Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Cine que inspira: Mary and Max (Adam Elliot, 2009)

Cine que inspira: Mary and Max (Adam Elliot, 2009) Psicologos Coruña | Hodgson & BurqueEsta semana en filmoterapia continuamos nuestra colaboración con Vivoleyendo y  proponemos una de las mejores películas de animación de la historia (la segunda mas valorada entre los lectores de filmaffinity con un 8,1). La amistad, el amor, el perdón o la salud mental a través de unos simples muñecos de plastilina que nos generarán emociones de lo mas intensas.

Unidos en la distancia
Chapeau a este bellísimo drama de animación en el que la plastilina da forma a la desgarradoramente emotiva historia de Mary y Max, dos amigos por correspondencia que se apoyan el uno en el otro a través de la considerable distancia entre Australia y Estados Unidos.
Una niña marginal y un hombre autista, tan solos en el mundo que su desamparo duele como un corte de cuchillo, entablan una sincera y peculiar amistad por carta, y ese delgado pero resistente hilo se revelará como el más importante y potente de sus vidas. Significará luchar para tratar de vencer a la soledad y el abandono, la monotonía, las fobias, las paranoias personales, y todo un acto de valor y coraje, un flotador en el mar bravo, caótico y a menudo cruel de la sociedad.
Nunca dejaremos de sentir la ilusión de recibir esas palabras mágicas de un amigo que aparecen en el buzón y tornan el día más brillante, insuflando energía, grabándonos una sonrisa, tocándonos con la bienhechora gracia de una emoción extraña pero fuerte, la de querer y saberse querido, la de comprender y saberse comprendido, como lo más cercano a un alma gemela, y poder explayarte con alguien a quien no has visto de cerca pero que está tan presente en tu corazón que el hueco que ocupa no se puede reemplazar con nadie. Y no es que pienses que ese amigo es perfecto, ni que él piense que tú lo eres, los dos navegáis por las olas de la conexión espiritual y ésta conoce vuestros defectos, así que no os podéis engañar, porque además sois demasiado francos y honestos para ocultar las debilidades, las manías, los detalles que menos favorecen. No, no se trata de buscar el amigo ideal, sino de escucharse el uno al otro, sentirse acompañados, entenderse, como estar en una habitación confortable a la que no hay que rendir cuentas, que no nos va a mirar con desaprobación, que no se va a burlar. Contarse las alegrías y las penas y darse ánimos, expresar dudas, y aguardar la respuesta que adopta la categoría de un regalo ansiado. Compartir, reír, llorar, entretenerse, incomodarse, enfadarse, perdonarse, volver a empezar, guardar silencio para regresar después, no importa el tiempo que transcurra.
Escribirse en la distancia es un misterio que nunca deja de sorprender, que acelera los latidos al encontrar la carta o el mensaje en el buzón.
Da alas para volar por un día que será menos gris.
Y eso es lo que mantiene en vilo a Mary y a Max, dos freaks según los cánones que establecen los “expertos” en almas humanas, lo que los ayuda a seguir adelante cuando lo demás (prácticamente casi todo) es una mierda, cuando los acosan las penas, los terrores, la mala gente, los baches, las parálisis, los complejos.
Y sí, yo también creo que la vida merece más la pena cuando un hilo te une a un ser que estando lejos te ve más profundamente que los que están al lado, cala tu esencia y sigue queriendo estar contigo a las duras y a las maduras.

“Mary and Max” es más que una película. Es eso que el que más, el que menos, siente o desea sentir.
Que miren dentro de ti, estén bien contigo y te estrechen la mano para no soltarte jamás.
Lágrimas de verdad, y sonrisas tristes en este original y tragicómico canto al amor en el que el chocolate y la leche condensada, junto con el lazo de su amistad, son lo más dulce en las duras vidas de Mary y Max.

Vivoleyendo

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Amistad, Emocionate, Inspiración, Perdon, Soledad

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine de animación, Cine internacional, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

El sabor del sake (Yasujiro Ozu, 1962)

Esta semana en filmoterapia comenzamos una colaboración muy especial con una excelente crítica de cine , Vivoleyendo, quien nos aportará sus estupendas propuestas desde filmaffinity a través de narraciones de gran calidad y […]

Los ingredientes de la creatividad (Ratatouille)

  Esta semana nuestra colaboradora Vivoleyendo nos propone una excelente crítica sobre Ratatouille, una delicosa película llena de ingredientes tan sabrosos  y que tanto nos gustan en filmoterapia como la creatividad, la persistencia, […]

Un comentario

  1. Esto es más que una película, la acabo de ver y no encuentro las palabras para hacer una crítica; es la vida misma así de cruel como maravillosa, dulce y sentida. Esta película tiene tanto contenido y tantos temas que podríamos hablar durante horas.
    MARAVILLOSA.

    Gracias filmoterapia por habérmela descubierto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *