Posts Tagged ‘Actitudes negativas’

Como trabajar (y mejorar) nuestra actitud ante la vida

Martes, Abril 29th, 2014
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

Como cambiar y mejorar nuestros pensamientos. Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueMientras que la semana pasado hablamos de mo generamos nuestras emociones (y del enorme poder que tenemos para cambiarlas), esta semana hablaremos de esas suciedades de nuestras gafas que tanto nos impiden ser felices, veremos que tipos de pensamientos negativos solemos tener e incluso intentaremos practicar a limpiarlas.

APRENDIENDO A FILTRAR NUESTROS PENSAMIENTOS

Para explicar mejor lo que vamos a ver, proponemos una interesante metáfora, hoy vamos a aprender a filtrar nuestros pensamientos como si de agua se tratase. Reuniremos en primer lugar todos los utensilios que usaremos en nuestro particular laboratorio para luego coger nuestros pensamientos y filtrarlos. De esa manera, todos aquellos pensamientos negativos, desadaptativos o poco eficaces se quedarán atorados en estos filtros mientras que aquellos pensamientos sanos, adaptativos o eficaces para nosotros pasarán sin problema. Es como si filtrásemos un tipo de agua que tiene parte de agua potable y parte sucia (pero que nos hace daño al beberla), los restos de suciedades quedarán en el filtro y todo aquella parte mas potable y cristalina la tendremos para que podamos beberla sin problema. El resultado final será que generaremos emociones mucho mas equilibradas (nos vamos a ahorrar muchas emociones negativas) y tendremos mucho mas poder ante la vida.

(En esta escena de los hermano Marx, vemos claramente las consecuencias nefastas del pensamiento irracional)

LOS ELEMENTOS NECESARIOS PARA NUESTRO “EXPERIMENTO”:

Para realizar nuestra práctica necesitamos las siguientes herramientas:

1. Pensamientos irracionales, desadaptativos o negativos. Tienen muchos nombres pero estas son las suciedades generales de nuestras gafas. La gente suele asociar este tipo de pensamientos con ser pesimista o negativo pero es mucho más que eso, se refieren a todas aquellas actitudes ante la vida  que nos generen demasiadas emociones negativas, nos impidan ser felices, tomar buenas decisiones, autorrelizarnos o vivir con libertad. El problema es que muchos de estos pensamientos son tan automáticos que no nos damos cuenta de ellos y creemos que son una parte indisoluble de nosotros. Gracias a nuestras prácticas nos haremos más conscientes de nuestra manera de pensar para luego mejorarla poco a poco. Para nuestro experimento usaremos nueve de los pensamientos negativos más comunes en el ser humano, pero uno puede hacer este experimento con cualquier pensamiento que le haga daño o le genere emociones muy negativas.

2. Seis filtros, son seis preguntas que nos iremos haciendo para rebatir nuestro pensamiento, bombardearlo de preguntas y ver si es capaz de aguantar el tipo:
- ¿Es un pensamiento REALISTA? Con este filtro intentaremos ver si nuestro pensamiento es objetivo o no y si se basa en alguna base real. Si yo pienso por ejemplo “Nadie me quiere” y resulta que mi madre, mi hermana y el vecino me quieren , tendré que descartarlo y reconvertirlo por al menos en un “Alguna gente no me quiere y otra si”
- ¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Normalmente los pensamientos desadaptivos o negativos suelen crear muchísimas emociones negativas, de gran intensidad y durante mucho tiempo. Estos niveles emocionales no suelen servir para nada. Por ejemplo si ante una critica yo pienso “no valgo nada”seguramente crearé un desanimo y una ansiedad desproporcionada. Mirando estas emociones me daré cuenta de que quizás ante la crítica un “puede que haya cometido un error pero soy yo quien sabe mejor que nadie como arreglarlo” seguramente me cree emociones mas sanas.
- ¿Es UTIL pensar así? Este filtro sirve para medir la eficacia de nuestro pensamiento, y ver si nos ayuda a algo en nuestra vida. Por ejemplo, pensar que “Voy a suspender el examen” parece que no nos ayuda a nada y quizás sea mejor pensar “El examen es muy difícil, pero si lo intento quien sabe”
- ¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Cuando pensamos a través de nuestras suciedades solemos adoptar comportamientos muy negativos que no nos aportan nada como dejar de ir a un examen porque teniamos miedo a suspender, no llamar a la chica que nos gusta por si le caemos mal o gritarle a tu pareja porque te enfadaste de mas. Por eso preguntarse si nuestros pensamientos nos llevan a conductas buenas para nosotros también es otra manera de filtrarlas.
- ¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Finalmente un poco de perspectiva nos puede ayudar a ver si nuestros pensamientos son eficaces. Para eso reflexionar si nuestra pensamiento nos ayudará a conseguir aprobar el examen, tener pareja o ser más feliz suele ayudarnos bastante. Por ejemplo si pensamos que “la vida es una porquería” no parece la mejor manera de por ejemplo conseguir el reto de ser feliz.
- Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Finalmente aplicaremos el llamado filtro formal. En la mayoría de las ocasiones, cuando pensamos en términos inadecuados o negativos, utilizamos un lenguaje muy característico. Un lenguaje extremo, dicotómico, absolutista, demandante: “seguro qué… va a ser horrible… va a suceder lo peor… no lo podré soportar… ¿y si me ocurriese?…todo/nada.. siempre/nunca…”. Los pensamientos adecuados se expresan en términos menos extremos y mucho más adaptativos y realistas, es un lenguaje lleno de continuos, mucho más moderado, objetivo y matizado.

3. Pensamientos positivos, adaptativos o eficaces. Estos pensamientos son lo que quedarán una vez hayamos filtrado, son un tipo de enfoque ante la vida limpio, proactivo y que nos va a generar emociones equilibradas (la gran mayoría de las veces emociones positivas) . En nuestras práctica , una vez pasado el pensamiento por los filtros nos haremos la siguiente pregunta: ¿Cómo sería mejor pensar entonces? Y volveremos a reformular nuestro pensamiento.

INSTRUCCIONES DE USO

Cuanto más conozcamos nuestros pensamientos y practiquemos con ellos, más fácil nos será  poder filtrarlos y tener mejores emociones, por eso el truco aquí reside en la práctica constante y en seguir aprendiendo nuevas herramientas que iremos viendo en los próximo días. Os dejamos a continuación nueve ejemplos de pensamientos negativos y su filtraje (con el apoyo de varias citas inspiradoras, ejemplos de pensamientos positivos) que os pueden ayudar a entender todo esto:

Frases de cine inspiradoras (actitudes) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

8 PENSAMIENTOS NEGATIVOS PASAN LA PRUEBA DEL FILTRO

1. LA NECESIDAD EXCESIVA DE APROBACIÓN (Más sobre este pensamiento aquí)

Pensamiento: “Para un adulto, existe una necesidad absoluta de cariño y aprobación por parte de toda la gente que considere importante”
¿Es un pensamiento REALISTA? Es prácticamente imposible ser amado o aprobado siempre y por todo el mundo. Aunque uno sea la persona más simpática y amable del mundo siempre habrá alguien que le caigamos mal por muchas razones: malentendidos, un mal día, porque esa persona tiene problemas, inseguridades, etc
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Debido a esta total dependencia a lo que nos digan los demás, lo normal es que generemos emociones negativas muy altas como ansiedad (cuando no nos quieran), frustración (cuando no consigamos que nos aprueben), inseguridad (cada vez que no estemos seguros de que nos quieran) o miedo (a que no nos aprueben o quieran).
¿Es UTIL pensar así? Pensar así no es nada eficiente puesto que dependeremos de factores que no controlamos, en este caso que la gente nos apruebe o nos quiera. Pensar de esta manera es un pasaporte seguro al fracaso.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Tampoco, debido al miedo a que la gente no nos acepte o nos quiera comenzaremos a crearnos una especie de mascara para intentar ser como creemos que la gente quiere que seamos. Esta visión imposible provoca un desgaste enorme de energía, comportamientos erróneos y lo peor de todo, dejamos de ser nosotros mismos.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Para nda, es como una especie de muralla gigantesca que nos bloquea en la vida debido al miedo al qué dirán. Si toda la humanidad hubiese tenido esta necesidad de aprobación, nadie hubiese inventado nada, ni hubiese habido cambios sociales, ni arte, ni ningún cambio que conllevaba un rechazo por parte de alguien.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Si nos fijamos en este pensamiento , existen términos absolutistas y extremos como “necesidad absoluta” o “toda la gente” que nos hace pensar que algo fala en esta manera de hablarse.

¿Cómo sería mejor pensar entonces? La clave de nuestra vida somos nosotros, por lo tanto cuanto más dependamos de nosotros mismos (de nuestras metas, fortalezas y valores), mejor nos irá en la vida, conseguiremos más metas y sobre todo generaremos más emociones positivas (incluida la felicidad). Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:
“Que la gente nos quiera o nos apruebe es algo maravilloso, eso nadie lo niega. Pero el personaje principal de la historia de mi vida soy yo, por lo tanto yo elijo la historia de mi vida y que me quieran o me acepten es un complemento extraordinario a ella, nuca una dependencia”

Frases de cine inspiradoras (complacer) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

2. EL PERFECCIONISMO O MIEDO AL FRACASO (Más sobre este pensamiento aquí)

Pensamiento: “Tu valor como persona dependerá totalmente de lo que consigas, por lo tanto hay que ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles”.
¿Es un pensamiento REALISTA? La perfección es un concepto abstracto e irreal que sirve para escalar teóricamente la realidad, por lo tanto pensar en esto términos es completamente irreal. Ni siquiera los mejores deportistas, escritores o directores de cine de la historia podríamos decir que eran perfectos. Podríamos decir que revolucionaron su tiempo, que hicieron cosas extraordinarias o que nos dejaron obras maravillosas pero nunca que fueron perfectos (todos ellos nos lo hubiesen negado)
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Debido a la apuesta tan extrema que hace el perfeccionista: o TODO o NADA (y si sale NADA mi valor como persona es 0) los niveles de ansiedad que puede generar son gigantescos. Además al estar todo el tiempo pensando en llegar a su destino, deja de disfrutar del viaje, pierde rendimiento e incluso puede llegar a bloquearse y a hundirse emocionalmente.
¿Es UTIL pensar así? Siempre hay alguna mejora que hacer, algún error del que aprender. El problema del perfeccionismo es que al huir del error uno pierde capacidad de aprendizaje, rendimiento y disfrute.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? El perfeccionista huye del error como si fuese el mismísimo diablo y por lo tanto pierde capacidad de aprendizaje y mejora, llegando incluso a tomar decisiones erróneas a causa de su ansiedad y miedo (como posponer o dejar de hacer cosas). Además ante un fracaso el perfeccionista puede hundirse totalmente al repercutirle en toda su vida.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? No y si lo hacemos será a un coste desorbitado de energía y desgaste emocional. Lo normal de todas maneras será que nos quedemos por el camino bloqueados.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Este pensamiento está llena de palabras absolutistas y dicotómicas como “absolutamente”, “hay que ser”,” lograr cualquier cosa” o “en todos los aspectos posibles”que confirma que este pensamiento puede matizarse (y mucho).


¿Cómo sería mejor pensar entonces? Mucha gente piensa que lo contrario al perfeccionismo es la vagancia o la pereza. Pero eso no es así, lo contrario al perfeccionismo es lo que se llama el optimalismo. Así, mientras que el perfeccionismo se obsesiona con ese concepto irreal e inalcanzable de la perfección y empieza la casa desde el tejado, el optimalista se centra en ser óptimo en lo que hace, algo que conllevará empezar la casa desde los cimientos, paso y a paso, sabiendo que siempre habrá un error del que aprender y disfrutando de todo el proceso. El optimalista disfrutará del viaje mas que del destino ( llegando muy lejos) mientras que el perfeccionista se obsesionará con el destino, dejando de disfrutar del viaje (y llegando mucho menos lejos). Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:
“Siempre intentaré hacer las cosas lo mejor que pueda, pero asumiendo que en algún momento me equivocaré, cometeré un error e incluso fracasaré. No pasa nada, además de que nunca apostaré mi valía como persona en cada error, aprenderé de ellos porque los errores son el camino al éxito.

Frases inspiradoras (Perfeccionismo) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

3. LA TRAMPA DE LA INJUSTICIA (LA IRA, CULPA O AMARGURA INNECESARIA ANTE LO QUE NO NOS GUSTA DE LOS DEMÁS)

Pensamiento: “Mucha gente es mala y deberían ser seriamente culpabilizados y castigados por lo que han hecho. Todo lo demás es una injusticia”
¿Es un pensamiento REALISTA? No, todo el mundo se equivoca alguna vez, a veces sin querer y otras conscientemente, sus conductas pueden ser incluso penalizadas por ley pero eso no quiere decir que estas personas sean 100% malas. Además pensar así nos impide hacer un análisis objetivo de la situación y saber las posibles causas y soluciones.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Esta idea irracional debe ser la que más emociones negativas tóaxicas debe producir al cargarnos de ira, amargura, irritación, rencor…De nuevo como decíamos antes, toda esa carga explosiva de emociones quien se la come con patatas somos nosotros mismos, nadie más. Si queremos cambiar lo que no nos gusta, con un poquito de enfado seguramente nos llegaría. El resto podemos aprender a aceptarlo.
¿Es UTIL? Esta visión de la vida no es nada eficaz para nosotros mismos. Y no hablamos de ideología, moral o ética… Hablamos de que no nos aporta absolutamente nada darle vueltas a que alguien sea malo o no, en un círculo vicioso que solo nos hace daño a nosotros. Si creemos que algo de nuestra vida está mala intentemos buscar maneras de cambiarlas.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Pocas conductas eficientes genera esta visión de la vida salvo bloquearnos en la amargura y el enfado. Además corremos el riesgo de perjudicar muchas de nuestras relaciones al enfadarnos por cualquier cosa que hagan los demás que no nos guste. Y lo peor, al perder todo el tiempo en quejarnos, dejamos de tomar decisiones que si que podrían ayudarnos,
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? No, esta visión de la vida consume mucho tiempo y energía que podríamos estar dedicando en cambiar todo aquello que no nos guste.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? “Mucha gente”, “es mala”, “deberían ser castigados”, “injusticia”…practicamente toda la frase está llena de términos demandantes y extremos  que nos ayudarán a cuestionar este enfoque.

¿Cómo sería mejor pensar entonces? Es normal que haya conductas de los demás que no nos gusten o nos molesten, en ese caso hay que intentar buscar las causas y luego opciones para arreglar la situación, y si no es posible aceptarlo (y no dedicarle ni un gramo más de energía a algo que no nos aporta). Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:
“Las conductas erróneas de los demás no siempre son las mejores pero intentaré buscar las causas de este comportamiento, poner límites si es necesario, buscar soluciones siempre que pueda y aceptar en caso de que no haya nada que hacer.”

Frases inspiradoras de cine (Odio) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

4. LA FRUSTACION EXTREMA (Y DESÁNIMO) ANTE LA REALIDAD QUE NO NOS GUSTA

Pensamiento: “Es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen”.
¿ES un pensamiento REALISTA? Esta perspectiva de cómo deberían son las cosas nos mete de lleno en un mundo de fantasía irreal (lo que debería ser) que tarde o temprano tendrá que chocar con la realidad (como son las cosas en realidad) en la que saldremos perdiendo sin duda alguna.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Los niveles de frustración, enfado o desánimo que tiene pensar así son demasiado altos y no nos ayudarán a absolutamente salvo a vivir en una sensación constante de que la vida nos puede siempre.
¿Es UTIL pensar así? No parece lo más útil del mundo pensar así. Al chocar contra el muro de la realidad sufriremos consecuencias negativas a corto plazo (frustración o enfado), a medio plazo (perder el tiempo en lamentarnos en vez de resolver la situación) y a largo plazo (depresión e infelicidad)
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Por ejemplo, si se nos pincha la rueda del coche y nos pasamos todo el rato lamentándonos de la mala suerte que hemos tenido provocará que no busquemos la mejor opción posible (llamar a la grúa o intentar cambiar la rueda nosotros) Este tipo de actitud genera inmovilismos, bloqueos, malas tomas de soluciones y perdida de rendimiento constante.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Para nada, cada vez que aparezca un piedra en el camino nos quedaremos llorando o pegándole patadas a la piedras en vez de pensar como saltar la piedra. Así es muy difícil alcanzar cualquier tipo de meta incluida la más grande, ser felices.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Palabras como “tremendo” o “catastrófico” confirman que hay partes de esta frase que no están bien formuladas.

¿Cómo sería mejor pensar entonces? La vida es dura muchas veces y no es fácil afrontar las situaciones críticas que nos van ocurriendo, pero cuanto antes aceptemos todos los colores de la vida (por muy oscuros que sean) mejor nos irá. Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente cita de Michael J. Fox, alguien que vive desde hace años con Parkinson:
“Aceptar no significa resignarse. Significa comprender que las cosas son como son y que siempre existe una manera de afrontarlas” (Michael J. Fox)

Frases de cine inspiradoras (aceptacion) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

5. LA FALTA TOTAL DE CONTROL EN LA VIDA

Pensamiento:La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones”
¿ES un pensamiento REALISTA? Hemos visto que somos nosotros quienes creamos nuestras emociones, no los acontecimientos. Que llueva en nuestra vida no quiere decir que seamos desgraciados.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Decididamente NO, serán completamente insanas puesto que nuestra vida será una especie de montaña rusa emocional. Y lo peor de todo, una montaña rusa llena de emociones negativas.
¿Es UTIL pensar así? Pensar así es absolutamente inútil, si vemos así la vida entonces toda nuestra vida dependerá de que llueva o no quitándonos todo el poder de decidir, cambiar, elegir o luchar ante las adversidades.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Si creemos que es la realidad la que nos genera nuestro malestar, nunca tomaremos decisiones ni buscaremos opciones. Reaccionaremos a todo lo que nos rodea con el riesgo de caer en una depresión al tener la sensación de que nosotros no controlamos nuestra vida.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Nos será imposible alcanzar ninguna meta al estar a merced de las inclemencias de nuestra vida.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Decir que “la gente tiene ninguna capacidad de controlar”, es una frase totalmente extrema y absolutista que nos ayuda a reflexionar sobre la estructura errónea de este pensamiento.

¿Cómo sería mejor pensar entonces? Tener muy claro que somos nosotros quienes creamos nuestras emociones y por lo tanto el camino de nuestra vida es fundamental para llegar a ser feliz. Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:
“Según como interprete la realidad que me rodee yo creare mis propias emociones, por lo tanto, cuanto mejor interprete la vida mejor irá (aunque llueva o haga sol)”

Frases de cine inspiradoras (optimismo) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

6. EVITAR LAS RESPONSABILIDADES DE LA VIDA

Pensamiento:Siempre es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida”
¿Es un pensamiento REALISTA? Evitar conflictos, responsabilidades o tomas de decisiones puede que sea más fácil a corto plazo al quitarnos de encima nuestra fuente de estrés. Pero a medio y largo plazo ya no nos será tan fácil e incluso cuando la “bola de nieve” de nuestro problema sea tan grande puede hasta que nos engulla.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Al principio nos creará una sensación de alivio pero con el tiempo solo crearemos ansiedad, angustia, frustración…
¿Es UTIL pensar así? Ni de broma. Con este planteamiento de la vida no solucionamos nunca conflictos e incluso aquel cambio que pueda generarnos grandes beneficios en la vida ( como por ejemplo practicar todo lo que estamos viendo) lo dejamos de hacer porque a corto plazo siempre es más fácil no cambiar que cambiar.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Las conductas generadas por la evitación pueden ser muchas, posponer, autoengañarse, reprimir, echar la culpa a otros, no tomar decisiones nunca…ninguna de ellas es una conducta efectiva para afrontar un conflicto.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Si evitamos constantemente las situaciones difíciles en nuestra vida, las tomas de decisiones o responsabilidades, nunca alcanzaremos nuestras metas porque nunca avanzaremos en nuestro camino.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? En este pensamiento , el término defintorio es la palabra “siempre”, que convierte al resto de la frase en un enfoque dicotómico y absolutista.

¿Cómo sería mejor pensar entonces? No es fácil enfrentarse a las situaciones complicadas que nos plantea la vida pero lo que está claro es que cada vez que nos enfrentemos de manera activa a la vida, más avanzaremos en nuestros objetivos, tendremos mas autoestima y nos reforzaremos como personas. Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:
“No es fácil afrontar a veces las responsabilidades y problemas de la vida pero cada vez que lo hago crezco como persona y gano recursos y herramientas para el futuro”

Frases de cine inspiradoras (proactividad) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

7. LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

Pensamiento: “Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar”
¿Es un pensamiento REALISTA? No, afortunadamente, una persona adulta y responsable tiene una enorme capacidad de autonomía psicológica que le permite no depender absolutamente de nadie.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Esta visión de la vida nos provoca que hipotequemos todas nuestras emociones a favor de nuestra dependencia emocional. Las consecuencias son importantes: grandes cantidades de miedo, ansiedad, inseguridad…
¿Es UTIL pensar así? Depender afectivamente de alguien se convierte en una trampa peligrosa porque cada vez perdemos más autonomía, utilidad, eficacia y corremos el riesgo de hacernos cada vez más pequeños psicológicamente.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Todas las conductas que realizamos dependerán de lo que nos diga la relación de que dependemos, y eso es muy arriesgado porque sólo nosotros tenemos la información y perspectiva para tomar decisiones en nuestra vida, nadie más.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Nuestras metas serán las de quien dependamos, por lo tanto nosotros ya no tendremos metas y si las tenemos estarán muy condicionadas por lo que nos apruebe la otra parte de la relación.
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? En este pensamiento existen dos término totalmente demandantes que confirman todo lo anterior: “se debe depender” y “se necesita”

¿Cómo sería mejor pensar entonces? Es mucho mejor tener una vida llena de palabras que empiezan por auto: la autonomía, la autoestima, la autoeficacia o la autoaceptación. Cuando más nos miremos a nosotros mismos y confiemos en nuestras posibilidades mejor nos ira en la vida. Las relaciones afectivas se convierten así en un maravilloso complemento vital.
“Yo elijo mi vida, confío en mis cualidades y tomo mis decisiones. Las relaciones importantes son una parte importante de mi vida pero siempre teniendo presente que mi vida es mía”.

Frases de cine inspiradoras (dependencia afectiva) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

8. CUANDO EL PASADO PUEDE AL PRESENTE

Pensamiento: “Mi historia pasada es un determinante absoluto de mi vida actual, si algo me ocurrió alguna vez y me conmocionó debe seguir afectándome indefinidamente”
¿ES un pensamiento REALISTA? Es cierto que las personas somos la suma de nuestras experiencias vitales pero eso no quiere decir que tengamos que estar atados a ellas. La realidad es que vivimos en el aquí y en el ahora y que le pasado ya no existe.
¿Nos genera EMOCIONES SANAS? Anclarse en el pasado solo genera amargura, miedo, ansiedad y mucho desánimo.
¿Es UTIL pensar así? Quedar esposado al pasado es lo mas inútil y inmovilizante que pueda haber. Si una cosa te pasó en el pasado, no quiere decir que vuelva a ocurrirte en el presente. Ni tu eres la misma persona, ni los demás son lo mismo, ni lo que te rodea es lo mismo.
¿Nos genera CONDUCTAS efectivas? Si tenemos miedo a que nos vuelva a ocurrir algo que nos ocurrió en el pasado nunca daremos ningún paso en nuestra vida. Por otro lado, si creemos que estamos marcados por acontecimientos que ocurrieron hace mucho tiempo, nos inmovilizaremos y seremos víctimas totales de nuestro pasado.
¿Nos ayuda a conseguir nuestras METAS? Si nos inmovilizamos y no decidimos, ni nos arriesgamos, ni nos enfrentamos a nuestros miedos pasados ¿Cómo vamos a conseguir alguna meta en la vida?
Y por último, ¿cómo es EL LENGUAJE de nuestro pensamiento? Dos términos extremos y rígidos confirman todas la perguntas anteriores, “determinante absoluto” y “debe seguir afectándome”,

¿Cómo sería mejor pensar entonces? Uno puede haber vivido experiencias muy duras en el pasado, incluso traumáticas pero si nos responsabilizamos de nuestra vida y creemos que podemos cambiar, tendremos la capacidad única de superarlo y reforzarnos como personas. ). Una manera mejor de pensar podría ser la siguiente:

“Trabajo todos los días para aceptar mi pasado y aprender todos los días de él para así vivir cada vez mas mi presente”

Por Jaime Burque

Frases de cine inspiradoras (Mindfulness) Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

El ABC de nuestras emociones ( y de nuestra felicidad)

Jueves, Abril 24th, 2014
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

El ABC de nuestras emociones y de nuestra felicidad. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

“Sufrimos más con lo que imaginamos que con lo que en realidad sucede”

Esta semana en filmoterapia comenzamos un especial en donde hablaremos de los recursos necesarios para manejar mejor nuestras emociones, ser más eficaces en nuestras vidas, crear relaciones sanas y en definitiva, llegar a conseguir lo que todos queremos, ser más felices. Iremos compartiendo a lo largo de varios capítulos todos aquellos recursos y herramientas necesarios para aprender a tener una vida llena de bienestar, realización y felicidad. Os queda a vosotros trabajarlo y practicarlo porque eso de ser feliz no es ninguna utopía pero tampoco es algo mágico, es más bien un hábito que para que se integre en nuestra vida primero tenemos que practicarlo (y mucho).

Como creamos nuestras emociones.El ABC. Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueEl ABC de las emociones (y de nuestra felicidad)

Hoy vamos a empezar explicando los pasos que vamos a ir dando durante este especial, son como los pasos de un baile (el de nuestra vida) que necesitamos conocer al dedillo para luego ponernos a bailar (y a vivir). Herramientas fundamentales de la psicología cognitiva, son el ABC de nuestras emociones y se van a convertir en los cimientos de nuestro trabajo personal. Veremos como son trasladables a nuestra vida en general y nos servirán para reflexionar sobre muchos aspectos de nuestras vidas que quizás hasta ahora no nos habíamos planteado. Tres letras que vamos a ir desmenuzando a lo largo de este post.

A

Comenzamos con la A. Nuestra primera letra del ABC se refiere a los acontecimientos objetivos que nos rodean, es decir, todo aquello que desde fuera se pueda objetivizar. Se refiere a que hoy es miércoles, que estamos en primavera, a nuestra estatura, nuestro pasado, las relaciones que tengamos, nuestros genes, el horario laboral… en definitiva, nuestra realidad.

B

La B se refiere a como lo interpretamos, o dicho de otra manera, nuestra manera de enfocar aquello que nos ocurre. Por ejemplo, hoy es miércoles y una persona puede pensar “Buf!, cuanto queda aún para el fin de semana”, otra puede pensar “Ay que bien, ya queda un día menos para el fin de semana” o incluso una tercera puede pensar “Me gustan los miércoles”. Tres maneras muy diferentes de analizar algo tan simple como un miércoles. Con la B por lo tanto nos referimos a como interpretamos nuestra realidad y a nosotros mismos.

C

Finalmente la C se refiere a nuestras emociones. Muchas veces pensamos que nuestras emociones nos las crean las circunstancias externas, que son una especie de “fuerza” que vienen cuando les da la gana, que nos manejan como marionetas y que si nos ponemos ansiosos, enfadados o contentos es porque toca y no hay nada que hacer. Pero las emociones tienen un origen completamente diferente, realmente somos nosotros quienes creamos nuestras emociones según como interpretemos la realidad.

Volvamos con el ejemplo del miércoles e intentemos aplicar nuestro ABC.

- Si es miércoles y pensamos “Buf!, cuanto queda aún para el fin de semana”, crearemos emociones negativas como la frustración, el enfado o el desánimo.

- Si es miércoles y pensamos “Ay que bien, ya queda un día menos para el fin de semana”, generaremos emociones positivas como la ilusión pero también alguna negativa como la ansiedad.

-Finalmente, si es miércoles y pensamos “Me gustan los miércoles”, parece que de la tres maneras de ver este día será la que genere emociones más positivas como la alegría o la serenidad.

Vemos que abanico de emociones podemos crear nosotros mismos con algo tan sencillo con un simple miércoles de nuestras vidas. Imaginemonos en situaciones más complejas como las relaciones afectivas, los fracasos o éxitos en nuestras vidas, las críticas, las enfermedades, pasados, presentes o futuros. Por eso es tan importante tener claro esta clave: Somos nosotros quienes creamos nuestras propias emociones, y no la realidad, ni los demás, ni el azar, ni nada,somos NOSOTROS MISMOS.

(En esta película documental sobre el libro Usted puede sanar su vida, de Louise L. Hay, vemos una muy buena explicación sobre todo esto, con un toque americano pero muy interesante)


Para comprender un poco más todo esto del ABC, os dejamos con un extracto del libro Venza Sus Temores, de Reneau Z. Peurifoy:

Normalmente, usted no es consciente del papel que juega la interpretación en la generación de emociones, porque se produce con mucha rapidez y habitualmente de manera inconsciente. Esto es esencial para su supervivencia. No podría funcionar de modo efectivo si tuviese que evaluar y asignar significado a todo lo que sucede a su alrededor de un modo lento y deliberado.

 

Un ejemplo de la capacidad de la mente para interpretar y asignar significado a los acontecimientos rápida y automáticamente es el, en apariencia, simple acto de conducir un coche. En realidad, es un proceso sumamente complejo que requiere considerar distancias, decidir qué significan las acciones de los peatones y de los demás conductores, y hacer muchas otras interpretaciones cada segundo. La mente hace todo esto con tanta rapidez, que habitualmente usted no es consciente del hecho de que este proceso está teniendo lugar. En vez de ello, escucha la radio, habla a un pasajero en el coche o realiza alguna otra cosa que no guarda relación con la conducción.

 

La capacidad de la mente para interpretar acontecimientos de manera rápida y automática ha conducido a la concepción errónea, ampliamente difundida, de que las personas y los acontecimientos generan emociones. La mayoría de las personas no comprenden que el significado que asignan a la gente y a los acontecimientos es lo que en realidad genera emociones. Afirmaciones comúnmente usadas tales como: «Él me enloqueció” «Ella me entristeció” o «Eso me hizo feliz», no sólo reflejan esta creencia errónea, sino que realmente la refuerzan.

 

Si esta idea errónea fuese cierta, un acontecimiento específico generaría la misma emoción en todos los que la experimentan. Por ejemplo, considere el modo diferente en que la gente reacciona ante un temporal. Algunos se sienten deprimidos por la falta de luz solar o se enojan cuando piensan en los inconvenientes causados por la lluvia. Otros se sienten felices cuando esperan estar dentro de una casa cálida, acogedora, o se alegran porque la lluvia aporta el agua necesaria. Aun cuando estas personas estén todas experimentando el mismo acontecimiento, sus emociones son diferentes porque cada una lo interpreta de manera diferente.

 

La mayor parte de su ansiedad es generada no por los acontecimientos, sino por el sig­ nificado que usted les confiere. Puesto que el modo en que usted piensa es simplemente una pauta de hábito aprendida, es algo que puede aprender a controlar. Esta lección le ayuda a entender el modo en que se generan las emociones y le brinda un método poderoso para reducir la fuente más común de ansiedad: el pensar en términos de «debería/debo”.

 

La mayor parte de nuestras emociones son el resultado de las interpretaciones que usted hace de acontecimientos que tienen lugar a su alrededor. Las únicas excepciones son las emociones que resultan de la interferencia con el funcionamiento normal del cerebro o sistemas nerviosos centrales, tales como lesión, enfermedad, medicamentos que alteran el estado de ánimo y, en algunos casos, dieta.

Como creamos nuestras emociones. Actitudes erroneas. Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueSEGÚN COMO PENSEMOS TENDREMOS EMOCIONES DIFERENTES

Para entender un poco más lo que acabamos de comentar, vamos a ver a continuación como generamos nuestras propias emociones, más concretamente nuestras emociones negativas. Llegados a este punto encontramos otra clave fundamental en nuestro ABC, las emociones negativas son buenas (algo que mucha gente no piensa) pero siempre que estén acorde a la situación.

Por ejemplo, la tristeza es una emoción fundamental en el ser humano que aparece cuando uno interpreta pérdida. Puede ser la pérdida de alguien querido pero también puede ser la perdida de un amor, perder el trabajo, un partido, la vida, el tiempo…La tristeza es una emoción fundamental de lo que se llama el proceso de duelo, un proceso muy natural del ser humano para afrontar y aceptar una perdida. La tristeza nos puede ayudar mucho pero como decíamos antes, siempre que sea acorde a la situación. Por eso es muy normal y sano que estemos tristes unas semanas tras una ruptura amorosa pero lo que no puede ser es que estemos tristes varios años.

Como surgen las emociones a través de los pensamientos. Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueO la ansiedad, lo que yo llamo la emoción “mas antigua” del ser humano. Creada hace cientos de miles de años, la ansiedad es una emoción que aparece cuando uno interpreta un peligro. La ansiedad es por lo tanto una emoción fundamental en el ser humano puesto que la hemos desarrollado ( y perfeccionado) para sobrevivir. Sin ell no seríamos capaces de afrontar peligros de vida o muerte. En otros niveles más moderados, la ansiedad se convierte en un estrés que por ejemplo nos llena de energía y nos ayuda a no dormir una noche para estudiar un examen o afrontar un partido de fútbol decisivo. Pero de nuevo, la ansiedad tiene que aportarnos siendo acorde con la situación. Si nos atacan por la calle 5 perros rabiosos espero que nuestra ansiedad sea muy alta para poder pensar y actuar lo antes posible pero si por ejemplo alguien critica nuestro trabajo, un nivel de ansiedad muy alto (como en muchas ocasiones ocurre) no nos ayudará a nada, nos bloqueará y nos generará un malestar muy grande que seguramente se mantenga en el tiempo de manera inútil.

Poco a poco vamos averiguando como la clave de nuestro ABC (y de nuestras emociones) se encuentra en la B, en como interpretamos, en nuestro “visor” de la realidad.

¿PODEMOS CAMBIAR ALGUNA LETRA DE NUESTRO ABC?
Una vez comprendido como funciona nuestro ABC, vamos a plantearnos si podemos cambiar alguna de las letras.Pero antes de nada me gustaría que vieseis este maravilloso corto llamado El Circo de las mariposas:

La A (¿podemos cambiar nuestra realidad?)

Comenzamos con la A, ¿es posible cambiar nuestra realidad?, la verdad es que parece muy difícil. Hoy es miércoles, medimos lo que medimos, nuestros genes son los que son y nuestro pasado es nuestro pasado. Parece muy difícil cambiar las circunstancias de nuestra vida pero aún así vamos a realizar un ejercicio de fantasía. Imaginemos que un día vamos por la calle, nos encontramos al genio de la lámpara y podemos pedirle tres deseos mágicos para, por ejemplo, ser más felices, los que quisiésemos, ¿Qué le pediríamos? Mucha gente pediría que le tocase la lotería, ser más guapo o vivir al lado de la playa. Las peticiones según cada persona podrían ser infinitas pero la siguiente pregunta que nos podríamos hacer es, ¿Qué nos toque la lotería, viajar por todo el mundo o ser mas guapo iba a garantizar verdaderamente nuestra felicidad?, la respuesta es NO. Muchas investigaciones han estudiado factores como el dinero, la juventud, la belleza o el buen tiempo respecto a la felicidad y las conclusiones son claras, son factores que no influyen para nada en la felicidad de las personas. Por eso vemos todos los días en las revistas como mucha gente guapa (por ejemplo actores o modelos) son muy infelices. Incluso se ha estudiado como eso de ganar la lotería produce una cambio tan extremo en nuestras vidas que si no tenemos una buena actitud podemos caer en depresiones, o en graves trastornos de ansiedad. Por lo tanto la felicidad no depende tanto de la relaidad si no de como la veamos nosotros.

¿Que deseos le pedirías a un genio de la lámpara? Felicidad. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Dejemos si quereis fantasías como la del genio de la lampara y pongamos ejemplos reales. Sin ir mas lejos en los últimos 50 años en los paises occidentales se han pedido grandes “deseos mágicos”: ha aumentado espectacularmente la esperanza la vida, se curan enfermedades antes incurables, tenemos acceso a toda la cultura que queramos, tecnología, ocio, belleza…..¿La gente es ahora mas feliz? Pues parece que no, según los últimos datos, mas del 25% de la población europea ha tenido algún problema mental en los últimos años ( y sigue creciendo). Vemos entonces como entonces nuestra realidad es muy difícil de cambiar y aun cambiándola no garantiza nuestro bienestar.

La C (¿podemos cambiar nuestras emociones?)

Pasemos ahora a la C, la emociones. ¿Las emociones directamente se pueden cambiar? Hemos visto que según como interpretemos nuestra realidad crearemos nuestras emociones. Las cambiamos desde nuestra interpretación pero si que se pueden modular de manera directa. Las drogas por ejemplo (desde el café hasta el alcohol) modulan nuestras emociones al incidir directamente en nuestro sistema nervioso “hinchando o deshinchando” nuestras emociones. O los psicofármacos, que (según cada tipo) actúan sobre los reguladores de las emociones de nuestro sistema nervioso. Pero hay muchas mas maneras de regular nuestras emociones sin tener que acudir a las drogas, y aquí es donde uno puede aprender. Podemos aprender a conocer bien nuestras emociones, a saber que nos quieren decir, a saber usarlas a nuestro favor y no en nuestra contra (lo que de alguna manera sería la inteligencia emocional). Podemos también aprender a darnos cuenta de cuando tenemos ansiedad y tener los recursos necesarios para regularla como la respiración diafragmática, el yoga, la meditación, hacer deporte o ver una película. O incluso practicar todo aquello que sabemos que nos va a subir el animo como hacer el amor, reir o correr una carrera. Podemos aprender muchas cosas a nivel emocional que nos puede ayudar (y mucho) a saber regular nuestras emociones.

La B (¿podemos cambiar nuestra actitud ante la vida?)

Y finalmente tenemos la B, nuestra interpretación y actitud ante la vida. Aquí va la pregunta que todos esperamos: ¿Se puede cambiar nuestro enfoque y nuestra manera de pensar? La respuesta es definitivamente SI, de las tres letras del ABC es la más “cambiable” y encima es la clave de todo y depende totalmente de nosotros. Yo comparo muchas veces nuestra actitud ante la vida con unas gafas: Imaginemos que todos naciésemos con unas gafas limpias y cristalinas con las que viésemos las cosas tal como son, pero que con el tiempo esas gafas se fuesen ensuciando por muchas razones: nuestra educación, la cultura, lo que nos decía nuestros padres, fracasos, éxitos, relaciones…hasta llegar a un momento que están tan sucias que vemos un poco como los espejos de los circos, de manera distorsionada. Así, si alguien nos critica de manera muy leve, nosotros lo vemos como algo terrible. O al revés, a lo mejor se nos presenta una oportunidad única delante de nosotros y ni la vemos.

(Nick Vujici, el actor del cortometraje anterior es un ejemplo absoluto de que lo importante está en nuestra actitud y no en la realidad)

La buena noticia es que estas gafas, al igual que se ensuciaron con el tiempo, se pueden volver a limpiar. Se puede trabajar para tener una actitud limpia, eficiente y positiva ante la vida. Una limpieza que no es mágica pero con esfuerzo y ganando en herramientas podemos aprender una manera de interpretar mucho mejor nuestra realidad y por lo tanto de generar mejores emociones.

El próximo día veremos los tipos de “suciedades”  de nuestras gafas (también conocidas en psicología como ideas irracionales o distorsiones cognitivas), porque si queremos aprender a limpiar nuestras gafas, primero tendremos que saber que limpiar.

Por Jaime Burque

Ejemplos de actitudes erroneas. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

La codicia (y el camino a la no felicidad)

Jueves, Enero 23rd, 2014
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

Como hemos visto en otros posts sobre la felicidad, existen una serie de elementos clave para el bienestar del ser humano como son las fortalezas psicológicas, las buenas relaciones o la perspectiva vital. Hoy hablaremos de como la sociedad actual, la sociedad del materialismo, del consumismo exacerbado y de la felicidad “made in Cocacola” distorsiona este concepto, tendiéndonos una trampa de deseos inalcanzables e infinitos en donde la codicia se convierte en su elemento estrella (y cargándose en pedazos los verdaderas fortalezas asociadas a la felicidad)

LA CODICIA

George F. Loewestein es un economista y psicólogo que estudia desde hace años la interrelación que existe entre las conductas y actitudes de las personas y la economía. Y una de las preguntas que se ha hecho ha sido plantearse si es el capitalismo quien nos hace más competitivos y codiciosos o es nuestra insaciable afán por acumular quien crea el capitalismo .Según Loewestein ha sido nuestra incapacidad para ser felices quien ha generado un sistema totalmente distorsionado y descontrolado que a su vez dificulta elementos imprescindibles para la felicidad como la ética, la perspectiva vital o la generosidad disminuyendo a su vez nuestra felicidad en un circulo vicioso y totalmente fuera de control. Y el motor de toda esta espiral desenfrenada es la codicia.

La primera pregunta entonces que nos podemos hacer es, ¿qué significa la codicia desde un punto de vista psicológico? (dejando a un lado moralismos, ideologías o conceptos religiosos). Como concepto psicológico, la codicia (también conocida como avaricia) se define como un deseo desmesurado por adquirir o poseer más de lo que uno necesita. Normalmente se utiliza este concepto para definir a aquellos que buscan la excesiva riqueza material, aunque también puede aplicarse a la necesidad por desear mas de lo que se tiene a nivel moral , social, o incluso ser mejor que otra persona. El psicólogo Erich Fromm define la codicia como “un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo interminable para satisfacer la necesidad sin alcanzar nunca la satisfacción.”


Este pozo sin fondo, como dice Erich Fromm, es el motor fundamental que sustenta nuestra cultura consumista actual, un sistema que lleva más de un siglo creando insaciablemente necesidades en el ser humano para poder fundamentarse (recordemos la premisa de la oferta y la demanda) y que se ha dado cuenta que donde más nos toca es cuando se refiere a la felicidad (son muchos años de aprendizaje). ¿Quieres ser más feliz?, pues entonces presume con tus amigos de coche, cómprate una casa, maquíllate para parecer más joven, viaja por todo el mundo, consigue el ultimo Ipad, bebe Cocacola con tus amigos, ten un móvil de ultima generación… Nuestra sociedad materialista actual nos genera unos tótems (o mejor dicho unos espejismos) que no hacen sino hacernos creer que si los conseguimos seremos felices y generando la idea irracional de la felicidad como un pozo sin fondo, que solo se puede llenar con dinero, poder, belleza, etc… Una brutal trampa psicológica puesto que nunca hallaremos la felicidad si siempre necesitamos más (dinero, belleza, status, poder…)

LAS CONSECUENCIAS

Las consecuencias de esta terrible necesidad de tener siempre más son muy parecidas a las de un drogadicto (muchos psicólogos hablan de la codicia como de la peor de las adicciones modernas).En primer lugar, un incontrolable, urgente y adictivo afán de conseguir más nos llevará a “hacer lo que sea por tener más” y seremos capaces de romper con valores éticos esenciales como la integridad, la honestidad, la generosidad o el altruismo. Además correremos el riesgo de ser esclavos de un miedo atroz a perderlo todo, aumentando nuestra desconexión emocional para huir de nuestra sensación de falta de valores y aumentando desproporcionadamente nuestros niveles de egocentrismo. Un desequilibrio psicológico que finalmente intentaremos compensar con el placer y satisfacción a corto plazo (otras adicciones, drogas, etc)

Ante esa brutal disyuntiva que nos plantea la sociedad actual (y que construye desde que nacemos en un bombardeo masivo) puede parecer, como mucha gente cree, que solo tengamos dos opciones, o hacer todo lo que sea para saciar esa necesidad imperante y paliar nuestro vacío (con la falta de ética y el desequilibrio psicológico que eso conlleva). O caer en la resignación, la angustia constante de no poder llegar a donde nos dicen y finalmente en la depresión. La demostración en los últimos tiempos de que estos  parecen los dos “únicos “caminos está en los aumentos casi a la par de los trastornos de ansiedad, la depresión, las adicciones o la corrupción en nuestra sociedad.

Pero que nadie se deprima, las buena noticia es que ser feliz es mucho menos caro de lo que creemos, y encima se basa en un concepto opuesto al “Más” que tanto nos inculca el consumismo, está basado en el “Menos”, porque como bien dice ese dicho: “No es más rico quién mas tiene , sino quien menos necesita” . Si quereis saber más sobre como ser feliz ( de verdad de la buena) os proponemos leer los siguientes posts:

-

- 25 maneras de aumentar tus emociones positivas (y mejorar tu ratio emocional)

-

UN EXPERIMENTO

Ya para acabar (antes de pasar a nuestra sala de cine) os dejamos con el siguiente experimento de nuestro amigo Loewestein que explica muy bien todo lo que acabamos de reflexionar (fuente: http://blogs.lavanguardia.com/metamorfosis/la-pobreza-de-la-avaricia)

Con la finalidad de analizar cuáles eran las consecuencias de la avaricia y de su “némesis”, la generosidad, George F. Loewenstein, nieto de Freud y profesor de economía de la Carnagie Mellon University (Pittsburg), ideó un estudio. El objetivo era determinar de qué manera el bienestar emocional estaba vinculado con la abundancia material. Investigador incansable de la influencia que tiene la psicología sobre la economía y ésta sobre la conducta de los individuos y las organizaciones, convocó a dos grupos de 50 personas para realizar el particular experimento. El especialista en “comportamiento económico” repartió 3.000 euros a cada integrante del primer grupo, con la condición de que debían gastar todo el dinero en ellos mismos. Podían comprarse lo que quisieran.

El segundo grupo recibió la misma suma, pero bajo la premisa de que debían emplear ese dinero en comprar regalos para sus seres queridos. Al cabo de un mes, un equipo de psicólogos realizó entrevistas y tests psicotécnicos a los participantes de ambos grupos para determinar las respuestas neurofisiológicas del experimento. Los análisis concluyeron que el 97% de las personas que se habían gastado el dinero en regalos para otros contaban con ratios de felicidad mucho más elevados que los que lo habían gastado en sí mismos. Así, Loewenstein demostró científicamente que la avaricia es la reina del exceso, y, paradójicamente, vive en la escasez más extrema. No en vano, la persona avara se roba a sí misma la oportunidad de ser generosa.

9 PELÍCULAS SOBRE LA CODICIA

Existen muchas y grandiosas películas sobre la codicia, desde Avaricia (1923), de Erich von Stroheim hasta Uno de los nuestros (1990), de Martin Scorsese pero queremos centrarnos en un tema muy cercano y cada vez más de actualidad. Os proponemos a continuación cinco películas y cuatro documentales sobre la codicia y muy centrados en el actual sistema económico (todas ellas con Estados Unidos como eje central del sistema actual). Distintas maneras de abordar la codicia (y muchos elementos más) para reflexionar sobre este camino imposible y destructivo a la felicidad. Que lo disfrutéis.

1. El lobo de Wall Street (2013), de Martin Scorsese


Sinopsis Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio). A mediados de los años ochenta, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna cuando tenía poco más de veinte años como fundador de una agencia bursátil le valió el mote de “El lobo de Wall Street”. Dinero. Poder. Mujeres. Drogas. Las tentaciones abundaban y el temor a la ley era irrelevante. Jordan y su manada de lobos consideraban que la discreción era una cualidad anticuada; nunca se conformaban con lo que tenían. (FILMAFFINITY)
2. Blue Jasmine (2013), de Woody Allen

Sinopsis Jasmine, una mujer rica y glamourosa de la alta sociedad neoyorquina, se encuentra de repente sin dinero y sin casa. Decide entonces mudarse a San Francisco a vivir con su hermana Ginger, una mujer de clase trabajadora que vive con su novio en un pequeño apartamento. Jasmine, que atraviesa el momento más crítico de su vida, se dedica a tomar antidepresivos y a recordar su antigua vida en Manhattan. (FILMAFFINITY)
3. Glengarry Glen Ross (1992), de James Foley
Sinopsis Narra las ajetradas vidas de unos agentes inmobiliarios de Chicago que intentan sobrevivir en un mundo altamente competitivo y un mercado en plena depresión. A pesar de la situación, reaccionan siempre con unos escrúpulos y una solidaridad admirables. (FILMAFFINITY)
4. Margin Call (2011), de J.C. Chandor


Sinopsis Crónica de la vida de ocho trabajadores de un poderoso banco de inversión durante las 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. Cuando Peter Sullivan (Zachary Quinto), un analista principiante, revela datos que podrían conducir la empresa a la ruina, se desencadena una catarata de decisiones tanto morales como financieras que producen un terremoto en la vida de los implicados en el inminente desastre. (FILMAFFINITY)
4. The Corporation (2004), de Mark Achbar, Jennifer Abbott
Sinopsis Documental sobre el nacimiento, el crecimiento y la madurez de ese tumor maligno que son las grandes corporaciones, visto desde una perspectiva muy crítica y real. Cuenta con estrellas invitadas como Nike, Coca Cola, IBM… y con grandes “presentadores” como son Noam Chomsky, Michael Moore y Milton Friedman entre otros. (FILMAFFINITY)
6.Zeitgeist: Moving Forward (2011), de Peter Joseph
Sinopsis Film independiente y sin ánimo de lucro. Trata de la necesidad de una transición desde el actual sistema monetario que gobierna el mundo hacia una economía basada en los recursos del planeta, a la que se aplicaría el conocimiento científico actual para hacerla realmente sostenible y eficiente. (FILMAFFINITY)
7. El siglo del yo (2002) de Adam Curtis (Ver video también aquí)


Sinopsis Miniserie de TV. 4 episodios. Serie de cuatro documentales producidos por la BBC, en los que Adam Curtis disecciona la influencia de la psicología de masas y la propaganda en la creación de la sociedad de consumo y el Poder en sí mismo del siglo XX. El documental nos introduce en las entrañas del poder sobre las masas, la publicidad, la propaganda, las relaciones públicas y los medios de comunicación. (FILMAFFINITY)
8. Wall Street (1987), de Oliver Stone
Sinopsis Bud Fox (Charlie Sheen) es un joven y ambicioso corredor de bolsa que consiguió terminar sus estudios universitarios gracias a su esfuerzo y al de su padre (Martin Sheen), mécanico y jefe de sindicato. Su mayor deseo es trabajar con un hombre al que admira, Gordon Gekko (Michael Douglas), un individuo sin escrúpulos que se ha hecho a sí mismo y que en poco tiempo ha conseguido amasar una gran fortuna en el mundo de la bolsa. Gracias a su insistencia, Bud consigue introducirse en el círculo privado del todopoderoso Gekko, y comienza a colaborar con él en sus negocios e inversiones. (FILMAFFINITY)
9. Enron: The Smartest Guys in the Room (2005) de Alex Gibney

Sinopsis Relata el caso de la empresa Enron Corporation que, en quince años, pasó de ser una pequeña empresa de gas de Texas a convertirse en el séptimo grupo empresarial de mayor valor en Estados Unidos, y que acabó en la quiebra absoluta dando lugar a uno de los mayores escándalos de la historia financiera de Norteamérica, con graves repercusiones políticas, salpicando incluso a la Casa Blanca. A través de entrevistas realizadas a algunos de los personajes implicados en la historia “Enron, los típos que estafaron a América” explica cómo los directivos de esta empresa llegaron a convertirla en tan poco tiempo en un imperio financiero. El resultado: varios miles de desempleados y víctimas de esta estafa, sin posibilidad de recuperar sus fondos de previsión social. (FILMAFFINITY)

25 maneras de disminuir tus emociones negativas (y mejorar tu ratio emocional)

Jueves, Julio 4th, 2013
Siguenos en

Filmoterapia

Bienvenidos a una manera creativa y motivadora de plantear la psicología, el coaching y los recursos de autoayuda.
(Jaime Burque en Google+)
HODGSON&BURQUE | PSICOLOGOS CORUÑA
Siguenos en

¿Quieres saber como dejar de languidecer emocionalmente? Esta semana continuamosnuestro especial sobre las emociones proponiendo 25 maneras de aumentar nuestro ratio emocional disminuyendo las emociones negativas que solemos generar de manera excesiva y sin ningún tipo de utilidad en nuestra vida ( el próximo día veremos como crear más emociones positivas)

ESPECIAL SOBRE LAS EMOCIONES

- 25 maneras de aumentar tus emociones positivas (y mejorar tu ratio emocional)

1. Se consciente de cómo tu creas tus emociones (y por lo tanto tienes un gran control sobre ellas). Recuerda que la mayor parte de nuestras emociones negativas son generadas no por los acontecimientos, sino por el significado que les conferimos. Puesto que el modo en que pensamos e interpretamos nuestra realidad son pautas de hábito aprendidas, es algo que se puede aprender a controlar.

2. Identifica y reduce tus fuentes de ansiedad, desánimo, ira, frustación… Párate a reconocer que tipo de emoción negativa estás sintiendo en cada momento y reflexiona porque la estás teniendo, si la controlas y si te está siendo útil. Recuerda que detrás de casi todas las emociones negativas demasiado intensas, repetitivas o molestas se encuentra un dialogo negativo que puedes cambiar.

3. Conoce las actitudes negativas más comunes del ser humano, identifica las tuyas y aprende a rebatirlas. Si eres persistente con este trabajo puedes disminuir tus emociones negativas de manera sorprendente y volverte mucho más eficiente en tu vida ( ver nuestro especial sobre las actitudes negativas)
Hay muchas maneras de trabajar este punto, por ejemplo un ejercicio muy interesante y sencillo sacado de la Penn Resiliency Programm y consiste en los siguientes pasos:
1. Conoce, reflexiona y aprende todos los tipos de pensamientos negativos que solemos tener.
2. Escribe en una tarjeta cada uno de tus pensamientos negativos
3. Coge una tarjeta al azar, léela en alto y rebátelo también en alto lo más rápido posible.
4. Una vez que estés segura de haberla rebatido, coge otra y haz lo mismo.
5. Cada vez que te pilles algún pensamiento negativo, externalízalo escribiéndolo en tus tarjetas.
6. Vuelve a repetir el paso dos y coninúa tu entrenamiento, pronto verás los resultados.

4. Se consciente de tu manera de hablar (tanto a ti mismo como a los demás) e intenta mejorarla. Cuando generamos más emociones negativas de las necesarias suele ser causado por un lenguaje especial muy identificable. Un lenguaje duro, extremo, dicotómico, absolutista y demandante lleno de “Siempres” “Nuncas” “Todos” “Nadas” “Debería” “Tengo que” “Seguro qué… va a ser horrible… va a suceder lo peor… no lo podré soportar… ¿y si me ocurriese?. Incluso puedes aprender descubrir cuantos insultos y malas palabras usas contigo mismo a lo largo del día, te sorprenderás de cuantas emociones negativas provoca este lenguaje que tenemos tan metido.

(En esta escena de “sopa de ganso” se ve un claro ejemplo de como los pensamientos negativos, a veces sin fundamento, junto con las emociones negativas que esos pensamientos van generando, derivan en una escalada de ira de graves consecuencias. Todo con el humor genial de Groucho y compañía)

5. Rompe con tus perfeccionismos. Una de las actitudes negativas que más emociones negativas generan, tanto hacia uno mismo como hacia los demás (Ver el post sobre el perfeccionismo)

6. Aprende a ser un realista positivo. Ser un realista positivo no significa mirar al mundo a través de unas gafas de color de rosa en donde todo sean emociones positivas y pasemos por alto los problemas y peligros. Significa abordar la vida de frente, centrándose en las soluciones y posibilidades, más que en los aspectos alarmantes o dificultosos. Recuerda que los tres enemigos del realismo positivo con los que debes luchar son la anticipación negativa, el victimismo y la busqueda de chivos expiatorios. Si los vences te ahorraras muchas emociones negativas en tu vida.(ver el post sobre el optimismo)

7. Elimina la necesidad excesiva de aprobación, una de las mayores fuentes gratuitas de emociones negativas (ansiedad, frustración, desanimo)

8. Ten muy presente de que la emociones negativas son parte fundamental del ser humano. Sin tristeza, enfado, miedo, dolor no seríamos lo que somos. Sin el sufrimiento que tanto intentamos evitar hoy en día nunca lograríamos nuestras metas, ni creceríamos como personas, ni siquiera existiría el cine, la literatura o la filosofía. Si evitas tus emociones negativas paradójicamente tendrás muchas más.

9. Aumenta tu autoestima. La inseguridad nos genera constantemente emociones negativas en cualquiera de los aspectos de nuestra vida y encima nos bloquea generando aún más emociones negativas.

10. Rompe con la rumiación. Cuando estamos imbuidos en un pensamiento negativo solemos caer en un círculo vicioso que provoca un aumento desproporcionado de nuestras emociones negativas. Una gran herramienta en estos casos es aprender a detener ese “disco rayado”, para ello debemos aprender a ser consciente de cuando nos ocurre (muchas veces es tan automático que no nos damos cuenta), detenerlo y distraer nuestra mente en otras cosas más positivas.

(Woody Allen nos enseña a continuación un maravilloso ejemplo de distracción sana ante una rumiación extremadamente negativa)

11. Aprende a distraerte. El problema con eso de las distracciones del punto anterior, es que muchas veces eliminamos el hábito de la rumiación con hábitos aun peores de distracción. Dejar de pensar en tu trabajo haciendo zapping toda la tarde no parece la mejor manera de distraerse. Por eso un buen ejercicio es hacer dos listas, una con aquellos distractores saludables que haces o te gustaría hacer (ej. deporte, pasear o ver películas clásicas de cine negro) y otra con distractores no saludables (ej. beber o comer mucho, trabajar demasiado…). Una vez elaborada esta lista y ser más consciente de todos tus distractores puedes ir poco a poco llenando tu lista de distractores sanos con todo el tiempo que dedicabas a los insanos.

12. Conoce como funciona y para que sirve la ansiedad. Aprende a conocerla, a reconocer todos sus síntomas en tu cuerpo, a saber cuando te “está subiendo la marea” a no alarmarte cuando tienes niveles altos. En resumen, aprende todo sobre esta emoción para que no se convierta en una especie de ente que te dirige de manera automática e inconsciente y así poder aceptarla y usar los recursos necesarios para modularla.

13. Aprende a desprenderte de tus emociones negativas. Muchas veces nos tragamos los cabreos o la ansiedad y se quedan literalmente dentro de nuestro cuerpo. Hablar con alguien de tus problemas, escribir en un diario, llorar, pero también sacar lo que sentimos a través del deporte, el arte o viendo una película triste tiene un poder catártico muy poderosos en nosotros. Eso si, cuando más conscientes seamos de que nos estamos desprendiendo de emociones negativas, mejor funciona.

(Excelente escena de Gente Corriente en donde vemos como uno de los personajes comienza a descargarse de emociones negativas con la ayuda de un profesional)

14. Conoce que son aquellas cosas que te relajan y crea un estilo de vida basado en ellas. Aprende a respirar, a dar un paseo cuando te ves desbordado por el trabajo, a jugar al fútbol cada semana con tus amigos porque sabes que te oxigena, a ir al cine con tu pareja cada viernes… Si conoces bien estos recursos y los pones en práctica te ahorraras muchas emociones negativas en tu vida.

15. Cuídate mucho cuando tengas algún proceso de perdida en tu vida (muerte de alguien cercano, desamor, etc). El proceso del duelo es un cúmulo de emociones negativas que tienen una función muy sana en el ser humano, afrontar, aceptar la perdida y finalmente reforzarnos como personas. Date tiempo y aprende a curar esa herida que con el tiempo (y gracias a las emociones negativas) dejará de doler.(Ver aquí una colección filmoterapeutica de películas sobre este tema)

16. Mindfulness a todas horas. En filmoterapia nos parece tan importante este punto que hemos dedicado un exitoso especial de tres partes que puede aportarte muchas cosas.

17. Desactiva tus campos de minas de negatividad. Desmenuza tu día a día e intenta detectar que momentos, personas o circunstancias te están generando negatividad. Una vez localizados párate y reflexiona cual es la mejor manera de gestionarlos, ya sea cambiándolos o si esto no es posible, aprendiendo a aceptarlos.

18. Desintoxícate de la excesiva negatividad de los medios. Lo tienes muy fácil, deja de ver noticias que siempre dicen lo mismo, negativas y rancias y dedica el tiempo a ver buenas series de humor, grandes clásicos del cine o lo último de tu director favorito.

19. Encuentra sustitutos de la crítica y el cotilleo pesado. Lo mismo que antes, la gente que critica desde la envidia, la amargura o la ira, los programas de cotilleos muy negativos, etc.. son todas fuentes muy potentes de emociones negativas que cuanto antes las cortemos mejor .

20. Aprende a tratar con gente negativa. Esto es de las primeras cosas que se le dice a las personas con mucha ansiedad, la razón es fácil de entender, la gente negativa nos desgasta y nos contagia sus emociones negativas. Reduce el tiempo que pasas con ese tipo de personas, aprende habilidades para abordarlos, ponles límites o utiliza rutinas de descompresión para deshacerte de su influencia negativa.

21. Convierte el enfado en tu amiga y aliada. El enfado puede ser una fuerza y constructiva en nuestras vidas si la canalizamos de forma adecuada. Si no podemos volverla en una fuerza destructora que nos hace mucho daño a todos los niveles.

22. Observa la gente que te rodea y aprende a discernir como se hablan a si mismos (y a los demás). Aprende a diferenciar a la gente negativa (amargadas, infelices, llenas de ira o victimistas) de la gente positiva (en seguida sabrás quienes son). Sin duda un entrenamiento muy bueno para ser consciente de nuestras actitudes erróneas y enfoques negativos y que puedes también entrenar observando personajes de películas o series que les ocurra lo mismo.

23. Aprende a gestionar los conflictos interpersonales. Los conflictos surgen cada vez que la satisfacción de nuestras necesidades y deseos interfieren con los de otra persona. Puesto que las necesidades y deseos de cada uno son diferentes, el conflicto es una parte natural y sana de todas las relaciones humanas. Si te resulta difícil este tipo de conflicto normal, puede convertirse en una fuente importante de emociones negativas. Adquirir habilidades para resolver conflictos de manera positiva reduce la ansiedad asociada con ellos y genera relaciones más gratas.

24. Lee libros sobre el tema y trabaja en ti mismo. Existen grandes libros de autoayuda que hablan sobre todo que hemos hablado de manera mucho más desarrollada. Ya hemos hablado de algún que otro libro en filmoterapia pero existen otros como “El Arte de No Amargarse La Vida”(Rafael Santandreu), “Sentirse Bien”(David Burns) o “Usted Puede Sanar Su Vida”(Louise L. Hay) que pueden ayudarte.

25. Acude a una terapia psicológica. Si ves que tienes un carga emocional negativa muy pesada, que te está asfixiando, bloqueando o desgastando en tu vida, plantéate ir a una terapia. Todo lo que hemos visto hoy puedes aprenderlo con gran éxito desde la práctica profesional y personalizada.

 

Por Jaime Burque