expectativas, me refiero), mi listón psicológico había sido desbordado estrepitosamente (un día tenemos que hacer un post sobre este tema) por que la historia de Warrior va más allá de los puños (que tener los tiene y a tocateja) y los músculos de acero( que también los tiene y bien hormonados).

Dos hijos y un padre que no se hablan entre ellos desde hace años por un pasado terrible y que por las vueltas del destino (pero que muchas vueltas) acaban inmersos en un campeonato mundial de dos días de artes marciales mixtas. Una rocambolesca historia que podría calificarse de inverosímil si no fuese por la potencia de los actores y una excelente dirección que no solo logra que te olvides de los errores y previsibilidad del guión si no que encima te quedes con el brutal drama y emociones intensas que genera. Es como si a Ken Loach y a Steven Spielberg le diesen un guión al estilo Street Fighter y les dijesen, chicos, tenéis que trabajar juntos y sacar petróleo de esto… Y si, se consigue sacar mucho petroleo, el director (Gavin O’Connor) y los tres actores (Nick Nolte, Joel Edgerton y Tom Hardy) logran lo imposible,una poderosa, brillante y conmovodera película que baja hasta lo más profundo de los infiernos familiares para ir remontando a lo largo del metraje a base de sangre, sudor y lágrimas.

"Debes confiar en el perdón." (Warrior)

Y por supuesto es una película filmoterapeutica, por eso escribo hoy sobre ella. Leí por ahí que Warrior es como The fighter pero con alma y corazón (a la que yo añado que es como The Wrestler pero con más energía positiva y menos autodestrucción). Es curioso porque logra una poderosa (y sorprendente) combinación entre adrenalina, héroes y testosterona con la fragilidad del amor, el tormento personal y la vulnerabilidad emocional de los personajes. Me recuerda en parte a Broback Mountain y aquellos vaqueros duros y fornidos que mostraban su delicadez y sus grietas emocionales a lo largo de la historia. En este caso es un padre exalcoholico y exmaltratador quien busca la redención de sus dos hijos, duros expertos en artes marciales pero llenos de gigantescas heridas emocionales, rencor yodio (uno de los hermanos más que el otro) y que tanto daños les ha generado a lo largo del tiempo. Durante los dos días de campeonato asistiremos a un cocktail extremo de testosterona y amor,violencia y sensibilidad, sangre y perdón… Parece imposible lograr una mezcla así sin caer en el ridículo o en lo artificial pero esta película lo logra convirtiéndose a base de escenas de lucha extrema (muy bien rodadas por cierto) en un torbellino que poco a poco va inundando la pantalla hasta finalmente convertirse en un brutal huracán emocional. Yo personalmente es la primera vez que lloro viendo una película de peleas, con eso lo digo (casi) todo.

Lo Mejor del Film (a nivel filmoterapia): la fuerza emocional, la energía positiva que desprende que llega a activarnos, el perdón, la redención, la curación de la heridas del pasado..

Lo Peor del Film (a nivel filmoterapia): Que tanta testosterona made in USA no te deje ver todo lo anterior

Calificación general de la película: 7.5/10

Calificación filmoterapia: 8.5/10

 

Por Jaime Burque

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Adrenalina, Emocionate, Familia, Perdon, Redención

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

El Festín de Babette (Gabriel Axe, 1987)

Esta semana en filmoterapia proponemos la película ganadora al oscar a la mejor película extranjera de 1987, El Festín de Babette, un bello ensayo sobre los beneficios de la fortaleza psicológica de la […]

Alguien voló sobre el nido del cuco/ One Flew Over the Cuckoo’s Nest (Milos Forman, 1975)

Esta semana proponemos una de las películas más inspiradoras de todos los tiempos, ganadora de 5 oscars (mejor actor, actriz secundaria, guón, director y película), con un 8,4 de media en filmaffinity pero […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *