HODGSON & BURQUE

psicólogos en coruña
Hodgson & Burque

Cuidar la relación

Hodgson & Burque | TERAPIA DE PAREJA | Cuidar la relación

Proponemos tres estructuras para explicar las bases y necesidades de una pareja, pilares de una buena relación.

1. SIEMPRE

El amor puede mantenerse durante mucho tiempo, para ello es necesario cultivarlo y trabajar continuamente en él.

Comentamos a continuación siete pilares de la relación que deben cuidarse, la elaboramos a partir de una original construcción utilizando para ello las iniciales de la palabra SIEMPRE.

S de Sentimiento de atracción

Uno de los pilares de la relación, la atracción física, sexual, personal. En muchas ocasiones comienza con mucha fortaleza, pero luego va difuminándose, se puede reforzar en el día a día.
Muchas parejas sobreviven sin esta atracción, otras se acaban en cuanto la atracción disminuye un mínimo .Este pilar es dúctil y puede mantenerse.

I de Inteligente, reflexivo

El amor parte en muchas ocasiones de un volcán de ímpetu y pasión que debe encauzarse hacia una tendencia reflexiva e inteligente con el tiempo, la cabeza es muy necesaria para que el corazón alimente el amor

E de Esfuerzo, compromiso en común

El amor se trabaja, exige un esfuerzo diario, conlleva cuidado diario, compromiso ante situaciones difíciles, saber ceder, saber afrontar las crisis.

M de Mutuo

Puede parecer una obviedad, pero el amor deben buscarlo las dos partes, debe ser una tendencia común. En cuanto uno no desee continuar se debe respetar su decisión y reflexionar los porqués de esta.

P de Proyecto en común

Conlleva un objetivo común, afinidades y proyectos mutuos, un equipo que trabaja como tal ante situaciones difíciles que puedan ocurrir, con metas conjuntas, que saben afrontar tanto las derrotas como los éxitos comunes de la vida.

R de Recibir y dar

Dos condiciones que van de la mano, en el amor hay que saber dar y recibir por igual, eso conlleva una fluída comunicación, saber ceder, comprender al otro.
Suciedades en los canales de comunicación siempre llevan a no entender lo que el otro nos quiere decir. Una limpieza continua de estos canales es condición necesaria para saber dar y recibir.
También aquí se incluye la sexualidad , el arte del dar y el recibir, trabajar en este aspecto es muy importante en la pareja.

E de Evolución

El amor evoluciona, atraviesa crisis, momentos maravillosos pero necesita ir hacia delante, la rutina y el estancamiento es una de los peores enemigos del amor.

2. PILARES DE LA PAREJA

Otra manera de entender la relación, como pilares de una construcción que deben reforzarse y atenderse continuamente. En ocasiones las parejas logran subsistir con muy pocos de estos pilares pero de forma agónica y crítia.

· Primer Pilar: motivación Actitud positiva frente a la relación.
· Segundo Pilar: afecto y sexualidad Dar y recibir cariño. Cultivar la vida sexual
· Tercer Pilar: comunicación Diálogo constructivo y búsqueda de soluciones.
· Cuarto Pilar: respeto y confianza Cuidar los espacios y los límites de la pareja.
· Quinto Pilar: flexibilidad Ser comprensivos y ponerse en el lugar de la otra persona.
· Sexto pilar: cooperación Compartir las tareas del hogar, complicidad en los buenos y malos momentos.

3. 11+1 CLAVES DE UNA BUENA RELACION DE PAREJA

Finalmente proponemos 11+1 claves que nos ayudarán a cultivar convenientemente nuestra relación.

1. Dar y recibir amor: el amor es entregarse al otro, buscando lo mejor para él. El amor inteligente alberga tres ingredientes simultáneos: una buena relación sexual, que se irá consiguiendo con el tiempo, la compenetración psicológica, que implica aunar corazón y cabeza, sentimientos y razones, y la compenetración espiritual, es decir, aspirar a elevarse y superar los vaivenes propios de la vida.

2. Lo importante es lo pequeño: el mejor amor se echa a perder si no se cuida a base de pequeños detalles que hacen agradable la convivencia. Es como una planta a la que hay que cuidar y mimar. Es un intercambio de conductas positivas y gratificantes que parecen no tener importancia. Por ejemplo, esperar la llegada del otro, sorprenderle con algo agradable, ir al cine, una cena romántica, un vestido especial… Mantener el amor joven es mantener siempre la capacidad de sorprender al otro en cosas menudas, insignificantes, pero que convierten al otro en ese ser único y especial.

3. No ser excesivamente susceptible: ser hipersensible es nocivo pues puede llegar a convertir la convivencia en algo insoportable. Es menester aprender a “llevar al otro” restando importancia a esas inevitables dificultades de la vida en pareja. Hay que olvidar las pequeñas tensiones que inevitablemente conllevan cualquier convivencia, superándolo, mirando la parte positiva de los problemas y suavizando siempre la situación.

4. Evitar discusiones innecesarias: aprender el arte de aceptar distintos criterios. Aquí se mezclan con arte y oficio, el saber ceder, el saber encajar y la capacidad para zanjar un tema sin volver obsesivamente sobre él. Esto evitará esas discusiones que no conducen más que a alimentar la lista de agravios y no conducen a nada.

5. Tener capacidad de reacción: hay que evitar que las tensiones y problemas impidan el diálogo durante horas o días, gestos negativos, lenguaje crítico hacia el otro… Hay que saber pedir perdón, aproximarse al otro e impedir que ninguno se sienta demasiado derrotado. Una pareja bien avenida se crece en las dificultades y tiene recursos para superar y sortear los escollos de la vida.

6. Adquirir habilidades comunicativas: muchos problemas en la pareja se deben a errores en la comunicación. Hay que aprender a respetar al otro, mostrándolo con palabras, gestos y acciones, saber ponerse en su lugar, cuidar el lenguaje verbal, saber expresar lo que realmente queremos decir. Asimismo, también se tiene que tener en cuenta la comunicación no verbal, la mirada, la cara, los gestos, todo ello influye y mucho en nuestra relación con la pareja.

7. Procurar que no salga la lista de agravios: aquí la palabra es plata y el silencio es oro. Aprender a callar cuando es redundante hablar, cuando solo sirve para pelear, es el mejor argumento para evitar agravios y recriminaciones que solo conseguirían envenenar a la relación.

8. Tener el don de la oportunidad: para plantear cualquier cuestión conflictiva o ante una decisión importante, se ha de evitar hacerlo en los momentos de cansancio o tensión.

9. Intercambiar recompensas: ello requiere compenetración y estar atento a las necesidades del otro. Estas cosas son las que rompen la monotonía y dan salsa a la relación.

10. Cuidar la sexualidad: la sexualidad inteligente ensambla el contacto corporal con la ternura y las dos partes de la pareja han de estar atentas a las necesidades mutuas. La sexualidad desconectada de los sentimientos rebaja y envilece a la pareja.

11. Tiempo para cada uno. Para respetar debidamente a tu pareja debes respetar tanto su tiempo de trabajo como su tiempo de libertad. Aceptar que tu pareja disponga de un tiempo para si mismo, sus amigos y sus aficiones.

Por último, es importante no olvidar que, para estar bien con alguien, hay que estar bien primero con uno mismo; haber conseguido un cierto equilibrio personal y estar relativamente contento con la propia forma de ser. Y tener presente que solo quien es libre es capaz de comprometerse.

Terapia

PROBLEMAS La mayoría de las parejas saben que hay una creciente crisis en las relaciones, que entre el 40 y el 55% de los relaciones tiene probabilidades de terminar en ruptura. Sorprende en […]

Sexología

Sexología| PSICOLOGOS CORUÑA| Hodgson & Burque El ámbito sexual merece un apartado aparte, pilar indiscutible de la relación, instinto básico del ser humano y compleja estructura sensible a cualquier cambio en la psicología […]