Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Celebración (Thomas Vinterberg, 1998)

Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Tras dos semanas dedicando nuestro blog a analizar grandes peliculs positivas en la filmoterapia, cambiamos completamente de registro y proponemos un film que se encuentra en las antipodas de la positividad, una historia dura, aspera,de gran crudeza emocional, Celebración es una magnifica  pelicula filmoterapeutica por su capacidad de sacar nuestras emociones mas profundas y negativas, por enfrentarnos a nuestros miedos afectivos y provocarnos  una intensa catarsis emocional.

Es el 60 cumpleaños de un padre de familia de la alta burguesía, y hace una fiesta en su mansión para celebrarlo. Muchos invitados acuden a la fiesta, entre ellos, sus 3 hijos. Christian es el mayor, parece el más responable, el más formal, y el que más lejos parece haber llegado para sus padres. Su hermana gemela  se ha suicidado unos meses antes. Elling, la hermana, es una persona nerviosa, que intenta aparentar que todo está bien. Y por último, Mikel, el hermano pequeño; se le ve inestable, inquieto, dominante, machista, violento e irrespetuoso, con todos menos con su padre, del que busca tristemente una aceptación que nunca tuvo. En general vemos una admiración, un respeto y un fondo de temor hacia su padre por parte de los 3 hijos.
La celebración se desarrolla a la perfección, en la línea de todas las celebraciones en casa de los Klingenfeldt. Hasta que Christian se levanta para hacer el discurso de cumpleaños y de rememoración de la muerte de su hermana, y entre sarcasmos y brindis destructivos, desentierra un secreto que toca de lleno a su padre. Pero a pesar del impacto y la barbaridad, todos ignoran sus palabras y la fiesta continúa.

celebracion4
Es la situación que acompaña la hipocresía, la falsedad y la formalidad en su extremo. Las familias que viven con esto, no pueden tener problemas, ni hacia dentro ni hacia fuera de la casa; se crea una felicidad como una muralla gruesa de cemento, perfecta, y que hace imposible llegar adentro. Es la barrera que forma la represión emocional, las frustraciones que acompañan a todos los personajes de esta familia, y que hasta puede ser la causa de una crueldad que casi pudiera parecer genética: la atracción por lo prohibido en su eje anómalo.
Pero a escondidas, el padre habla con Christian y le acusa de todos los problemas que tuvo en la infancia y en la juventud, sin darse cuenta de que en verdad se está acusando a sí mismo, como padre y ante su relación con sus hijos, a través de ese silencio impuesto, sumado a la falta de protección de una madre, encubierta sin embargo por un cariño que parece normal, por besos y abrazos naturales, pero medidos.
El discurso de la madre es la pieza clave de la estructura familiar que pudo ser distinta pero quedó como era. Es la palabra encubierta de la que hablábamos antes. Un amor por sus hijos con excepciones y condiciones, una admiración de sus caminos con “peros”, que dejan ver claramante que no fueron capaces de cumplir sus expectativas propias, de hacer y ser lo que ella como madre había planeado. Y la preferencia y/o miedo, que a veces no sabemos diferenciar, por su marido antes que por sus hijos. O quizás la falsa seguridad frente al cambio y el afrontamiento de una realidad que le incumbe.

celebracion2Y aún así, la celebración sigue sin que haya razones suficientes y verdades para detenerla. Todos van cayendo de alguna forma, y el espectador va entrando en una nube de tensión y nervio densa, no fácil de controlar.
Así, vamos descubriendo más facetas de los hijos. Mikel, el claro reflejo de su padre, aunque ni siquiera vivió su infancia con él. Elling, prefiere ir de un lado a otro, no parar en un mismo sitio, para así no parar en su pasado. Y Christian, que hizo su vida lejos de la familia, de sus hermanos, y se convirtió en un hombre muy ocupado, sin tiempo para nada, ni siquiera para recordar.
Elegimos muchas veces esconder la realidad, ocuparnos para no pensar, para no afrontar y no tener que decidir. Otras veces ocurre de forma automática como medio de supervivencia de nuestro propio cuerpo. Pero de fondo vamos acumulando una alteración, oculta por y para nosotros. Y en este punto, un estímulo inesperado, puede provocar que este trauma que existe, visible o no, salga de la forma menos favorable para nuestro bienestar. En el caso que aquí vemos, no se trata ni siquiera de sentir miedo por una repetición de sucesos pasados, sino peor aún, acostumbrarse a la normalización de lo monstruoso, a no sentir “mucho” ante eso.

celebracion1

“Celebración” es una historia que gira alrededor de algo no presente, la hermana fallecida y su carta de despedida, pero que se convierte en el gran desencadenante que va palpando emociones muy duras. La cámara nos las enseña por primera vez, y así sucede con las personas que están ahí, esta familia toca y enseña estas emociones con una virginidad ya demasiado trastocada para poder manejar y poner en su sitio. Todo es perturbación.
La celebración acaba, todos duermen, y todo sigue, entre risas, en una sátira sin sentido, pero en realidad ¿de qué otra manera podría seguir si no es de ésta, si todo al final continúa?
Una película grabada con cámara en mano, que aprovecha el movimiento para jugar con las imágenes que acompañan el carácter nervioso e inestable de los hijos. Es el inicio del movimiento Dogma 95, que buscaba la verdad, el sentimiento profundo, por medio de esta forma de grabar, y en escenarios reales. Thomas Vinterberg consigue darnos una celebración cruda, tensa, al límite, y así apoderarse de las emociones más desagradables que el ser humano puede llegar a manejar.

Olga Burque (FILMOTERAPIA)

kaliño (Filmaffinity) .Tomas Vinterberg, consigue crear una atmósfera afixiante en este crudo drama rodado según las reglas regidas por el manifiesto Dogma. La película se basa en un guión muy bien ensamblado por el maestro danés, y en la estupenda actuación de un reparto coral de actores daneses. La historia, al principio distante, te atrapa, y te ahoga hasta adentrarte en la mansión masónica, y consigue que hagas vivir el relato con emoción y cercanía. El uso de la cámara al hombro y el granulado de la fotografía aumentan el realismo, ya de por sí, implícito en el guión. Es una película muy recomendable para todos los gustos, para cualquier persona amante del buen cine actual. Disfrutad la película.

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Familia, Llorar como terapia, Traumas, Vencer miedos

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine internacional, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

El camino hacia la felicidad, por Amelie Poulain

“Amélie es mucho más que un bonito cuento. Amélie es ese mundo en el que todos desearíamos vivir. Amélie es esa realidad donde los sentimientos más humanos se disfrazan de adorables personajes esperpénticos. […]

Fresas salvajes (Ingmar Bergman, 1957)

“Fresas salvajes es un canto onírico, imperfecto y maravilloso a la soledad que anida en la raíz del ser humano. Es un autorretrato del hijo a través del padre (acaso la forma más […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *