Posts Tagged ‘Ganar-Ganar’

Habilidades interpersonales, la filosofía Ganar-Ganar (5 films)

Viernes, Septiembre 9th, 2011
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

Latest posts by Filmoterapia (see all)

Habilidades interpersonales, la filosofía Ganar-Ganar. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque
Esta semana hemos visto la entretenida Win Win (Ganamos todos), la nueva película del siempre “filmoterapeutico” Thomas McCarthy  (autor de The Visitor y Vias Cruzadas) y nos ha dado una gran idea, explicar la filosofía del ganar- ganar en las relaciones interpersonales  (y sus alternativas) a través de 5 grandes películas. Que lo disfruteis.

(Ver el trailer de Win Win, ganamos todos)

Los seres humanos somos seres sociales, ya sea en nuestro trabajo, en la familia o en cualquier área de nuestra vida, necesitamos relacionarnos con los demás e interrelacionar con ellos. Es en ese momento cuando pasamos de la independencia a la interdependencia y una sólida interacción interpresonal es la que nos garantiza los mejores resultados para todos, avanzando hacia un rol de liderazgo y encontrándonos en la posición de influir so­bre otras personas.

Cuando hablamos de Ganar/Ganar no hablamos de una técnica para relacionarnos mejor con los demás, ni siquiera de exitosas habilidades interpersonales, hablamos de una filosofía total en la inte­racción humana, el pilar fundamental a partir del cual todo se genera. Ganar/ganar es la filosofía mas efectiva en las relaciones interpersonales como iremos viendo pero existen otras filosofías que también comentaremos y que nos darán pistas de porque es tan vital plantearse la vida en términos de gana/ganar. Vemos a continuación estas 5 opciones (explicadas desde el prisma de Stephen Covey) y las películas que proponemos esta semana:

1. Gano/pierdes. Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio) (1992) de James Foley.

2. Pierdo/ganas. El Apartamento (1960) de Billy Wilder.

3. Pierdo/pierdes. La Guerra de los Rose (1989) de Danny Devito.

4. Ganar/ganar. Gran Torino (20089 de Clint Eastwood.

5. Ganar/ganar o no hay trato. Entrenador Carter (20049 de Thomas Carter

(Mas sobre ganar- ganar en el post sobre la pelicula  Smoking room y en nuestra guía de películas sobre relaciones)

1. Gano/pierdes.

Como estilo de relación interpersonal, gano/pierdes es el enfoque autoritario: «Si yo consigo lo que quiero, tú no consigues lo que quieres». Las personas del tipo gano/pierdes son proclives a utilizar la posición, el poder, los títulos, las posesiones o la personalidad para lograr lo que persiguen. Y por supuesto sin pensar nada en el otro y provocando que el otro siempre pierda.

Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio) (1992) de James Foley

SINOPSIS. Narra las ajetradas vidas de unos agentes inmobiliarios de Chicago que intentan sobrevivir en un mundo altamente competitivo y un mercado en plena depresión. A pesar de la situación reaccionan siempre con unos escrúpulos y una solidaridad considerables. (FILMAFFINITY)

CRÍTICA. Formidable película de vendedores de propiedades inmobiliarias al borde de un ataque de nervios. El texto de David Mamet -premio Pulitzer en el año 1984- condensa una durísima condena a la sociedad materialista e insolidaria de hoy en día, una espléndida radiografía del culto al dinero y la adicción al trabajo del americano medio, amén de un magistral estudio de personajes soportado por un reparto soberbio -atención a un sorprendente Alec Baldwin y al deslumbrante recital de Lemmon- que transmite intensidad en cada plano. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)

2. Pierdo/ganas

Algunas personas están programadas a la inversa: pierdo/ganas. «Yo pierdo, tú ganas.» «Adelante. Imponme lo que quieres.» «Pisotéame de nuevo. Todos lo hacen.» «Soy un perdedor. Siempre lo he sido.» «Soy un conciliador. Haré cualquier cosa para conservar la paz.» Pierdo/ganas es peor que gano/pierdes, porque no tiene ninguna norma: ningún requerimiento, ninguna expectativa, ninguna visión.

Las personas que piensan en pierdo/ganas por lo general están deseo­sas de agradar o apaciguar. Buscan fuerza en la aceptación o la popularidad. Tienen poco coraje para expresar sus sentimientos y con­vicciones, y la fuerza del yo de los demás las intimida fácilmente.

El Apartamento (1960) de Billy Wilder

SINOPSIS. C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray). (FILMAFFINITY)

CRITICA. Wilder, una vez más, en estado de gracia dosificando lo hilarante y lo corrosivo con un Lemmon inconmensurable como gris oficinista que entrega una y otra vez su dignidad en forma de apartamento para que sus jefes lo usen como casa de citas… Claro que Shirley MacLaine bien merece, incluso para el más sumiso, rebelarse contra la tiranía (crítica de Rufo Pajares para FA). (FILMAFFINITY)

3. Pierdo/pierdes

Cuando se reúnen dos personas del tipo gano/pierdes es decir, cuando interactúan dos individuos resueltos, obstinados, egoístas, el resultado será pierdo/pierdes. Ambos perderán. Los dos se vuelven vengativos y quieren recobrar lo que se les quite o «hacérselas pa­gar» al otro, ciegos al hecho de que el asesinato es suicidio, de que la venganza es un arma de doble filo.

Pierdo/pierdes es también la filosofía de las personas altamente dependientes sin dirección interior, que son desdichadas y piensan que todos los demás también deben serlo. «Si nadie gana nunca, tal vez ser un perdedor no sea tan malo.»

La Guerra de los Rose (1989) de Danny Devito

SINOPSIS. La desintegración de un matrimonio perfecto, tan modélico que resultan insultantes sus vidas tan cómodas como vacías, se produce cuando la esposa, madre y ama de casa perfecta, con una eficaz y oronda sirvienta alemana que completa el cuadro familiar, cae en la cuenta de que desea algo más: recobrar su propia identidad. (FILMAFFINITY)

CRITICA.El Matrimonio mostrado en su forma mas pura, una batalla de aciertos en la dirección, actuaciones, tomas de cámaras (sombras, ángulos, primeros planos), un guión sólido con mezclas de humor. Las relaciones personales al límite, tan actual ayer como hoy y como lo será mañana. El amor mirado desde una perspectiva real y sincera como una mezcla de intereses y desilusiones, al querer que los demás sean como queremos que sean. Una realista y soberbia película que tiene mucho que enseñar (Juan Diego GP. Filmaffinity)

4. Ganar/ganar

Ganar/ganar en las relaciones busca el beneficio mutuo ganando las dos partes, una tercera vía que siempre es la mejor y que ayuda poderosamente a encontrar el equilibrio en las relaciones humanas conservando el sentido de bien común y equidad. Como dice Stephen Covey , ganar- ganar consiste en creer en una tercera alternativa, ni su manera ni la mía sino en una manera mejor.

Pero llegar hasta aquí no es fácil, necesitamos de la suficiente seguridad personal y coraje para poder permitir que el otro gane sin nosotros perder y esto es complicado con algunas personas en las relaciones afectivas, comerciales o familiares. Debemos estar muy fuertes y saber lo que queremos para poder negociar y llegar al consenso.

Según Javier Linares, las personas que tienen claro que hay que buscar relaciones ganar/ganar son personas que practican lo siguiente:

  • Busca el beneficio mutuo.Es cooperativo creativo, no competitivo.
  • Escucha más, dedica más tiempo a la comunicación y comunica con más valor.
  • Coopera, no compite y con la competencia coopite.
  • Demuestran acciones consistentes que convencen a la gente.
  • Se han ganado una buena reputación de honestidad, integridad y lealtad.
  • Sus acciones son consistentes con su conducta, sus decisiones y su posición.
  • Creen lo mejor de las otras personas.
  • Revelan, ayudan a los demás a entender su posición, su conducta y sus decisiones.
  • Comunican expectativas claras.
  • Buscan otras ideas y escuchan con empatía.
  • Son exactos, oportunos y honestos en la comunicación.
  • Tratan a la gente con respeto y responden a las necesidades de los demás.
  • Se enfocan en lo positivo, pero proporcionan retroalimentación constructiva sobre las áreas de mejora.

Gran Torino (2008) de Clint Eastwood

SINOPSIS. Walt Kowalski (Clint Eastwood), un veterano de la guerra de Corea, es un obrero jubilado del sector del automóvil. Su máxima pasión es cuidar de su más preciado tesoro: un coche Gran Torino de 1972. Es un hombre inflexible y con una voluntad de hierro, al que le cuesta trabajo asimilar los cambios que se producen a su alrededor. Sin embargo, las circustancias harán que se vea obligado a replantearse sus ideas. (FILMAFFINITY)

CRITICA. “Todo fluye y palpita en esta película magistral, concebida con los medios justos, con enorme talento, con sentido moral. Es normal que la emoción explote con un desenlace tan imprevisible como épico.” (Carlos Boyero: Diario El País)

5. Ganar/ganar o no hay trato.

Muchas veces cuando los individuos no son capaces de llegar a una solución en donde todos ganen o haya un acuerdo, se puede recurrir a una expresión superior del paradigma ganar/ganar, el «ganar/ganar o no hay trato».

No hay trato significa que, si no podemos encontrar una solución que beneficie a ambas partes, coincidiremos en disentir de común acuerdo: no hay trato. No se ha creado ninguna expectativa, ni se ha establecido ningún contrato. Yo no lo acepto a usted como emplea­do o jugador, ni vamos a emprender juntos una tarea particular, porque es ob­vio que nuestros valores o nuestras metas van en direcciones opues­tas. Es mucho mejor comprenderlo desde el principio, y no más ade­lante, cuando las expectativas creadas lleven a la desilusión de todas las partes.

Entrenador Carter (2004) de Thomas Carter.

SINOPSIS. Basada en la vida real del controvertido entrenador de baloncesto Ken Carter. En 1999, fue entrenador en el Instituto Richmond de California y, a pesar de que su equipo llevaba catorce victorias consecutivas, decidió que los jugadores no disputarían los dos partidos siguientes, sino que, debido a su bajo nivel académico, se dedicarían a estudiar para los exámenes trimestrales. (FILMAFFINITY)

CRITICA. “Un logrado y entretenido biopic (…) Gracias principalmente a su actor principal, este nuevo alumno de un género bastante frecuentado merece ponerse de los primeros de la clase” (Sean Daly: The Washington Post)

Ganar-Perder en las relaciones interpersonales (Smoking Room)

Viernes, Octubre 15th, 2010
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

Latest posts by Filmoterapia (see all)

Ganar-Perder en las relaciones interpersonales (Smoking Room) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Eduard Fernández es Ramírez, un contable de la  filial española de una multinacional americana. Tras prohibirse fumar en toda la oficina, Ramírez, harto de tener que fumar en la calle, intenta  reunir  firmas de sus compañeros contra una prohibición que considera injusta, su objetivo es convertir  un despacho de dos metros cuadrados en desuso, en una sala para fumadores, o lo que es lo mismo y suena más serio en americano, una “Smoking Room”. Aparentemente todos están de acuerdo con su revindicación y le prometen su apoyo. Sin embargo,uno tras otros todos sus compañeros  pondrán una serie de excusas para evitar formar parte de esta lista; paralelamente todos los empleados insisten en inscribirse en otra lista, la lista de un equipo para jugar un partido de fútbol contra los empleados de otra oficina  ,todos se inscribirán sin ningún tipo de excusas ni  dificultades, con esta lista no hay ningún problema.

Una película que con la excusa de la prohibición de fumar en la oficina aborda los problemas de comunicación interpersonal latentes en la sociedad actual, la falta de empatía, el egocentrismo y la supeficialidad  diaria que nos lleva a la soledad y la falta de valores en nuestras vidas.

A lo largo de la película,un grupo inicialmente visto como masa (los empleados de la sucursal), va dando paso a una perspectiva más individual de cada uno de los trabajadores que lo forman, para volver a terminar en una visión de conglomerado. Quizás sean las personas con las que más tiempo pasan a la semana, con las que aparentemente tienen algo en común. Y sin embargo, a través de intensos y bien logrados monólogos como diálogos unidireccionales, vemos lo superficial de sus relaciones.

Cuando hablamos de comunicación interpersonal, factores como la reciprocidad, la empatía, la atención a través de la comunicación no verbal, son indispensables para que pueda darse realmente. Esta película se convierte en un excelente ensayo  sobre errores fundamentales de comunicación en un grupo. Aquí no encontramos que se cumpla el feedback propio, ni el ponerse en el lugar del otro, ni siquiera la atención. Personas que necesitan hablar, lo hacen incluso a costa de que el oyente sólo cumpla función de acompañante pasivo.

Ramírez no está dispuesto a aceptar la nueva norma impuesta por los dueños: prohibido fumar dentro de las oficinas, y crea una lista para que él y sus compañeros firmen en contra. En principio, todos están de acuerdo, todos parecen estar indignados por la situación y apoyan a Ramírez en su empeño. Pero según va avanzando la lista, las excusas para no firmar van creciendo y abarcando campos muy diferentes a los reales. Esta sensación de que la otra parte está intentando bloquear sus expectativas, es la que va a iniciar el conflicto grupal.

Para que se dé un conflicto tiene que ser percibido como tal por todas las partes implicadas. Por un lado, para Ramírez, la idea de crear una sala para fumar en las instalaciones a través de la hoja de firmas, representa en verdad su preocupación por defender un derecho básico, que subyace por debajo de la idea de percibir el hecho de fumar fuera como una situación que deteriora su condición de trabajo en la empresa, y su imagen como trabajador.

Y por otro lado,para sus otros compañeros, la hoja de firmas no significaría cubrirse un derecho para su mejora de bienestar, sino por el contrario, la percepción de un elemento negativo en contra a la hora de mantener su puesto de trabajo, o de conseguir un posible ascenso. A esto contribuyen otros dos ingredientes muy comunes en las relaciones laborales e interpersonales, los rumores, y el qué se espera de nosotros como empleados.

Este conflicto de intereses, que era firmar una hoja, pasa a tratarse como un conflicto personal y de relación. Pero, ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué no se queda simplemente en un intento frustrado o logrado por crear la “smoking room”?

Una empresa se forma por individuos y grupos. Para poder alcanzar sus objetivos con éxito, hay que intentar controlar la energía que desarrollan y encauzarla hacia ese éxito de la organización. Se trataría de cooperar por los intereses comunes, pero claro está que para ello habría que explicitarlos junto con las metas a corto y a largo plazo, con la máxima claridad. En este sentido, los trabajadores no se encuentran satisfechos con sus jornadas laborales, cuentan con unas expectativas llenas de incertidumbre, unas metas distorsionadas… todas ellas condiciones que de ningún modo facilitan ni propician la comunicación, muy al contrario, la inhibe. Y es éste el punto de partida de la película, el descontento a nivel personal y grupal que encontramos. Si unimos esto, al egoísmo y la falta de valores de los personajes, será difícil llegar a una filosofía de interacción “ganar-ganar”.

Stephen Covey explica en su libro de “Los 7 Hábitos de la gente altamente eficiente” que en la interacción entre personas se pueden dar 6 paradigmas:

- ganar-ganar

- gano-pierdes

- pierdo-ganas

- ganar

- perder-perder

- ganar-ganar

– no hay trato

Desde pequeños crecemos aprendiendo a hacer las cosas de manera competitiva, a ganar, y para hacerlo, tiene que perder el otro (paradigma gano-pierdes). Las personas con baja confianza en sí mismas, pueden adoptar la postura pierdo-ganas, dan por hecho que van a perder, pero además pretenden buscar así aceptación, o no son capaces de expresar sus opiniones. Si encima se enfrentan dos individuos ganar-perder, dan lugar a perder-perder, con tal de que tú pierdas, soy capaz de perder contigo.

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva (Stephen Covey) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Ramírez empieza teniendo la imagen de un líder informal, todos parecen seguirle, pero a la hora de comprometerse, se echan atrás. No es un buen negociador, y deja de ser líder cuando en realidad no está escuchando a sus compañeros, casi les quiere obligar mirando su propio interés y su batalla personal, no representa los verdaderos intereses del grupo, que también es cierto que son egoístas, funcionan por miedos, por amenazas. Un buen ejemplo en definitiva de ganar-perder.

Sólo ganar-ganar concibe una forma cooperativa de llegar a los objetivos, no se trata de ganar o perder, sino de trabajar de otra manera, buscando beneficios para todas las partes. Si el director de la sucursal hubiese intentado atender y mediar en el conflicto, la hoja de firmas no se hubiese convertido en una verdadera contienda, que al final, no sólo enfrenta a los individuos a nivel personal, sino que supone crear una parte hostil para la empresa. Pero viendo el tipo de organización que nos encontramos, vertical, y sus directivos, que son los primeros que funcionan en un sentido de ganar-perder, jugando sucio, sin contar con los empleados como seres humanos con necesidades, ¿qué tipo de comunicación y habilidades se van a generar?

Si queréis ver más ejemplos sobre la comunicación interpersonal, aquí tenéis unos cuantos: “El método” (Marcelo Piñeyro, 2005),Casual day” (Max Lemcke, 2007),The Office” (serie, Ricky Gervais, Stephen Merchant, 2001). Hablaremos de ellas en otra ocasión; la comunicación, al fin y al cabo, es el eje de nuestro día a día, y habrá que profundizar.

(Olga Burque) Filmoterapia

“El de ganar/ganar es una estructura de la mente y el corazón que constantemente procura el beneficio mutuo en todas las interaccio­nes humanas. Ganar/ganar significa que los acuerdos o soluciones son mutuamente benéficos, mutuamente satisfactorios. Con una so­lución de ganar/ganar todas las partes se sienten bien por la decisión que se tome, y se comprometen con el plan de acción. Ganar/ganar ve la vida como un escenario cooperativo, no competitivo. La mayo­ría de las personas tiende a pensar en términos de dicotomías: fuerte o débil, rudo o suave, ganar o perder. Pero este tipo de pensamiento es fundamentalmente defectuoso. Se basa en el poder y la posición, y no en principios. Ganar/ganar, en cambio, se basa en el paradigma de que hay mucho para todos, de que el éxito de una persona no se logra a expensas o excluyendo el éxito de los otros.

Ganar/ganar se basa en la creencia de que existe una tercera al­ternativa. No se trata de tu éxito o el mío, sino de un éxito mejor de un camino superior.”

Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente”