Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Aprende a romper con la culpa y a responsabilizarte más de tu vida

Culpa

Esta semana acabamos nuestro especial sobre la culpa (el otro día definimos la culpa como una emoción inútil) y hablaremos de los recursos y herramientas que nos pueden ayudar a “desinstalar” esta emoción de nuestras vidas y ser más responsables, proactivos, mejorar nuestras relaciones y sobre todo, a ser más felices.

Cómo romper en pedazos una emoción inútil, la culpa

- Acepta que el pasado es algo que no puedes cambiar, y sientas lo que sientas, machaques lo que te machaques ese pasado seguirá estando ahí…y tú seguirás siendo la misma persona. Como dice Wayne Dyer, memoriza esta frase en tu mente y repítetela las veces que haga falta: “Mi sentimiento de culpabilidad no cambiará el pasado ni hará que yo sea una persona mejor“.

- ¿Qué cosa estás evitando en tu vida, en tu presente, al anclarte de esa manera la pasado?: ¿No responsabilizarte plenamente de tu vida? ¿No tomar decisiones complicadas?¿No cambiar? ¿No dejar alguna relación tóxica?…Recuerda que la culpa inmoviliza muchas veces a través del autoengaño.

- Responsabilízate de manera realista de tus relaciones, de tu familia, de tu trabajo…Puedes responsabilizarte mucho, incluso muchísimo si quieres, pero nunca demasiado. Si ocurre esto e intentas traspasar una línea intraspasables (la zona de responsabilidad del otro), estarás atrapado por la culpa y te bloquearás constantemente.

- Trabaja para quitarte la necesidad de aprobación por parte de los demás. Empieza a aceptar decisiones que has tomado o cosas que tú has elegido pero que le pueden fastidiar a cierta gente. Si consigues deshacerte de la necesidad de aprobación de tus padres, jefes, parejas o hijos (“siento que he fallado a mi padre por coger este trabajo”, “me siento culpable porque no me quedé hasta tarde en la oficina”) desaparecerá gran parte de la culpa que puedes sentir cuando hagas cosas que los demás desaprueben.

- Aprende a decir NO y conoce tus derechos asertivos, esto te ayudará a poner límites a los demás de manera mucho más eficaz y sin cargas culpabilizantes. Te dejamos a continuación la lista de derechos asertivos de las personas. En cualquier tipo de relación tienes siempre derecho….

- Pide perdón de manera equilibrada. Analiza de manera efectiva tus posibles errores en las relaciones con los demás. Reflexiona sobre tui parte de responsabilidad en lo ocurrido (gritarle a alguien, llegar tarde a la cita, no cumplir lo pactado…), acéptala y pide perdón de manera concreta por tu parte.

- Crea un “diario de culpas” y escribe en él todas las veces en que te sientes culpable, poniendo por qué, cuándo y con quién te ocurre. De esta manera serás aún más consciente de como generas tus culpabilidades y podrás trabajarlas con más eficacia…

- …Una vez que apuntes en tu diario todas tus culpabilidades aprende a reestructurarlas, o dicho de otra manera, aprende a filtrar estas visiones y conseguir otros enfoques más efectivos, realistas y constructivos de tus posibles errores.

- Reevalúa tus “deberías”, uno de los ingredientes fundamentales de la culpa son los debería. Aprende a ser consciente de ellos y a reevaluar tus normas debería.

- Replanteate tu sistema de valores y elimina cualquier mancha de moralismo (religioso, familiar, ideológico…). Basarte en tus valores y principios para tomar decisiones y evaluar lo que está bien o mal es fundamental en tu vida pero recuerda que tu código ético debe ser tuyo, elegido y determinado por ti mismo y no por los demás…

- …Y ya que estás dándole un repaso a tus valores, aprende a darles flexibilidad a través dela fortaleza psicológica de la sabiduría, porque tener unos valores fuertes pero flexibles es fundamental para que tener una vara para medir lo que está bien o mal que incluya por ejemplo “excepciones que confirman la norma”.

- Haz una lista de todas las “cosas malas” que has hecho en tu vida y puntúalas de 0 a 10 en nivel de “maldad”, suma todas las puntuaciones y piensa de que te vale obtener una puntuación gigantesca y fustigarte por ello. Tu presente sigue siendo el mismo puntúes o no y toda la culpabilidad que tengas no es más que una actividad desperdiciada que podías dedicar a otras cosas como a aprender de lo ocurrido o mejorar como persona.

- ¿Te sientes muy culpable por algo que has hecho? No hay mejor desintoxicante que ayudar a los demás, una manera muchísimo más constructiva de afrontar la vida.

-Se consciente de todas las distorsiones que pueden ensuciar tu enfoque sobre el error que has cometido. Por ejmplo, una distorsión que no te vendría mal que rompieses son las valoraciones de “todo-o-nada” respecto a tus errores. Las cosas que hayas hecho no son ni buenas ni malas, ni perfectas ni imperfectas, ni éxitos ni fracasos. Amplia tu paleta de colores y analiza de manera mucho más realista y eficiente tus posibles errores.

PENSAMIENTO TODO NADA

- Se consciente de aquellas relaciones que te generan culpa. Recuerda que tu tienes el 50% de las acciones de una relación y la otra persona el otro 50%. Muchas veces eres tu solo el que la generas pero otras veces es la otra persona la que te hace sentir culpable. Y si es así….

- …Cambia el estilo de relación que tienes con aquellas personas que te “pinchan” la culpa para manipularte, chantajearte, controlarte, dar pena o conseguir lo que ellos quieres. Muchas veces lo hacen de manera inconsciente, por eso si cambias tus respuestas a sus intentos de que te sientas culparte poco a poco la relación puede ir cambiando. Por ejemplo, si alguien te dice “No me llamaste en mi cumpleaños, me arruinaste el día”, respóndele que “Disculpa por no llamar, la próxima vez intentaré acordarme apuntándolo en mi agenda,pero acuérdate de que quien se arruina el día eres tú no yo, y eso es una suerte para ti porque te permite pasarlo bien sin depender de los demás”

- Aprende a ser proactivo y gana constantemente en habilidades para solucionar los problemas o errores que hayas podido cometer.

- Aprende de lo ocurrido, algo vital que no permite la culpa. Deshazte de ella y mira tu posible error como una oportunidad única para aprender, mejorar y crecer como persona.

"Oh sí, el pasado puede doler. Pero tal como yo lo veo puedes o huir de él o aprender." (Rafiki en El Rey León)

- Ten presente que la culpa es una emoción que a veces está presente en los procesos de duelo, compréndete si tienes algún sentimiento de culpa ante la perdida de alguien querido pero recuerda que si persiste en el tiempo quizás debas trabajar en ella porque puedes estar atascando tu recuperación.

- Haz algo que sabes muy bien que te va a hacer sentir culpable. ¿Algún ejemplo? Te dejamos alguno de los que propone Wayne Dyer en su libro: “Cuando vayas a un hotel y te indican un botones para que te acompañe a una habitación que fácilmente podrás encontrar tú sólo con tu pequeña maleta, di que no lo necesitas. Si no te hace caso dile a este compañero indeseado que está perdiendo su tiempo y su energía ya que tú no le darás propina por un servicio que no deseas. O tómate una semana para estar sólo como siempre has querido hacerlo, a pesar de las protestas culpabilizantes de los demás miembros de la familia. Este tipo de comportamiento te ayudará a enfrentarte con la culpa omnipresente que tantos sectores de nuestro entorno te ayudan a elegir con tanta eficiencia.”

- Medita y practica mindfulness, la culpa nos atasca en el pasado sin ningún aporte en nuestra vida. Por eso a través del mindfulness puedes reentrenar tu cerebro para vivir más (y mejor) en tu presente.

- Perdónate siempre, o dicho de otra manera, acepta tus posibles errores, a veces puede que necesites tiempo pero eso te desintoxicará de toda la culpa y el rencor que puedas sentir contra ti mismo, pasarás página y empezarás a ver que puedes hacer para aprender de lo ocurrido

- Leete algún libro sobre el tema como Tus Zonas Erróneas (Wayne Dyer), Practicando el Poder del ahora (Eckhart Tolle) o El sentimiento de culpa (Laura Rojas Marcos)

-Mira alguna película o serie sobre la culpa y observa diferentes maneras de enfocar los errores cometidos en la vida ( y sus consecuencias). Tienes desde la serie My name is Earl, en donde en tono de comedia asisitmos a una manera muy constructiva de afrontar los errores cometidos con los demás, hasta la dura Hace mucho que te quiero (2008) de Philippe Claudel, en donde una madre tiene qe enfrentarse a la peor de sus cargas. Otras serían  Gente Corriente (Robert Redford, 1980), Shame (Steve McQueen,2013), El rey pescador (Terry Gilliam, 1991) o Prayers for Bobby (Russell Mulcahy, 2009)

Por Jaime Burque

Categoría: Recursos psicológicos

Etiquetas: Actitudes negativas, Crecimiento personal, Culpabilidad, Inteligencia emocional, Recursos psicológicos, Terapia cognitiva

Etiquetas de cine: Especiales

Más artículos de la misma categoría

El viaje como terapia (10 beneficios psicológicos)

“De la manera que yo lo veo, la recompensa y el lujo más grande de viajar es, cada día, poder experimentar cosas como si fuera la primera vez, estar en una posición en […]

La necesidad excesiva de aprobación (16 puntos claves para trabajarla)

Continuamos nuestro especial de dos partes sobre la necesidad excesiva de aprobación, en el anterior artículo explicabamos esta actitud tan dañina en nuestra vida y en este propondremos 16 recursos fundamentales para eliminarla […]

4 comentarios

  1. Es una gran verdad cada uno de los puntos que se ponen a consideración para reflexionar sobre algo que se carga a hombros y que no permite avanzar, cuando en muchas de las ocasiones los que juzgan son mas culpables que el que esta sentado en la silla de los acusados.

  2. Leer permite crecer, despertar permite vivir y olvidar permite construir. Es triste darnos cuenta como nos martirizamos ante circunstancias que con solo expresarlas nos damos cuenta de que su dificultad no lo era como lo pensamos.La vida es una por eso una vez que se encuentra la madeja no hay que dejar de tejer. Gracias por el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *