Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Psicología, 15 beneficios del cine en terapia

El cine y la psicología son dos de los elementos más definitorios de nuestra sociedad actual, nacidos prácticamente a la vez a finales del siglo XIX y con un intenso desarrollo y madurez a lo largo del siglo XX. Dos simbólicas columnas de nuestra cultura moderna que en los últimos años han convergido en multitud de nuevas corrientes, entre ellas la filmoterapia. Esta semana queremos reflexionar sobre la evolución de esta unión cada vez más rica no solo en terapia, sino incluso a la inversa, a través del cine y sus historias.

Durante casi todo el siglo XX, y para ser más exactos desde los años 30, el cine se convirtió, en gran medida gracias a la enorme influencia de Freud y Jung (Persona, 1966, de Ingmar Bergman) en el espejo de los trastornos psicológicos que la psicología aborda durante ese siglo. Desde las adicciones (Días sin Huella, 1943, de Billy Wilder), hasta los trastornos mentales (¿Que fue de baby Jane?, 1962, de Robert Aldrich), desde las consecuencias psicológicos tras dos guerras mundiales (Los mejores años de nuestra vida, 1946, de William Wyler) hasta los nuevos conflictos intergeneracionales (Rebeldes sin causa, 1955, de Nicholas Ray).Una fuente inagotable de historias en una relación que podríamos definir como unidireccional (era la psicología siempre aportaba nuevas historias al cine) y de carácter negativo al reflexionar el porqué de los puntos débiles del ser humano.

A través de los últimas décadas del siglo XX vemos como el cine aborda con cada vez mayor complejidad (Happiness, 1998, de Todd Solondz), desinhibición (Alguien volo sobre el nido del cuco, 1975, de Milos Forman) e incluso sentido del humor (Casi todas las películas de Woody Allen) todos los nuevos problemas psicológicos que afectan a las sociedades occidentales. Ya no hay represión y puede hablarse de todo con cada vez más naturalidad pero vemos como la relación entre psicología y cine seguía siendo la misma. Pero algo iba cambiar todo de golpe a finales de los noventa.

En 1998, Martin Seligman (presidente ese año de la Asociación Americana de Psicología), pone los fundamentos de la psicología positiva, una nueva rama que revolucionará los mismos pilares de la psicología y cuyo objetivo será estudiar científicamente el funcionamiento óptimo del ser humano. Hasta ese momento la psicología se había pasado 100 años estudiando “por qué funcionamos mal y como arreglarlo” y es a partir de 1998 cuando comienza una corriente que se dedicará a estudiar “por qué estamos bien y como promoverlo”. De repente la unión entre cine y psicología iba más allá de las enfermedades, trastornos y adicciones y se avanzaba a una relación mucho más rica y positiva, el estudio de los beneficios que puede tener el cine en el ser humano. Por primera vez la psicología empieza a estudiar porque nos aporta tanto ver Cantando sobre la lluvia, Rocky o una película de miedo…y se da cuenta de todos los beneficios psicológicos del cine.

Si a esto le sumamos a un acceso cada vez más fácil a todo tipo de recursos audiovisuales de manera fácil, rápida, y sencillo (podemos encontrar en Internet cualquier película o serie en minutos) empezamos a entender como muchos psicólogos (y otros profesionales) poco a poco han ido introduciendo en terapia nuevos elementos audiovisuales al darse cuenta de que el cine es una herramienta muy atractiva para el desarrollo del paciente. Tras más de 100 años de historia, cine y psicología se encuentran más que unidos en una influencia que ya no es unidireccional (de la psicología al cine) y negativa (solo enfermedades) si no en una relación mucho mas rica, bidireccional (la influencia del cine en la psicología) y positiva (los beneficios psicológicas del cine). Una nueva y maravillosa relación que desde filmoterapia compartimos cada semana con todos vosotros.

Un artículo: “La filmoterapia, 15 beneficios del cine en terapia”

Para acabar proponemos un interesante artículo que escribimos hace poco para la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo-Conductal (AEPCCC) y que refleja muy bien está rica relación entre cine y psicología. Que lo disfruteis: (Más sobre el artículo aquí)

“Ningún arte traspasa nuestra consciencia y toca directamente nuestras emociones, profundizando en los oscuros habitáculos de nuestras almas, como lo hace el cine.” (Ingmar Bergman, director de cine)

Cada vez que vemos una película o serie disfrutamos (muchas veces de manera inconsciente) de los maravillosos beneficios psicológicos del cine, ¿quién no ha quedado marcado por una película que le ayudó a cambiar su perspectiva vital? ¿O tiene presente siempre una escena que le ayudó a comprender partes de su vida? ¿O recuerda esa comedia que tanto le alivió en una época de crisis? Desde el punto de vista psicológico, vernos reflejados en un personaje o en una escena determinada es increíblemente útil para reflexionar y analizar nuestros mayores problemas o temores. Precisamente para aprovechar todos los beneficios psicológicos que ofrecen una serie o un largometraje surge la filmoterapia, una corriente  psicológica que aprovecha los beneficios del cine en pro de una recuperación psicológica.

Para entender mejor el concepto de la filmoterapia proponemos  a continuación alguno de estos beneficios psicológicos del cine (que como dijimos al principio seguramente alguna vez hemos experimentado). Elementos muy enriquecedores para cualquier terapia que complementan el trabajo que se realiza con el paciente. A través de estos beneficios se pueden trabajar a nivel terapéutico desde varios planos y con una gran variedad de enfoques pero siempre teniendo en cuenta que los medios audiovisuales son herramientas que complementan las sesiones (como lo podrían hacer un libro o un artículo) y que necesitan por lo tanto de una sólida terapia.

Por último recordar que los beneficios de la filmoterapia, si bien se pueden ampliar (con grandes resultados) a nivel terapéutico son sin duda recursos “apto para todos públicos”,por que en el cine  siempre podremos encontrar una visión, una emoción o un reflexión nueva y maravillosa, o como decía Steve Martin en Gran Canyon (Lawrence Kasdan, 1991) “Eso es parte de tu problema, no has visto suficientes películas. Todos los enigmas de la vida se contestan en ellas.”

15 BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DEL CINE

1. Nos revitaliza
Como un viaje de relajación, de desconexión, de buen rato y de nuevas perspectivas para nuestra mira interna, muchas películas suponen un tiempo para concedernos descanso mental, y al mismo tiempo, un ejercicio de visualización positiva a través de imágenes que nos dan facilidad a la hora de vernos en nuevas situaciones o  a la hora de afrontar cambios.

2. Nos expone a nuestros miedos
Muchas veces, el visionado de una escena o película en concreto nos hace enfrentarnos a nuestros mayores temores  y nos expone a nuestras sensaciones permitiéndonos ser más conscientes de ellas y poder trabajar para extinguirlos.

3. Nos ayuda a enfocar mejor nuestros problemas
Algunas películas hacen que veamos la luz ante un problema al vernos reflejados en el personaje o las circunstancias que se desarrollan. Cuando nos identificamos con un personaje que tiene nuestros mismos problemas aumenta nuestra empatía y asimilamos mucho mejor su evolución personal. De esta manera durante la historia podemos aprender  mucho sobre el proceso de toma de decisiones del personaje y sus dificultades.

4. Tiene una función catártica.
Según Aristóteles, la catarsis es “la facultad de la tragedia de descargar al espectador de sus propias bajas pasiones al verlas proyectadas en los personajes de la obra”. Cuando vemos una película muchas veces experimentamos dichas pasiones junto con los personajes, pero sin temor a sufrir sus verdaderos efectos. Películas violentas, escenarios catastróficos, terror, acción, aventuras al límite… son todas historias que nos provocan una gran descarga emocional y nos desahogan en muchas ocasiones de nuestra vida cotidiana.

5. Nos relaja
El cine nos relaja porque nos distrae reconduciendo nuestra atención hacia una actividad externa y disminuye por tanto nuestros  niveles de ansiedad y estrés. Todos los géneros de cine o televisión se convierten en potentes distractores con historias y escenarios diferentes que bien enfocados (y de manera equilibrada) pueden tener un gran valor relajante.

6. Nos motiva
Muchas películas nos motivan a lograr algún objetivo, por la fuerza de sus personajes, por la energía con que el director nos propone la historia, por su música, sus escenas, su guión…El cine genera emociones en el espectador y muchas veces son emociones tan poderosas que nos llenan de energía y nos ayudan a dar pasos en pro de nuestros objetivos vitales.

7. Nos hace reír
El poder de la risa en nuestra salud física y mental es innegable. En ese aspecto el cine se ha convertido en nuestra sociedad actual en una de las mayores fuentes de “carcajadas”, por eso, que mejor terapia que ver una película o serie de humor y comprobar sus beneficios.

8. Nos hace llorar
El cine también genera emociones negativas como la tristeza, la angustia o  la frustración a partir de historias en donde nuestras emociones afloran al máximo, en donde incluso lloramos,  y en donde estamos en contacto con los mas íntimo de nuestro ser.

9. Desarrolla nuestra creatividad
Las películas también nos aportan visiones muy diferentes de nuestra realidad y de nuestros esquemas mentales que nos ayudan a enriquecernos intelectualmente, a ser más flexibles o a ganar en perspectiva y  en imaginación. Elementos todos necesarios para una sana creatividad

10. Nos ayuda a replantearnos nuestras actitudes negativas
Muchas películas nos aportan perspectivas diferentes, en donde nos sentimos identificados con el personaje, nos metemos en su piel y vivimos su evolución a lo largo de la historia. Estas historias nos ayudan a reflexionar sobre nuestro enfoque cognitivo replanteándonos ideas irracionales y cambiando nuestra actitud.

11. Aumenta y mejora nuestras relaciones
No digamos de los beneficios colaterales de películas y series, quedar con amigos para ver una serie, dejarse películas o hablar intensamente sobre puntos de vista cinéfilos, polémicas, reflexiones… todo esto tiene un valor social y afectivo que siempre nos reporta beneficios.

12. Nos provoca una intensa reflexión
Muchas películas nos han hecho reflexionar sobre cuestiones vitales, espirituales e existenciales gracias a un formato audiovisual que nos permite crear escenarios imaginarios, históricos o documentados. Una reflexión aumenta nuestro pensamiento crítico al replantearnos actitudes personales.

13. Nos ayuda en la perdida
En momentos de desamor, paradójicamente vemos películas de desamor, buscando regodearnos en nuestro dolor. De forma equilibrada, estos visionados forma parte del proceso de duelo, afrontar la perdida y reconocerla

14. Nos eleva
La elevación es lo que sentimos cuando presenciamos algo que nos asombra, conmueve o inspira, particularmente cuando se trata de una acción admirable por parte de una persona. Presenciar la grandeza de otras personas a través del cine nos inspira a tratar de hacer algo similar, a ser mejores e incluso a dar pasos para cambiar nuestras vidas o desbloquear nuestras actitudes. Cuando pensamos en la elevación, pensamos en los momentos en los que nos sentimos orgullosos de pertenecer al género humano.

15. Nos hace consciente de nuestras fortalezas psicológicas.
Muchos de los grandes personajes del mundo del cine muestran a lo largo de la historia una o varias de estas fortalezas psicológicas y nosotros como espectadores en seguida apreciamos y admiramos estas cualidades ayudándonos a ser consciente de nuestras fortalezas y de su valor para una vida llena de plenitud y realización.

Por Jaime Burque

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Crecimiento personal, Emociones negativas, filmoterapia, Inspiración, Llorar como terapia, Motivación, Recursos psicológicos, Reflexiones terapeuticas

Etiquetas de cine: Especiales, Otros

Más artículos de la misma categoría

25 maneras de disminuir tus emociones negativas (y mejorar tu ratio emocional)

¿Quieres saber como dejar de cargartecon cada vez más emociones negativas y languidecer emocionalmente? Esta semana continuamos nuestro especial sobre las emociones proponiendo 25 maneras de aumentar nuestro ratio emocional al bajar las […]

25 maneras de aumentar tus emociones positivas (y mejorar tu ratio emocional)

Hemos hablado de para que sirven las emociones positivas, de nuestro ratio emocional, de como disminuir emociones negativas en nuestra vida y hoy toca acabar nuestro especial de cuatro partes proponiendo 25 formas […]

3 comentarios

  1. Hola! quiero hacer una exposición sobre los beneficios terapéuticos del cine y también sus posibles daños. Estoy segura de que el cine ha sido tanto objeto de crítica como de alabación.
    Estoy empezando a estudiar psicología, así que aun estoy un poco verde y no se dónde puedo encontrar información para mi trabajo. ¿Me puedes ayudar diciéndome de donde sacaste tus conclusiones?
    Muchísimas gracias!!

  2. Hola Marta, decirte que las conclusiones las hemos sacado a través de la experiencia de la filmoterapia durante estos años ya sea en la consulta de psicoogía como en talleres así como a través de entrevistas sobre el tema. Cualquier duda que tengas te proponemos que nos escribas a filmoterapia@jaimeburque.com o también puedes echarle un vistazo a la web, ahí tienes todo lo que vamos recopilando. Un saludo muy grande y mucha suerte con tu exposición!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *