Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Días de vino y rosas (Blake Edwards, 1962)

Días de vino y rosas|Cine y terapiaPrimero de todo, deciros que estamos muy contentos por esta gran participación que estamos teniendo respecto al post anterior. Muchas gracias a todos. Recordaros que podéis seguir hablando de vuestras 5 películas más filmoterapéuticas en:

Días de vino y rosas|Cine y terapia- filmoterapia@jaimeburque.com

- grupo Filmoterapia del Facebook

- o en dejandonos un comentario en el mismo blog de Filmoterapia

Presentamos esta semana “Días de vino y rosas” de Blake Edwards, uno de los dramas mas sinceros e intensos sobre alcoholismo y con Jack Lemmon y Lee Remick en un cara a cara antológico.Un clásico de la historia del cine.

Días de vino y rosas|Cine y terapia

Joe y Kirsten se conocen en una fiesta organizada por él, un relaciones públicas de San Francisco. Después de un primer encuentro difícil, Joe intentará conquistar a Kirsten. Aparentemente lo tiene complicado, ella es seria, organizada y formal, huérfana de madre y con un padre apocado, frío y deprimido. Él es nervioso, informal, con una gran afición al alcohol en fiestas y reuniones sociales y unos padres dejados y alejados en su educación.

Poco a poco irán empezando a conectar, y descubrirán una alta compatibilidad entre ellos y el surgimiento de un amor pasional pero también consistente. Se fraguará un matrimonio de los completos, pero como si de una esponja se tratase, se irá impregnando de alcohol lentamente. Y ambos disfrutarán de su felicidad embriagada y de su embriaguez compartida. A risas, a tumbos, a confusiones y resacas.

Días de vino y rosas|Cine y terapiaY vuelve a aparecer el triángulo, que tanto encontramos en nuestras vidas, la relación en tríada entre Joe, Kirsten y la botella, el síndrome de dependencia. En el alcohol, en las adicciones, y en la vida misma, a veces necesitamos caer hasta lo más bajo para poder empezar a subir. Son muchos los impulsos de fuerza, de cambio y de optimismo que Joe tendrá a partir de este punto, empujado por un amor nublado pero aún presente y que intentará llevar consigo a Kirsten en esos momentos de claridad y raciocinio.

Se someterá a rehabilitación, a grupos de alcohólicos anónimos, a tramos estables en su vida. Ambos caerán y subirán repetidas veces. Hasta llegar a lo más profundo, un momento de formidable plasmado en la película. Acompañando la actuación realista y contagiosa de Jack Lemmon, entre ataques de ira, impotencia, llanto, carcajadas, un sin sentido de la mano de una gran melopea, nos dan una atmósfera de tormenta. La misma que truena por dentro de Joe, se ve a la vez fuera. Lluvia, estruendos, tierra mojada, flores rotas, desesperación. Y el apogeo de un alcohólico que ya renuncia a continuar con su triángulo relacional, y asume su dilección por la botella.

Días de vino y rosas|Cine y terapiaEn una conversación con el compañero de alcohólicos anónimos, éste le dirá a Joe: “El alcohol es un juego, y vosotros habéis perdido”. Perdido en una batalla de falso autocontrol y falso dominio. Creyeron divertirse y ser felices. Pero pudo más la droga y la distorsión, ese mundo fingido.

Aquí empezará el gran cambio. Uno subirá e intentará tirar del otro y este otro seguirá cavando más y más hacia abajo. Después de tantos años conviviendo con el alcohol, intentarán encontrar el equilibrio sin él, por otros lados. Y aquí también fracasarán. Días de vino y rosas|Cine y terapiaDentro de ese nuevo desequilibrio encontrado, uno se sentirá dentro y otro fuera de un mundo aparte, de otra dimensión, donde si tú no bebes, y yo sí, yo me siento solo y te echo de menos. “Acompáñame y bebe un poco”. Sólo uno vencerá, se hará más fuerte y crecerá. Al otro “le avergüenza que no bebas, y eso os separará”.

Qué fácil puede parecer cuando son actores y actrices, pero qué profundamente difícil es en la realidad reconocer primero, querer cambiar después, y librarse de esa obsesión finalmente. Usar el alcohol, en este caso, como medio de afrontamiento de problemas, y al mismo tiempo, como medio de socialización incluso con tu pareja, puede crear un condicionamiento psicológico peligroso. Se crea una cadena de asociación que te acaba atando a ti mismo, dejas de ser libre de decidir, de elegir, de solucionar y de cambiar.

Días de vino y rosas|Cine y terapia“Días de vino y rosas” plasma con gran acierto y verdad este problema que es el alcoholismo, aun existiendo una bonita relación de fondo, que nos acompaña en nuestro entorno más de lo que creemos, y que se entreteje por todas las redes sociales de la vida de una persona.

Sorprenderá esta película en su desarrollo y final. Gustará el amor que desprende esta pareja, cada uno de forma individual, su interpretación. Y nos darán en la proporción adecuada y en el momento justo, dosis de humor, de dureza en la adicción más poderosa que existe, dosis de realismo… y de gran impotencia ante un cambio.

(Olga Burque) Filmoterapia

“Recoged las rosas mientras podais,

Largos no son los días de Vino y Rosas,

de un nebuloso sueño,

surge nuestro sendero,

y se pierde en otro sueño…”


SINOPSIS: Joe Clay, jefe de relaciones públicas de una empresa de San Francisco, conoce durante una fiesta a la bella Kirsten Arnesen. La muchacha se muestra cautelosa al principio, debido a la afición de Joe a la bebida. Pero más tarde sucumbe ante su simpatía y acaban casándose. (FILMAFFINITY)

Con un nudo en el estómago se contempla esta crónica de amor al amor y al alcohol de dos víctimas y verdugos de sí mismos. Para los amantes del noble arte de perder la cordura gracias al alcohol, a los que idolatramos esa droga; esta obra te hurga en las entrañas, te señala con el dedo acusador, te hace palidecer con esta exagerada pero veraz crónica del descenso a los abismos de la enfermedad“(fragmento de crítica de “eldiabloenelojo” de Filmaffinity).

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Adicciones, Alcoholismo, Luchar contra uno mismo, Relaciones, Superación

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Cine clásico, Dramas

Más artículos de la misma categoría

Buscando a Eric (Ken Loach, 2009)

Eric Bishop es un hombre ya maduro que afronta una crisis vital. Divorciado, tiene que educar y mantener a unos hijos que no le respeten, no le hacen caso y hacen en su […]

La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993)

Esta semana como hemos prometido vamos a hablar de la película mas votada de nuestra lista de las 100 películas de cine y terapia , la más veces elegida por considerarse terapéutica, “La […]

4 comentarios

  1. Mis pelis de filmoterapia favoritas son:
    Europa, porque me traslada a una durisima epoca como si de una fantasia se tratase
    Dogville, porque aunque me deja con malisimas sensaciones me hace reflexionar sobre el ser humano
    Munich y La lista de Schindler, por los conflictos eticos que reflejan
    En el nombre del padre, por la lucha constante de un padre porsu hijo
    Y Dias de vino y rosas, la mejor pelicula sobre el alcoholimso y como salir de ese infierno
    Gran blog!

  2. De Ingmar Bergman yo pondría varias,Fresas salvajes, Sonata de Otoño, Secretos de un matrimonio.El septimo sello….entre otras
    Influenciado por la psicologia jungiana Bergman es un maestro en reflejar la relación con el otro, la posible o imposible transcendencia, el tiempo, la muerte, los sueños, el mundo imaginal…
    Un saludo

  3. Ahi van sobre liberar nuestras cadenas…
     Thelma y Louise
    Matrix 
    El club de la lucha

    Enhorabuena por la página!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *