Fases de la violencia de género (Te doy mis ojos), por Olga Burque

La violencia de género (Te doy mis ojos) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Esta semana en Filmoterapia, coincidiendo con el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género, os presentamos una película que si bien es cierto que es un recurso muy utilizado para este tema, nos ofrece un caso de violencia de género con todas sus características reales.

La violencia de género se define como cualquier tipo de violencia física, sexual o psicológica de un hombre hacia su pareja femenina. En el caso de tratarse, por ejemplo, de una pareja de homosexuales, ya estaríamos hablando de violencia doméstica, que es la que se produce dentro del contexto del hogar, en situaciones de convivencia, de padres a hijos o viceversa, entre hermanos, o de la mujer hacia su pareja masculina.

Icíar Bollaín ya en el año 2000 había realizado un corto de 20 minutos, “Amores que matan”, centrado principalmente en la intervención psicosocial grupal en “agresores”. En ese corto aparecía también como protagonista Luis Tosar, y muchas de las escenas y diálogos fueron utilizadas por la misma directora 3 años después para hacer la película de la que hablamos hoy, “Te doy mis ojos”.(Ver trailer siguiente)

Antonio y Pilar forman un matrimonio con un hijo en común de 8 años. El film comienza cuando Pilar, en un estado de nervios muy intenso, se va de casa con su hijo, huyendo de una situación que le persigue, rumbo a la casa de su hermana, Ana, sin explicarle ni siquiera a ella qué es lo que está pasando.

Pilar intenta iniciar una nueva vida con su hijo, su hermana y su cuñado. Pero cree que no puede, ¿de qué va a vivir ahora, si la mantenía Antonio? La violencia económica es común en los malos tratos, aunque la mujer también trabaje, hay un control de entradas y salidas de dinero, y en muchos casos sólo se le da lo justo para comprar lo necesario para la casa. Inicialmente Pilar no se ve con posibilidades porque bajo el dominio de Antonio, no existen planteamientos de nuevas opciones distintas a las que él le mandaría. Pero su hermana le ayuda a darse cuenta de que ahora puede trabajar, ganar su propio dinero, ser independiente, y así encuentra un trabajo en el museo.

La violencia de género (Te doy mis ojos) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Antonio por su parte, está empezando a ir a un grupo de tratamiento para maltratadores, y a un psicólogo en terapia individual. Sus impulsivos brotes de ira no le dejan evolucionar en su relación con Pilar, quiere cambiar y mejorar, pero las maneras que conoce para ello consisten en hacerle regalos y falsas promesas. Sus palabras “sin ti no puedo vivir, no me dejes”, son en realidad signo de la verdadera dependencia que subyace en este tipo de relación, recíproca, y patológica.

Su visión machista es la causante de que no quiera que sea la mujer la que lleve el dinero a casa, que no tenga más vida externa, ni con su familia, ni con sus amigos (violencia social). Todo esto va formando una burbuja, un submundo para Pilar, alejada de todo, que provoca más desestructuración psicológica, más sensación de indefensión, y mucho miedo a la hora de pensar en llevar a cabo un cambio en su vida. Sin recursos sociales, económicos, y con su único rol de madre de familia frustrado, la autoestima le disminuye, aumenta su auto-percepción de torpeza social, y quizás los buenos momentos que existen con Antonio, los magnifica por poder sentir al menos su hogar y su familia como un entorno seguro y gratificante. De hecho, vemos muchos momentos a un Antonio tierno y “enamorado”.

La violencia de género (Te doy mis ojos) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

La violencia es siempre una forma de ejercicio del poder. Así, el maltrato psicológico suele ser lo primero que se instaura en una relación de maltrato. Superficialmente, se tiende a considerar la violencia de género como “mera” violencia física. Pero es posible que si se quedase ahí el problema, habrían más posibilidades de acabar con la situación, ya que quedarían menos dañados sus esquemas mentales y su autoconcepto. El maltrato psicológico va mermando a la “víctima” hasta el punto en que al aparecer la agresión física, la persona ya no cuenta con los recursos y estructuras adecuadas y/o suficientes para hacer frente a un cambio. A

NÁLISIS DE LA SITRMAMAL

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE MALTRATO

(Julia Sebastián)

MALTRATO O ABUSO EMOCIONAL

AMENAZASflecha

INTIMIDACIÓN, MIEDO

AISLAMIENTO

DESVALORACIÓN, CULPABILIZACIÓN

MANIPULACIÓN AFECTIVA CON RESPECTO A LOS HIJOS

DEFENSA DEL PRIVILEGIO MASCULINOflecha

DOMINIO Y CONTROLflecha

MALTRATO FÍSICO

Aquí se envicia más el círculo, ya que en cuanto el hombre percibe algún signo de falta de control hacia ella, inicia antes y de manera más impulsiva cualquier ejercicio de violencia. Entran en juego entonces las distorsiones cognitivas, esos pensamientos que aparecen y nos hacen creer suposiciones inventadas por nosotros mismos, como cuando Antonio ve a Pilar de uniforme, o arreglada para trabajar, sólo puede pensar que ella lo hace para que le miren otros hombres, o porque está con otro. Psicólogos como Beck consideran que muchas personas agresivas sólo se aceptan a sí mismas cuando son aprobadas por los demás.

Son pensamientos como éstos los que inician la explosión de ira. La ira es una emoción común y propia en todas las personas pero cuando es excesiva o descontrolada es muy perjudicial, tanto a nivel personal (el sufrimiento y el estado de infelicidad es enorme), como en las relaciones interpersonales. La razón por la que aumenta la intensidad de ira es que se van acumulando muchos pensamientos negativos al mismo tiempo, sube la adrenalina y la ira desemboca en un estallido de violencia física o verbal. Esta excitación acrecenta el deseo de poder y fomenta más agresividad.

Según la teoría del ciclo de violencia (formulada por la antropóloga Leonor Walker en 1979), se dan 3 fases comunes muy visibles en la película:

- Fase de formación de tensión

- Fase de explosión: manifestación de maltrato.

- Fase luna de miel o arrepentimiento: muestra de cariños y promesas. Según van aumentando los incidentes violentos, esta fase de arrepentimiento va haciéndose más pequeña. Ésta es una de las causas más fuertes que impiden a las mujeres maltratadas proseguir con sus denuncias o intentos de ellas.

En nuestra sociedad, es común que el comportamiento agresivo esté elogiado o sencillamente otorgue poder. Esta emoción está tan arraigada entre nosotros, y tan mal formulada, que merece la pena dedicarle un post en otra ocasión.

La violencia de género (Te doy mis ojos) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

La conclusión a la que llegamos al respecto, es que el perfil de una persona maltratadora coincide en esta falta de autocontrol que le lleva a prolongar su estado de ira hasta el final (impulsividad). Son personas muy poco asertivas, no saben ni reconocer ni expresar lo que piensan y sienten, ni siquiera el inicio del enfado, y recurren a pautas agresivas para resolver cualquier mínima percepción de molestia o conflicto (yo gano- tú pierdes).

Además del refuerzo positivo que supone la fase de arrepentimiento, en la película se muestran muy claros los factores, lejanos a nuestro entendimiento, pero que de alguna manera explican por qué se puede llegar hasta tan lejos en una situación de tanto sufrimiento. Primero de todo, porque existe un maltratador, Antonio. Pero además, a Pilar se le ve como una persona de baja autoestima, e insegura, especialmente en las relaciones sociales. No sabemos si ya era así antes, o es parte del proceso de desestructuración psicológica del que está formando parte. A lo largo de la película vamos descubriendo por menciones al padre de Pilar, con un perfil muy similar a Antonio, y a una madre defensora del matrimonio por encima y a costa de todas las cosas. Para ella el matrimonio es un medio de seguridad y estabilidad, “tienes que arreglarte con Antonio, es tu marido”, “una mujer nunca está mejor sola”. Estos antecedentes personales inculcan, por un lado, el rol de mujer exclusivamente como madre y esposa cuidadora, ama de casa, cumplidora y medio de satisfacción para su “esposo” (y éste el encargado de mantenerla y protegerla); y por otro lado, la vivencia anterior de una situación de violencia permitida o no, y sumisión (la de sus padres). Son claves para entender un poco y de lejos, cómo se forman esos esquemas mentales determinados a la hora de confrontar estas dificultades. La violencia de género (Te doy mis ojos) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Es difícil ponerse en la piel de alguien como Pilar. Ana es la primera que no soporta la impotencia de ver a su hermana sufriendo de tal manera y aún así diciendo querer a ese hombre que no duda de hacerle daño aún prometiendo que es lo más importante para él. Si tenemos en cuenta que para todos los seres humanos con posibilidades, el hogar es el lugar que nos da seguridad, a donde acudimos para estar tranquilos, y alejarnos de los problemas, entendemos que es más duro aún. ¿A dónde puede ir entonces una persona que está sufriendo malos tratos en su casa? Aún hay poca información sobre los recursos de los que puede disponer cuando decide denunciar, y ésa será seguramente de las más importantes decisiones que tendrá que tomar en su vida. Pero siendo positivos, la situación es cada vez más abierta para todos, aunque aún queda mucho camino.

Aún hay muchos puntos que terminar de arreglar, ya no sólo en cuanto a los agresores, sino en cuanto a las medidas, por ejemplo, para “cuantificar” la violencia psicológica de manera judicial. O para reconocer que no es solo el falso amor que nos venden desde Disney y por todas partes el justificante de ciertos comportamientos como los que nos muestra “Te doy mis ojos” (por no citar casos reales que nos rodean), sino que es un falso planteamiento que anula a las mujeres, o a las persona víctimas, según sea el caso. Y termina reduciendo la vida a esto, a una relación de pareja, sin quedar lugar a una escapatoria si algo va mal, o incluso yendo bien.

“Los malos tratos han dejado de ser un problema privado y de intimidad de la pareja y han pasado a ser un problema público y social, que pone de manifiesto las deficiencias en las estructura de nuestra sociedad en cuanto al terreno de la igualdad entre hombres y mujeres” (Julia Sebastián).

Olga Burque

Filmoterapia


Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

Tags: , ,

3 Responses to “Fases de la violencia de género (Te doy mis ojos), por Olga Burque”

  1. Raquel Rubinos Says:

    Hola,
    Quería daros las gracias por la crítica de esta película, estaba buscando información del maltrato por internet y me he encontrado con un estupendo post que me ha servido de gran ayuda.
    Un saludo

  2. neyla manrique Says:

    que buen análisis de la película, miles de casos como este se viven a diario, pero se quedan en la intimidad por miedo de la victima. el temor que se siente hace que se vea al agresor  fuerte e invencible.  pero lo mas importante es que las mujeres conozcan que siempre habrá alguien que pueda ayudarlas a recuperar su fuerza y seguridad para tomar una sabia decisión.
    gracias.
     

  3. me gusta Says:

    Después de leer esto creí que era muy informativo
    . Le agradezco que haya tomado el tiempo y energía para poner
    esta información juntos.

Dejar comentario