La inteligencia emocional y el cine

La inteligencia emocional y el cine Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueEsta semana comenzamos un especial dividido en dos partes sobre la Inteligencia emocional en el cine (ver la segunda parte aquí). En esta primera parte hablamos sobre la importancia de la IE y su definición, nos dedicaremos al primero de sus componentes, la Inteligencia Emocional Intrapersonal y propondremos 7 películas que nos hablan de diferentes niveles en este tipo de inteligencia:

Película con comentario en el blog de filmoterapia

1. El buscavidas (2001) de Robert Rossen

2. Juno (2007) de Jason Reitman

3. Llamando a las puertas del cielo (2005) Wim Wenders

4. Hotel Rwanda (2004) de Terry George Comentario, cine y terapia

5. El indomable Will Hunting (1997) de Gus Vant Sant

6. Días de vino y rosas (1962) de Blake Edwards Comentario, cine y terapia

7. En busca de la felicidad (2006) de Gabriele Muccino

Hoy en día la inteligencia se define como una capacidad práctica que sirve para que el ser humano se ajuste a la realidad y poder así resolver los problemas afectivos, sociales, existenciales y laborales que la vida le va presentando. Por lo tanto para muchos psicólogos el gran objetivo de la inteligencia es la felicidad y por consiguiente, un fracaso de esta inteligencia conducirá a la desdicha de las personas.
Hace ya tiempo que se ha descartado el coeficiente intelectual (CI) como única medida del éxito en la vida de las personas. Hay algo mas que el CI para predecir el éxito en la vida, las personas emocionalmente desarrolladas, que gobiernan adecuadamente sus sentimientos, saben interpretar los sentimientos de los demás y relacionarse efectivamente con ellos, disfrutarán de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida, desde el noviazgo y las relaciones íntimas hasta la comprensión de las reglas tácitas que gobiernan cualquier tipo de organización. Es lo que llamamos inteligencia emocional, un término popularizado por Daniel Goleman y estudiado durante años por grandes psicólogos como Howard Gardner o Peter Salovey ;una inteligencia que nos aporta la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, así como la habilidad para manejarlos.

(1. El Buscavidas, un gran ejemplo de falta de inteligencia emocional por parte de sus dos protagonistas. Paul Newman es una persona capaz incluso de fluir y ser el mejor en lo que hace, el billar, pero es también alguien que se deja arrastrar por sus emociones negativas y su falta de autoestima)

Para Daniel Goleman, la inteligencia emocional consta de la inteligencia intrapersonal (el conocimiento y control emcoional y la automotivación); y la inteligencia interpersonal( la empatía y las habilidades interpersonales). Esta semana como decíamos hablaremos de la llamada inteligencia emocional intrapersonal.

(En este video Dan Goleman habla en Redes sobre la necesidad de la educación emocional)

La inteligencia emocional intrapersonal
La inteligencia emocional intrapersonal consta de tres aptitudes: el conocimiento de las propias emociones, el control de las mismas y la capacidad de automotivación:
1. El conocimiento de las propias emociones es la capacidad de conocerse a uno mismo y de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece. Es el “conócete a ti mismo” inscrito en el frontispicio del templo de Delfos, una magnifica definición de esta aptitud
Esta toma de contacto con las propias emociones y sentimientos, es decir, el hecho de darles paso hasta el nivel consciente, ofrece una vida emocional mucho más rica que favorece la toma de decisiones personales.
Al reconocimiento de las propias emociones y sus efectos podemos denominarle la conciencia emocional; al conocimiento de los propios recursos interiores, habilidades y límites le llamamos autovaloración precisa; y la certeza sobre el propio valer y facultades es la confianza en uno mismo.

(2. La protagonista de Juno es un buen ejemplo de inteligencia emocional, capaz de leer con claridad sus propias emociones y las de los demás, sabe lo que quiere y conecta emocionalmente de manera fluida con las personas que quiere, como por ejemplo sus novio)

(3. En Llamando a las puertas del cielo, el protagonista parte de una baja IE pero es capaz durante la historia de trabajar y desarrollar de manera eficiente su inteligencia emocional aprendiendo a reconocer sus emociones y compartirlas con los demás)

2. La capacidad de controlar las propias emociones o dominio de uno mismo es la capacidad de afrontar los contratiempos que nos depara el destino y el cuidado e inteligencia en el gobierno de la propia vida. Es una habilidad básica que nos emancipa de la esclavitud de las pasiones y nos ayuda a mantener el equilibrio en la vida a pesar de los altibajos.
Llegar a dominar las emociones es fundamental para la vida pero constituye una tarea muy ardua que requiere una dedicación completa. Esta dificultad es la que hace que la mayor parte de nosotros seamos, en más o menos ocasiones, presa de pensamientos obsesivos que alimentan emociones como la ira, la ansiedad o preocupación, la tristeza, el miedo…
Esta autorregulación comprende cinco aptitudes emocionales: el autodominio (mantener las emociones e impulsos perjudiciales bajo control); la confiabilidad; la escrupulosidad (aceptación de la responsabilidad del desempeño personal); la adaptabilildad (adaptación a los cambios); y la innovación (estar abierto y bien dispuesto para las ideas y los enfoques novedosos y la nueva información).

(4. El protagonista de Hotel Rwanda demuestra durante esta cruda historia basada en hechos reales una gran inteligencia emocional en todos los niveles, sobre todo en su capacidad de dominar el miedo y la angustia y de trasladarlo a otras personas)

(5. En el Indomable Will Hunting, su protagonista aprenderá durante la película un mayor autodominio, adaptabilidad y mente abierta desarrollando de esa manera su inteligencia emocional)

3. La capacidad de motivarse uno mismo, todas las personas tienen metas y retos en la vida, sin embargo, ¿cuál es la diferencia entre quienes logran llevarlas a cabo y quienes no?, .la clave esta en el control de la vida emocional y la subordinación a un objetivo. Es fundamental para espolear y mantener la atención, la motivación y la creatividad. El autocontrol emocional —la capacidad de demorar la gratificación y sofocar la impulsividad— constituye un imponderable que subyace a todo logro.
Se podría resumir en cuatro aptitudes: el afán de triunfo (ansia continua de mejora), el compromiso (alinearse con los objetivos de uno mismo o de un grupo u organización), la iniciativa (disposición a aprovechar oportunidades) y el optimismo (tenacidad para buscar el objetivo, pese a los obstáculos y reveses)
(6. En busca de la felicidad, Will Smith cumple a perfección las cuatro aptitudes de la auto motivación, afán de triunfo, compromiso, iniciativa y un gran optimismo)

(7. En Días de vino y rosas, los dos protagonistas deben luchar contra el alcoholismo, aunque uno de ellos tendrá una mayor inteligencia emocional siendo capaz de reconocer sus emociones, controlarlas y motivarse en busca de su recuperación.)

Vemos a través de estas siete películas como la inteligencia emocional es un gran predictor de éxito en las personas ( y de fracaso) y sobre todo, como se puede trabajar y mejorar en la vida para finalmente lograr que las emociones se conviertan en un plus para nuestra vida y poder manejarlas de manera eficientes en pro de nuestros objetivos

Related posts:

  1. Nuestro ratio emocional (flourishing vs. languishing) Continuamos esta semana con nuestro especial de tres partes sobre...
  2. 25 maneras de disminuir tus emociones negativas (y mejorar tu ratio emocional) ¿Quieres saber como dejar de languidecer emocionalmente? Esta semana continuamos...

Related posts brought to you by Yet Another Related Posts Plugin.

Tags: , ,

Una respuesta a “La inteligencia emocional y el cine”

  1. Laura Bretón R. Dice:

    Gracias, me gustaron las recomendaciones y es diferente cuando uno ve las películas con la intención de rescatar ciertos conceptos o un aprendizaje.

Deja un comentario