Editada por HODGSON & BURQUE psicólogos

Filmoterapia

Cine, coaching y psicología

Películas que inspiran: Algo en Común (Zach Braff, 2004)

Películas que inspiran: Algo en Común. Psicologos Coruña | Hodgson & Burque

Esta semana en filmoterapia hablamos de una pequeña joya del cine independiente del 2004, Algo en Común. Nuestra colaboradora Vivoleyendo nos propone una sensacional crítica sobre esta comedia que tantos ingredientes filmoterapeuticos tiene, amor, duelo, relaciones, conflictos vitales…que lo disfruten.

Algo en Común/Garden State (Zach Braff, 2004)

SINOPSIS Andrew Largeman (Zach Braff) vuelve a su casa natal, en Nueva Jersey, después de diez años de ausencia para asistir al funeral de su madre. Allí rememora su pasado y conoce a una chica, Samantha (Natalie Portman), que quizá pueda cambiar su vida. Largeman, que acaba de dejar los antidepresivos que ha estado tomando durante años, comienza a redescubrirse a sí mismo, lo que incluye enfrentarse a su padre, psicólogo, y ayudar a Samantha a superar sus propios problemas pisicológicos. (FILMAFFINITY)


“A lo mejor eso es una familia: unas personas que echan de menos el mismo lugar imaginario” por Vivoleyendo

En el momento en que comienzo a escribir esta crítica, hace apenas unos segundos que he visto la película y me inunda un aluvión de cosas que me gustaría decir sobre ella. Por ejemplo, que es una de esas sencillas y pequeñas obras maestras rodadas sin ánimo de deslumbrar ni de destacar, pero dotadas de ese toque mágico que toma el atajo directo hacia esa parte que hay en mí que necesita vibrar y expandirse, sentir sin obstáculos ni trabas. Tal vez sean estas historias sobre gente corriente que tienen sus rarezas, sus problemas latentes que pugnan por encontrar una vía de salida; personas que buscan su lugar en el orden de las cosas, que intentan encontrarse a sí mismos en medio de la inseguridad en la que siempre flotamos; seres que pasan por la vida tratando de hallar algo firme a lo que aferrarse, la seguridad de algo a lo que se pueda llamar “hogar”.

Llámese hogar a enamorarte inesperadamente de alguien a quien hace pocos días no conocías pero que ahora deseas que te acompañe en este extraño, duro y maravilloso camino.

Llámese hogar a reconciliarte con esos fantasmas que te persiguen desde pequeño y a los que nunca conseguiste acallar.

Llámese hogar a saltar valientemente por encima del abismo del resentimiento que has guardado dentro de ti, para tender la mano y alcanzar el perdón; perdón hacia ti mismo y hacia quienes creías que más te habían dañado.

Llámese hogar a descubrir que probablemente estés pasando por esos momentos que dejarás grabados con tinta dorada en el álbum de los recuerdos de tu vida.

Llámese hogar a conocer el verdadero significado de la palabra “amistad”, de la palabra “amor”.

Zach Braff, actor y director completamente desconocido para mí hasta ahora, ha sabido aplicar la fórmula apropiada para robarme el corazón. Y si además ha contado con una actriz de la talla de Natalie Portman, que despliega aquí todos los registros de una inmensa dulzura, encanto, naturalidad desbordante y habilidad para ganarse nuestro afecto desde el primer instante de su aparición, entonces me quitaría el sombrero, en caso de que usara sombrero. Los dos resplandecen hechizando todo el desarrollo de la película, que cuando termina parece haberse acabado demasiado pronto.

Excelente tratamiento de las emociones y sentimientos, de la tristeza, la melancolía, la nostalgia, la amistad, el amor sin empalagos, el humor simpático y natural que roba muchas sonrisas, la sorpresa en medio de lo cotidiano.

Y si ya de por sí todo el caudal emocional es considerable, el apartado técnico a veces deja sin aliento con una fotografía que alcanza lo prodigioso, una banda sonora prácticamente perfecta, llena de embrujo, que ofrece un cierre sublime a la historia. ¿O sería mejor decir que es una puerta para un nuevo comienzo?

Magnífica, rara, entrañable, conmovedora y especial mezcla de drama y comedia que, quien la disfrute como yo, no podrá olvidarla.

Categoría: Films analizados

Etiquetas: Amistad, Amor, Conflictos vitales, Duelo, Enamoramiento, Nostalgia, Perdon

Etiquetas de cine: Análisis película, Cine americano, Dramas, Largometrajes

Más artículos de la misma categoría

Aceptando la muerte, Mi vida sin mí (Isabel Coixet)

Esta semana hablamos en filmoterapia de una película imprescindible para entender el proceso de aceptación ante la muerte y el duelo equilibrado.Una historia sobre emociones, familia, amor y de como saber vivir incluso […]

Mademoiselle Chambon (Stéphane Brizé, 2009)

“Poéticamente silenciosa, ligera en su cálido humor cotidiano francés, con un majestuoso uso de la transición entre escenas” (Fausto Fernández: Fotogramas) Esta semana , nuestro colaborador Oscar Blanco nos propone una excelente crítica […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *